Social Media Marketing

Facebook saca a bolsa el futuro de sus usuarios

La tensión se palpa en el universo digital. La inminente salida a bolsa de Facebook es más que una salida a bolsa. Por eso las apuestas del sector financiero sobre el aterrizaje de la famosa red social en los parqués bursátiles son también tan erráticas.

El principal capital de Facebook son las emociones y los pensamientos. Son estos al fin y al cabo los principales nutrientes de las amistades de las que la compañía de Mark Zuckerberg presume de ser maestra. Y es precisamente este capital el que diferencia a Facebook de otras empresas digitales que, con más o menos suerte, se han aventurado con anterioridad en la arenas movedizas de la bolsa. ¿Pueden las relaciones de amistad convertirse realmente en dividendos?

Zuckerberg, el cerebro detrás de Facebook, ha convertido en posible lo que hasta hace poco parecía imposible. Gracias a su famosa red social, Facebook ha logrado transformar las relaciones sociales en algo mensurable. O al menos así es en apariencia. El número de amigos en Facebook se han convertido en el nuevo indicador de la popularidad social de las personas, explica Sascha Lobo en Spiegel.

La revolución social operada por Facebook va, sin embargo, más allá de la cuantificación de la amistad. Los millones de datos que los usuarios vierten a diario es esta plataforma son ventanas indiscretas que ponen al descubierto lo que antaño era sólo de dominio privado.

En febrero de 2010, un estudio publicado en Journal of Applied Social Psychology demostraba, por ejemplo, que la información publicada en Facebook puede ser utilizada eficientemente por las empresas para determinar el rendimiento laboral de posibles candidatos.

Facebook es una suerte de calculadora capaz de poner un número en cuestión de segundos a la personalidad humana. De la mano de Facebook, nuestras vidas son menos vidas y más estadísticas. El maravilloso para unos y horroroso para otros invento de Mark Zuckerberg permite a sus usuarios “cuantificarse a sí mismos”. Al fin y al cabo, son los datos sociales y no otra cosa la verdadera quintaesencia de Facebook.

Si la próxima salida a bolsa de Facebook se convierte en un éxito, significará que en el futuro todo lo almacenado en un servidor informático será socializado sin piedad. Y la mensurabilidad de las redes sociales alentará de paso la agresividad de los mercados. El pasado verano, un hotel de Las Vegas utilizó la puntuación en Klout de sus huéspedes para premiar a aquellos con mejores conexiones en las redes sociales.

Con el más que probable triunfo de Facebook en los parqués bursátiles, nuestras vidas dejarán de ser algo intangible para convertirse en un número, concluye Lobo.

Te recomendamos

Eficacia

Atresmedia

ADN by DAN

icemd

Compartir