Social Media Marketing

En busca de la autenticidad perdida de los influencers

Los influencers, ¿sospechosos habituales de la mentira?

"De los influencers ya no me creo nada", aseguró ayer el músico y youtuber Flynn Kliemann en el marco del festival Online Marketing Rockstars.

influencersLos influencers están actualmente en boca de todos. Las marcas suspiran por ellos y los consumidores de a pie no pierden ripio de sus andanzas en las redes sociales. Pero ¿es realmente oro todo lo que reluce en el universo de los influencers? Parece que no. Así quedó patente en una amena conversación mantenida ayer en el marco del festival Online Marketing Rockstars (OMR) por el actor y presentador Joko Winterscheidt y el músico Flynn Kliemann.

A Kliemann no le dolieron, por ejemplo, prendas a la hora de reconocer que los influencers no le merecen un ápice de credibilidad. “De esta gente ya no me creo nada”, aseguró Kliemann (que paradójicamente se topó originalmente de bruces con la fama en YouTube).

A su juicio, el ramo de los influencers tiene un serio problema de credibilidad. Muchos influencers se limitan a representar un papel y venden las bondades de productos y servicios en los que de verdad no creen (y por supuesto tampoco utilizan).

Cuando Kliemann ejerce de influencer, “recomiendo cosas en las que creo al 100%”, recalcó.

¿Mienten más que hablan los influencers?

Formado inicialmente como diseñador web, Kliemann se ha convertido en los últimos años en una de las personas más influyentes de la escena 2.0. Además de estar volcado a pleno rendimiento en la música, el bueno de Kliemann es actor y cuenta con su propia webserie.

Desde el punto de vista de Kliemann, y aunque parezca chocante viniendo de él (una celebridad criada a los pechos de la red de redes), “cuanto menor es el papel que juegas en internet, más éxito tienes”.

Y cuando Kliemann tiene a bien dejarse caer por la red de redes, la autenticidad es su máxima (esa de la que carecen supuestamente el resto de los influencers). “Hace unos minutos he encontrado, por ejemplo, un antitranspirante en el baño, he sacado mi smartphone y he publicado una Story, y todo sin retoques, he subido la foto tal cual”, subraya Kliemann.

Por su parte, Winterscheidt considera que el mundo en el que él se desenvuelve, la televisión, no es absoluto comparable con el universo de producción velocísima de contenidos que constituye la Web Social. “Yo trabajo seis meses seguidos en un programa. Y si el día de su estreno las audiencias no convencen, a la semana me quedo sin trabajo”, se lamentó el actor y presentador.

Te recomendamos

Cannes

Outbrain

FOA

rakuten

Compartir