Social Media Marketing

La gran mentira de Facebook: "Somos una empresa tecnológica"

pinochoSi hay una persona a la que poco o nada le ha beneficiado la llegada de Donald Trump a la Casa Blanca es a Mark Zuckerberg. Y no precisamente por las políticas o ideologías del magnate estadounidense.

No son pocas las voces que acusan a Facebook de permitir la circulación de noticias falsas, que habrían inclinado la balanza de la victoria hacia el bando republicano. La primera respuesta emitida por el CEO del gigante social ante tales acusaciones fueron bastante tajantes: "Facebook es una compañía tecnológica, no una empresa de medios de comunicación".

Sus palabras se centraron en dejar claro que es una “locura”, pensar que Facebook ha influido en la elección del nuevo presidente de Estados Unidos. Y es que no se ha cansado de repetir que es labor y decisión de los usuarios escoger los medios a los que siguen y, por ende, las noticias que les llegan.

Hasta este punto parece una explicación lógica y sólida sin nada que rebatir. Pero nada más lejos de la realidad. La idea de que Facebook es una compañía de tecnología y no de medios de comunicación no tiene sentido. Cuidado Zuckerberg porque estamos ante una de esas noticias falsas.

Mark es un chico inteligente. Lo fue para entrar en Harvard, lo fue para tener una gran idea y lo fue para seguir innovando hasta dejar a competidores como Friendster y MySpace en el más absoluto de los ostracismos.

La red social no tardó en crecer como pocas compañías hemos visto en los últimos años. Y es precisamente en ese recorrido donde Zuckerberg ha perdido el valor de la definición del producto.

Cuando el gigante social alcanzó el éxito, no quiso admitir que era una compañía de medios de comunicación, a pesar de que, al igual que otras empresas, ha conseguido maximizar los ingresos vía publicidad.

La empresa a la que no le gustaba la publicidad

Curioso si tenemos en cuenta que al principio a Zuckerberg no le gustaba la publicidad. Pensaba que no le hacía ningún bien a su producto. Pero pronto se dio cuenta de que los usuarios no iban a pagar por su servicio por lo que tomó la decisión de aceptar esa publicidad a la que tanto había criticado.

Desde Forbes definen muy bien este cambio de actitud: “los ingresos publicitarios son como la heroína. Una vez los has probado durante un tiempo se convierten en lo más adictivo”. Y Zuckerberg se volvió adicto.

Desde el momento de la aceptación de esta premisa el CEO de Facebook pensó que podía negar que se había convertido en un nuevo pez en el ya masificado acuario de los medios de comunicación.

En cambio, apostó por un discurso con el que inspirar a sus cada vez más numerosos seguidores: dar a la gente el poder de compartir en un mundo más abierto. Esa era además la carta de presentación con la que los inversores le recibían con las puertas abiertas. Y es que la riqueza puede llegar a ser mucho más adictiva que la heroína.

¿Qué es realmente Facebook?

Ahora Mark Zuckerberg ha anunciado que están trabajando desde la compañía para censurar las informaciones falsas. ¿Cómo? Atacando dolorosamente la razón de sus existencia: los ingresos vía publicidad.

Poco o nada les importa a los creadores de esas noticias quién ha sido el presidente electo de los Estados Unidos. Su objetivo a la hora de crear este tipo de contenidos es generar tráfico y, por ende, más dinero por publicidad. He aquí la clave.

En el momento en el que Facebook ha reconocido que cortará los ingresos a los sites de noticias falsas, Zuckerberg ha admitido de forma implícita que son una compañía de medios de comunicación, nada amoral y con espíritu de servicio público.

Te recomendamos

Eficacia

Atresmedia

ADN by DAN

icemd

Compartir