Social Media Marketing

La violencia contra los refugiados, un problema que tiene su origen en Facebook

Facebook, el germen de la xenofobia en Europa

Un estudio demuestra la correlación entre los ataques a los refugiados y el uso de Facebook.

Facebook, el germen de la xenofobia en EuropaLa pobreza extrema, los conflictos armados o las continuas violaciones de derechos humanos que se producen en numerosos países de Oriente Medio han propiciado la que ya es considerada la mayor crisis migratoria desde la Segunda Guerra Mundial.

En el año 2015 la llegada de inmigrantes a suelo europeo registró sus cifras más altas, dando comienzo a una intensa oleada de peticiones de asilo que, a día de hoy, sigue siendo constante.

El Mediterráneo se ha convertido en un arma de doble filo para los millones de personas que ven este mar como un camino hacia la salvación, pero que también se ha convertido en un cementerio.

Por entonces, Alemania se convirtió en el país de acogida por excelencia y, en los últimos 3 años ya ha dado cobijo a más de 1,3 millones de refugiados. Solo entre Suecia y Alemania registran el 50% de los refugiados.

Pero si en un primer momento, este grave problema humanitario tuvo una respuesta positiva por parte de autoridades y población, los conflictos no tardaron demasiado en emerger, sobre todo, ante la intensificación de las llegadas en un momento en el que el miedo se había apoderado de la ciudadanía europea a raíz de los terribles ataques terroristas que se habían producido.

Junto a ello, la situación económica de muchos países todavía no recuperada del todo de la crisis de 2008 y la creciente radicalización de la derecha europea comenzaron a abrir una brecha que, actualmente, lejos de cerrarse, se abre todavía más.

El odio se ha instaurado en buena parte de la población del Viejo Continente. Aunque, estos factores no son los únicos que han propiciado el arraigo de este rechazo a los refugiados. Una vez más parece que Facebook tiene algo que ver.

Mucho se ha hablado del filtro burbuja sobre el que se sustentas los contenidos de la red social y que, con el objetivo de atraer el interés de los usuarios y retenerlos en la plataforma durante más tiempo, prioriza aquellas informaciones más acordes a los gustos, preferencias e ideologías de los usuarios.

Los más críticos con estas prácticas argumentan que este método no hace más que mostrar una realidad parcial y aislada que lleva a la intransigencia de los ciudadanos al reforzar sus creencias.

Pero ahora esta teoría ya no solo se basa en opiniones de expertos, sino en datos analizados y estudiados, en conclusiones tan predecibles (a juzgar por los últimos acontecimientos relacionados con la red social) como preocupantes.

Karsten Müller y Carlo Schwarz, investigadores de la Universidad de Warwick, quisieron comprobar si existía correlación entre los ataques contra los refugiados en Alemania y el uso de Facebook. Para ello, analizaron las 3.335 agresiones registradas en el país en un período de dos años y variables demográficas de las poblaciones en las que se habían producido que se recogen en un estudio del que se hace eco el diario estadounidense The New York Times.

Una de las conclusiones señala que las ciudades en las que el uso de Facebook era más elevado, registraron un mayor número de ataques. Es más, en las zonas con un elevado uso de la red social en las que un fallo dejó sin acceso a internet a los ciudadanos durante algunos días esta primavera, los ataques se redujeron de manera significativa.

Pero lo llamativo es que los expertos creen que la violencia no viene propiciada por un discurso de odio abierto, sino por mensajes persuasivos, menos manifiestos pero mucho más dañinos, que buscan distorsionar la realidad de los usuarios. Y ese es el verdadero peligro. No lo evidente, sino lo subyacente.

Te recomendamos

Energy Sistem

School

Podcast

BTMB18

Compartir