Social Media Marketing

Facebook y el índice Nasdaq se ponen en ridículo

Las turbulencias en el esperado estreno en bolsa de Facebook el pasado viernes siguen trayendo cola. "No fue nuestro mejor momento", se ha disculpado ya el responsable del índice Nasdaq ante la Comisión de Valores y Bolsa de Estados Unidos (SEC). Entretanto, los analistas se muestran pesimistas y temen un próximo desplome de las acciones de la famosa red social en el Nasdaq.

El pasado viernes, Robert Greifeld, consejero delegado del índice Nasdaq, se las prometía feliz. El máximo responsable del Nasdaq se desplazó hasta los cuarteles generales de Facebook para acompañar a Mark Zuckerberg en el tradicional toque de campaña que marcaba el debut de la famosa red social en la bolsa. Y para no desentonar entre los presentes, Greifeld cambió su habitual traje de chaqueta por el "uniforme" de Silicon Valley: vaqueros y camiseta.

Dos días después, a Greifeld se le ha borrado la sonrisa del rostro. “No fue nuestro mejor momento”, reconoció ayer en una conferencia con los periodistas. El Nasdaq se puso el pasado viernes en ridículo, vino a admitir Greifeld.

El hecho es el esperado debut en bolsa de Facebook, en el que todo a priori estaba atado y bien atado, fue bastante “deslucido”. Y lo fue en parte por varios errores en el software del Nasdaq que, incapaz de responder a la demanda de los inversores, se congeló en varias ocasiones dejando a los brokers de brazos cruzados.

Por otra parte, el estreno bursátil de Facebook confirmó lo que muchos ya intuían: que las acciones de la famosa red social están sobrevaloradas. De hecho, sólo una acción de rescate por parte del banco Morgan Stanley, directamente implicado en la operación, pudo evitar el desplome de la acciones de la empresa de Mark Zuckerberg en su día de estreno en el índice de Nasdaq. En la operación, Morgan Stanley podría haber perdido varios millones de dólares.

Además, hay varias empresas de inversiones que pretenden impugnar las transacciones de Facebook. Alegan que las múltiples irregularidades ocurridas el pasado viernes deformaron el precio de las acciones de la red social en su debut en el índice Nasdaq. ¿El resultado? Que las acciones de Facebook corren el peligro de hundirse esta semana, haciendo perder mucho dinero no sólo a los grandes bancos, sino también a los pequeños inversores que confiaron el pasado viernes en los títulos de Facebook.

Tras la “decepción” del pasado viernes, son muchos los que denuncian ahora que la salida a bolsa de Facebook ha estado rodeada de “mucho ruido y pocas nueces”. El columnista Dana Blankerhorn, de The Street, cree que el debut bursátil de Facebook no es sólo una “gran mentira”, sino “una de las mayores estafas en la historia de los Estados Unidos”. “Las acciones de Facebook no valen lo que prometen a los inversores”, añade Blankenhorn. “Este nuevo emperador tecnológico en realidad no tiene traje”, subraya.

Si a todo ello se añaden los problemas técnicos experimentados por el Nasdaq, que retrasaron en media hora la salida a bolsa de Facebook, la polémica está servida. El “mal diseño” del software del Nasdaq fue el responsable del accidentado debut en bolsa de Facebook, confesó ayer ante los periodistas Greifeld.

Sin embargo, los errores en el software del Nasdaq persistieron después del esperado estreno bursátil de Facebook. Las órdenes de compra y venta de los inversores y las anulaciones fueron ignoradas sistemáticamente, explican en declaraciones a The Wall Street Journal y The New York Times varios inversores anónimos.

Ante los múltiples problemas técnicos registrados, el Nasdaq tuvo que volver a las transacciones manuales. Como consecuencia, muchos grandes inversores tuvieron que esperar más de dos horas para la confirmación de sus transacciones.

Greifeld desmiente, de todos modos, que los problemas técnicos sufridos el pasado viernes influyeran en el precio de las acciones de Facebook. Pero, ¿cómo se explica entonces que los títulos de la famosa red social experimentaran un descenso tan dramático al final de la jornada bursátil?

Una cosa está clara: en los 20 minutos previos al cierre del Nasdaq, Morgan Stanley compró masivamente títulos de Facebook para evitar que su valor cayera por debajo de los 38 dólares, su valor inicial. De acuerdo con cálculos de la agencia financiera Bloomberg, en el momento del cierre de la bolsa, alrededor de 50 millones de acciones de Facebook (valoradas en casi 2.000 millones de dólares) estaban en manos de los inversores.

Si la trayectoria descendente de las acciones de Facebook continúa esta semana, a Morgan Stanley podría salirle muy cara la salida a bolsa de su socio.

“El lunes será un día muy interesante”, pronostica el bloguero especializado en bolsa Henry Blodget. Muchos analistas creen que el precio de las acciones de Facebook caerá esta semana por debajo de los 38 dólares.

“Las acciones están enormemente sobrevaloradas”, dice Brian Wieser, analista de Pivotal Research Group, en declaraciones a Spiegel. Wieser pronostica que los títulos de Facebook se desplomarán hasta los 30 dólares. Las turbulencias del pasado viernes han demostrado que “los inversores son conscientes del riesgo que supone invertir en una empresa sin un modelo de negocio contrastado”, añade.

La “caballería” de Facebook, que salvó las acciones de la red social el pasado viernes, no podrá permitirse el lujo de nuevos “rescates” en los próximos meses, aventura, por su parte, el inversor Eric Jackson. En un futuro no muy lejano, “las aguas de Facebook se pondrán muy turbulentas”, añade.

Entretanto, Facebook parece totalmente ajena a todos estos problemas. Al fin y al cabo, la joven empresa, con tan sólo ocho años de vida, conseguirá recaudar con su salida a bolsa alrededor 16.000 millones de dólares. Y la fortuna personal de Mark Zuckerberg, su fundador, pegará un fuerte estirón hasta llegar a los 19.000 millones de dólares.

Te recomendamos

Eficacia

Atresmedia

ADN by DAN

icemd

Compartir