Social Media Marketing

¿Hay que cortar la cabeza al "emperador" Mark Zuckerberg?

Facebook a la deriva: ¿debería el "capitán" Mark Zuckerberg bajarse del barco?

La pésima gestión que Mark Zuckerberg, CEO y fundador de Facebook, ha hecho del caso Cambridge Analytica ha conseguido ponerle a los pies de los caballos.

zuckerbergTres semanas después de que se destapara el caso Cambridge Analytica, Facebook continúa con el agua al cuello y se le han ido ya por el desagüe casi 100.000 millones de dólares en los mercados bursátiles.

En la crisis que atenaza a la célebre red social está jugando un relevantísimo papel no sólo el escándalo en torno a los datos sustraídos a sus usuarios sino también el torpe manejo que está efectuando Mark Zuckerberg de la crisis.

“Se trata de la crisis peor gestionada de la historia de la economía moderna”, asegura Scott Galloway, profesor de marketing de la Universidad de Nueva York. “Mark Zuckerberg y Sheryl Sandberg se han replegado en las cuevas de Kandahar”, denuncia Galloway.

La primera declaración pública de Zuckerberg después de que estallara el escándalo pecó a ojos de muchos de poco entusiasta. En las palabras del CEO de Facebook fueron muchos los que no atisbaron ni una pizca de disculpa (100% auténtica).

Más tarde el joven fundador de Facebook concedió una entrevista a la CNN y unos cuantos días después la compañía que lidera se descolgó con unos anuncios en la prensa que parecían sacados, por su escasa brillantez y originalidad, de cualquier manual de gestión de crisis.

Quienes echan en cara a Zuckeberg su escasa credibilidad a la hora de pedir disculpas por los dislates cometidos por la empresa que lidera son no sólo adversarios sino también antiguos mentores como Roger McNameee.

Además, tal y como ha quedado demostrado en la última entrevista que Zuckerberg ha concedido a Vox, el fundador de Facebook parece seguir en sus trece y continúa igual de renuente a entonar (de verdad) el “mea culpa”.

En esta entrevista Zuckerberg vuelve a hacer gala de su famosa altanería y ataca a Tim Cook, su homólogo en Apple, como si fuera un niño enrabietado. A Cook Zuckerberg le echa en cara que la empresa de la manzana es sólo para ricos, mientras que Facebook presta un servicio gratuito a personas procedentes de todos los rincones del planeta.

La entrevista de Zuckerberg a Vox pone en evidencia que desde el punto de vista de la retórica el CEO de Facebook no deja de ser un “peso pluma” y también que la autocrítica es algo que definitivamente le viene grande.

En el hecho de que Zuckerberg ande permanentemente a la gresca con la autocrítica tiene una influencia determinante las maneras de “dictador africano” con las que, según Scott Galloway, el CEO de Facebook lleva las riendas de la compañía que fundó allá por el año 2004.

Dueño del 60% de los votos en el consejo de administración de Facebook, Zuckerberg dirige un coloso valorado en 450.000 millones de dólares como si fuera una minúscula startup. En Facebook el “dictador” Zuckerberg tiene siempre la última palabra.

Y aunque durante muchos años Zuckerberg ha dado rienda suelta a sus anchas a su complejo de emperador tardorromano, cada vez son más quienes están deseando pararle los pies y poner coto a su desproporcionado poder.

Algunos creen que Zuckerberg, convertido en las últimas tres semanas en un estorbo y desgajado (quizás definitivamente) de su imagen de genio, debería apearse del barco para evitar el naufragio.

En un artículo para Techcrunch el columnista Devin Coldewey cree la retirada de Zuckerberg sería lo mejor, y lo más deseable, tanto para él mismo como para su propia “criatura”.

“Un CEO valiente e idealista que se sacrifica por su empresa, no puedo imaginar un final mejor”, asegura Coldwey.

También el reportero Felix Salmon aboga en un artículo publicado en Wired por un Facebook libre (por fin) del yugo de Zuckerberg. “La retirada de Zuckerberg brindaría a Facebook un nuevo comienzo”, recalca Salmon. Y sería definitivamente mejor, tanto desde el punto de vista práctico como simbólico, que la dirección de Facebook recayera en alguien totalmente nuevo.

Quienes piden la cabeza de Zuckerberg son, de todos modos, no sólo los periodistas, sino también los inversores y accionistas de la propia red social. Scott Stringer, controlador fiscal de uno de los fondos de accionistas con mayor participación en Facebook, cree que Zuckerberg debería abandonar al menos la dirección del consejo de administración de la compañía.

A juicio de Stringer, al consejo de administración de Facebook deberían incorporarse de manera urgente tres expertos independientes en protección de datos.

Te recomendamos

Cannes

Regalos Ecology

Experiencias

Atresmedia

Compartir