líderes en noticias de marketing, publicidad y marcas

Una guía turística afgana logra salir del país gracias a la solidaridad impulsada por una campaña viral

Social Media MarketingCaptura de un chat de WhatsApp que comparte el llamamiento de Guruwalk

La campaña de Guruwalk para ayudar a una guía afgana

Una guía turística afgana logra salir del país gracias a la solidaridad impulsada por una campaña viral

GuruWalk puso voz a una carta de Fátima y lanzó un llamamiento para sacarla de Afganistán que pronto se extendió por WhatsApp y redes sociales.

Las técnicas de marketing viral pueden llegar a conseguir inimaginables metas. Así lo ha demostrado una campaña lanzada por GuruWalk, que se propuso mover cielo y tierra para sacar de Afganistán a la primera y única mujer guía turística afgana después de que los talibanes conquistaran Kabul. La plataforma de free tours, al igual que muchas otras compañías, dio un paso al frente ante la trágica situación que vive el país para lograr por todos los medios a ayudar a Fátima, una guía, trabajadora, estudiante y activista por los derechos de las mujeres y las niñas en el país, cuya vida corría un grave peligro.

Tras intentar durante semanas sacar a Fátima de Afganistán, GuruWalk decidió poner voz a una carta de la guía haciendo un llamamiento que, en apenas 24 horas, ya se había extendido por WhatsApp y las redes sociales y había llegado al presidente del gobierno.

La carta había sido enviada por Fátima para despedirse de sus viajeros y en el audio GuruWalk solicitaba la intervención Pedro Sánchez y de la Ministra de Defensa Margarita Robles. «Imagina que estás escondido en una oscura habitación de Kabul, ¿será hoy el día en el que llamarán los talibanes a tu puerta?«, así comenzaba el audio compartido por la compañía que también recogía las estremecedoras palabras de Fátima: «Quiero ser optimista, pero ya me quedan pocas fuerzas y menos aún lágrimas. Si los talibanes me encuentran finalmente y me matan, no te olvides jamás de inspirar a otras mujeres para que se unan y sigan luchando por los derechos que tanto nos costó obtener».

El reto de GuruWalk: anonimato y viralidad

Gracias a la solidaridad de las personas que la recibieron y a la viralidad que permiten conseguir estas plataformas, la historia de Fátima llegó a todos los estamentos a cargo de la operación española de evacuación en Afganistán, al Gabinete de Interior, a Presidencia del Gobierno y al Ministerio de Defensa, entre otros, además de a muchos periodistas y medios de comunicación que la compartieron sin publicar nombres ni fotografías para garantizar la seguridad de Fátima, que se encontraba escondida en Kabul.

A través de las redes sociales, GuruWalk contactó con otros viajeros que habían estado en Afganistán y que también estaban intentando sacar del país a Fátima y a otros guías turísticos, ya que su contacto con extranjeros los había convertido en objetivo talibán. Rápidamente, la acción se convirtió en un movimiento de grandes dimensiones que, además de en España, fue impulsado por viajeros en Italia y en Polonia para sacar al grupo de guías del país. Italia fue el país más veloz en las repatriaciones, y tanto Fátima como los otros guías consiguieron entrar en las listas italianas. En ese momento, en España ya se habían iniciado los trámites.

En los días posteriores, GuruWalk no dejó de recibir llamadas y mensajes de personas que quería ayudar y de otras que además tenían la posibilidad de hacerlo. Gracias a esto, otros afganos han podido solicitar ayuda para salir del país.

Esta campaña para salvar una vida, tal y como la describe la empresa, unida a la solidaridad de las personas que se volcaron por compartir el audio y sacar a Fátima del país, demuestra el poder de la red de redes para conseguir grandes objetivos, al igual que el de las marcas que prestan su voz y recursos para ello.

 

Helena Bonham Carter o cómo llevar a los clientes al "paraíso" en este divertido spotAnteriorSigueinteNike honra a Cristiano Ronaldo con un campo de fútbol muy especial y repleto de emotivos detalles

Noticias recomendadas