líderes en noticias de marketing, publicidad y marcas

¿Es Facebook menos "cool" tras la compra de Instagram?

Una sola compra y dos opiniones bien distintas. Mientras los expertos alaban la resolución de Mark Zuckerberg por haberse atrevido a desembolsar la friolera de 1.000 millones de dólares en la adquisición de Instagram, los internautas no ocultan su «enfado» por el último movimiento de Facebook. Detrás de las críticas a Facebook por la compra de Instagram se oculta, en todo caso, una pregunta: ¿ha dejado Facebook atrás sus viejos días de gloria para perder definitivamente su factor «cool»?

Facebook, antaño alabada por sus innovadoras ideas que volvían literalmente el mundo del revés, ha pasado a convertirse en una empresa agresiva empeñada en lucir músculo con sus millonarias compras.

Como ya sucedió con Google en 2006, cuando copó todos los titulares por comprar YouTube por 1.650 millones de dólares, Facebook quiere demostrar al mundo que ha dejado de ser un start-up para convertirse en un gigante.

Con la compra de Instagram, Facebook no sólo presume de poderío, sino que pretende ganar terreno en un sector, el de la telefonía móvil, que parece tener todo a su favor para convertirse en una máquina de hacer dinero en los próximos años.

De todos modos, si Facebook ha comprado Instagram ha sido también para neutralizar a una aplicación que, con 30 millones de usuarios en todo el mundo, amenazaba con hacer sombra a largo plazo a la famosa red social. A diferencia de Facebook, Instagram es minimalismo en estado puro. En esta aplicación, el mensaje es una simple foto. Y hay quien teme que, en manos de Facebook, Instagram se complique innecesariamente la vida y de paso también la de sus usuarios, explica Nils Jacobsen en Meedia.

La compra de Instagram por parte de Facebook pone punto y final a una era en la que la compañía de Mark Zuckergerg era una “simpática” start-up que levantaba pasiones en la red de redes. Cansados quizás de su laxa política de privacidad y de sus contantes cambios de “look”, los “nerds”, en otro tiempo amigos íntimos de Facebook, están comenzado a dar la espalda a la red social.

La “reina” de las redes sociales ha acumulado tanto poder en los últimos ocho que algunos comienzan también a temerla. Quien es tan poderoso como Facebook termina inevitablemente inspirando temor. Es el precio de convertirse en un “gigante”.

Puede que Facebook haya perdido entre los internautas algo de su factor “cool” tras la compra de Instragram, pero lo cierto es que para sus potenciales accionistas la red social es ahora más “cool” que nunca. Sólo el tiempo dirá qué factor “cool” es más importante: el de los internautas o el de los inversores.

 

España gana a Francia en implantación digital, según Marta Rodríguez (Mediaprisme)AnteriorSigueinte35 anuncios de Kit Kat "para tomarse un respiro"

Contenido patrocinado