Social Media Marketing

Racismo sí, pezones no: el doble rasero de Facebook a la hora de censurar fotografías

facebook0La inmensa oleada de refugiados que busca asilo en Alemania ha provocado que algunos movimientos conservadores y xenófobos salgan a la calle para protestar contra la política inclusiva del gobierno de Ángela Merkel. Desde hace tiempo, los mensajes de odio no sólo tienen cabida en las calles del país germano, sino también en redes sociales.

Para el fotógrafo y artista alemán Olli Waldhauer, leer el enésimo mensaje xenófobo en su muro de Facebook fue la gota que colmó el vaso y, al mismo tiempo, el "empujoncito" que necesitaba para pasar a la acción y llamar la atención de la compañía de Mark Zuckerberg.

Por tanto, decidió publicar una fotografía en la que un hombre con mirada soberbia sujeta un cartel de cartón que reza: "Kaufft nicht bei Kanaken" (“No compres en las tiendas de los extranjeros”). Llama la atención el uso del término coloquial 'Kanaken', empleado durante décadas para designar de manera despectiva a los 'Gastarbeiter', los turcos, italianos, griegos y españoles que llegaron al país con la esperanza de construir una vida mejor. Un término que ahora incluye a los miles de inmigrantes que huyen de la insostenible situación de Europa del Este. Detrás de él, una mujer vestida con bragas negras y el torso al descubierto.

Por si no fuera suficiente, la frase de la cartulina recuerda al lema el régimen nacionalsocialista lanzó en abril de 1993 para boicotear los negocios judíos. El mensaje que acompaña la imagen dice así: “Sólo una de estas personas quebranta las reglas de Facebook"

facebook1

El fotógrafo aseguró que “quería que Facebook censurase la imagen por racismo y no por el desnudo”. La censura tardó en llegar exactamente 21 minutos, pero no por el motivo que Waldhauer buscaba. Un mensaje del administrador de la red social justificaba la desaparición de la imagen alegando que violaba las normas de Facebook en lo referente a fotografías nudistas.

Pero Waldhauer no se dio por vencido y volvió a colgar la fotografía una y otra vez, recibiendo siempre la misma respuesta por parte de la compañía estadounidense. “De la noche a la mañana, Facebook ha borrado completamente mi muro por contenido pornográfico” relataba el artista.

En una entrevista para el diario alemán Süddeutsche Zeitung, el fotógrafo aseguró que “la fotografía no sólo es pornográfica. Es también racista. Vivimos en un mundo en el que un pecho desnudo se percibe como más peligroso que las proclamas xenófobas”.

Pese a la rapidez de la censura, la fotografía consiguió hacerse viral en Alemania. En la actualidad, acumula más de 40.000 ‘me gusta’ y ha sido compartida 25.000 veces. El artista, que estima que más de 10 millones de usuarios alemanes ha visto ya la fotografía, ha decidido colgar la imagen en internet para que cualquier internauta pueda tener acceso a ella.

Para Facebook, esta es una campaña de provocación. La desnudez y el racismo son dos cuestiones diferentes que deben ser abordadas por separado. La red social detecta y elimina automáticamente las imágenes que representan pechos desnudos. Sin embargo, los comentarios son cuestionables, subjetivos y mucho más complejos de rastrear.

Las denuncias contra Facebook por su falta de tacto ante las publicaciones que promueven la xenofobia se han disparado este año, coincidiendo con la masiva llegada de inmigrantes a sus fronteras.

La pasividad de la red social indignó al ministro de Justicia alemán, Heiko Maas, que se puso en contacto con los responsables de Facebook en Alemania para tratar de analizar cómo se propagan los mensajes de odio a través de la red. Angela Merkel también ha pedido a la compañía que ponga en marcha medidas efectivas para luchar contra las personas que incitan la violencia a través de los medios sociales.

Te recomendamos

Eficacia

Atresmedia

ADN by DAN

icemd

Compartir