Social Media Marketing

Cómo hacer una cuenta privada y crecer como la espuma en Instagram

Hacer privadas sus cuentas: el "truco del almendruco" de un buen número de instagramers

En Instagram ha surgido una nueva moda (muy eficaz) entre quienes gestionan cuentas con el foco puesto en los memes y el humor: hacer privados los perfiles para así aumentar el número de "followers".

instagramEn los últimos meses un buen número de cuentas de Instagram con el foco puesto en los memes y el humor ha hecho un movimiento que así a bote pronto podría ser tildado (como poco) de curioso: hacer privados sus perfiles.

Entre las cuentas que han tenido a bien echar el “cerrojo” a sus publicaciones en Instagram destacan Factsdaily (11,3 millones de seguidores), Bestvines (9,2 millones), Advice (8,8 millones), Shithead Steve (2,6 millones) y Howitlooks (8,1 millones).

A los usuarios que desean acceder a los contenidos de estas cuentas no les queda más remedio que hacer clic en el botón “seguir”. Y precisamente por esta razón (tan sencilla) hacer sus cuentas privadas se ha convertido en el particular “abono” de muchos instagramers para pegar el estirón en Instagram.

“Algunos instagramers están haciendo privadas sus cuentas porque desean echar el guante a más abonados cuando uno de sus seguidores envía un post a un amigo, a quien no le que otro remedio que seguir la cuenta si desea realmente ver la publicación. Es tan sencillo como eso”, explica Jack Wagner, que gestiona varias cuentas de memes en Instagram, en declaraciones a The Atlantic.

Y pese a la aparente (y ramplona) sencillez del truco, lo cierto es que éste funciona (vaya si funciona). Reid Haley, fundador de Doing Things, una empresa de medios que gestiona cuentas en Instagram con un cómputo global de 14 millones de seguidores, da cuenta del éxito de la estrategia de marras.

Una de las cuentas más grandes operadas por Haley en Instagram crecía a un ritmo de aproximadamente 10.000 nuevos abonados cada semana. Después de que la cuenta se hiciera privada, los 10.000 nuevos seguidores semanales se convirtieron en 100.000. Actualmente, y en vista del éxito de su estrategia, el 75% de las cuentas de Haley en Instagram son de carácter privado.

Antes de que la táctica (parece que de probaba eficacia) de hacer privadas las cuentas se pusiera de moda en Instagram, los instagramers eran deudores para crecer casi única y exclusivamente del caprichoso algoritmo de la red social (y de que éste tuviera a bien hacer hueco a sus contenidos en la sección “Explore”).

“Cuando haces tu cuenta privada, dejas de aparecer en la sección ‘Explore’. Pero he podido constatar que da igual aparecer o no esta sección”, asegura Sonny, que gestiona varias cuentas en Instagram y que prefiere no revelar su apellido.

La principal cuenta de Sonny en Instagram continúa siendo pública y se las ingenia para conseguir aproximadamente 200 nuevos “followers”, una cifra que se antoja extraordinariamente magra si tenemos en cuenta que a través de la sección “Explore” sus contenidos llegan a cerca un millón de usuarios.

Mucho más acelerado es, en cambio, el crecimiento de las cuentas que Sonny gestiona actualmente de manera privada. Las cuentas privadas de Sonny pueden llegar a acumular hasta 10.000 nuevos abonados al día (sin necesidad de aparecer en la sección “Explore”).

Para los instagramers (aquellos que se desenvuelven en el ámbito de los memes y el humor) hacer sus cuentas privadas resulta además sumamente interesante por otros dos motivos. Por una parte, en las cuentas privadas es algo más complicado para el usuario pulsar (así como así) el botón “unfollow”. Si el usuario hace clic en este botón, Instagram le pregunta siempre si está seguro de hacer “unfollow” (algo que no ocurre, por el contrario en las cuentas públicas). Por otra parte, las cuentas privadas están menos expuestas a que sus contenidos sean denunciados por motivos de “copyright” (algo que es el pan nuestro de cada día para los instagramers que se nutren de memes).

A no todos los instagramers les convence el truco de hacer privadas sus cuentas y prefieren “trolear” al algoritmo de la red social mediante viejos métodos como los “Instagram Pods” (comunidades de usuarios que se apoyan entre sí para dar alas a sus propios contenidos).

Aun así, “trolear” al algoritmo de Instagram para abrirse paso en la sección “Explore” no es el sueño de todos los instagramers (o al menos no lo es en el caso de aquellos que desenvuelven en la arena del meme).

“El destino final de nuestros contenidos es la bandeja de entrada de los amigos de nuestros seguidores”, subraya Barak Shragai, CEO de IMGN Media, que gestiona varias cuentas de memes en Instagram. “Cuando alguien ve un meme en la sección ‘Explore’, apenas hay ‘likes’. Sí los hay, en cambio, cuando tu contenido se abre paso en un chat”, apostilla el especialista en memes Sonny.

Te recomendamos

Energy Sistem

School

Podcast

BTMB18

Compartir