Social Media Marketing

Facebook responde a las críticas de su cofundador Chris Hughes

Facebook desdeña las acusaciones de Chris Hughes de incurrir en prácticas monopolísticas

En respuesta a Chris Hughes Nick Clegg, vicepresidente de comunicación de Facebook, subraya "es complicado sostener afirmación de que la red social es un monopolio".

facebookLa semana pasada Chris Hughes, cofundador de Facebook, se descolgaba con una durísima andanada contra la "criatura" que en su día creó junto con Mark Zuckerberg, Andrew McCollum y Dustin Moskovitz.

En un artículo publicado la semana por The New York Times Hughes abogaba por dividir Facebook a fin de poner coto al desmesurado poder acumulado por la red social más grande del mundo.

Tras las contundentes palabras de Hughes, Facebook se ha encargado de darle la réplica en boca de Nick Clegg, vicepresidente global de comunicación de la red social.

The New York Times recogía en su edición impresa de ayer un artículo que, firmado por Clegg, llevaba por título (absolutamente tajante) “Breaking Up Facebook Is Not the Answer”.

“Aunque operamos ahora bajo más regulación que en cualquier otro momento de la historia de la compañía, creemos que debería hacerse más algo más en este sentido”, subraya Clegg.

“Hughes sostiene que los legisladores contemplan meramente con estupor el explosivo crecimiento de Facebook y que han pasado por alto por su propia responsabilidad de proteger al consumidor a través de una mayor competencia”, dice Clegg.

Nick Clegg sostiene que Facebook no es en absoluto un monopolio

A juicio de Clegg “es complicado agarrarse a la afirmación de que Facebook es un monopolio”. Al fin y al cabo, recalca, la mayor parte de los ingresos de Facebook echa raíces en la publicidad digital, y en Estados Unidos la compañía tiene una cuota estimada de mercado del 20% en este sector.

Las leyes antimonopolio están pensadas para proteger a los consumidores asegurándose de que tienen acceso a productos y servicios de bajo coste y de alta calidad, señala el vicepresidente global de comunicación de Facebook. El último objetivo de la legislación “no es castigar a una compañía porque la gente está en desacuerdo con su gestión”, dice Clegg.

Desde el punto de vista de Clegg los gobiernos deberían fijar reglas en cuatro áreas: la reducción de contenido potencialmente dañino, la protección de procesos electorales democráticos, el soporte a leyes unificadas en materia de protección de datos y la posibilidad de que el consumidor lo tenga más fácil a la hora de mover y gestionar sus propios datos personales.

“Todos aquellos preocupados por los desafíos a los que nos enfrentamos en el mundo online deberían poner el foco en proveerse de las leyes adecuadas de internet y no en desmantelar exitosas empresas estadounidenses”, apostilla Clegg.

Te recomendamos

PREMIOS EFICACIA

Enamorando

Yoigo

Podcast

Atres

Compartir