líderes en noticias de marketing, publicidad y marcas

¿Influir o ser influido? Solo el 50% de los centennials ambiciona ser influencer

Social Media MarketingLa profesión de influencer no es tan popular como cabría esperar entre los centennials

Así se relacionan los centennials con el universo de los influencers

¿Influir o ser influido? Solo el 50% de los centennials ambiciona ser influencer

Solo el 50% de los centennials anhela metamorfosearse en influencer. Y el 50% restante rechaza de plano esta posibilidad.

Los centennials no quitan ojo a los influencers, cuyos contenidos consumen con absoluta delectación. Sin embargo, lo cierto es que solo el 50% anhela metamorfosearse también en prescriptor. Y el 50% restante rechaza de plano esta posibilidad. Así lo concluye un reciente estudio llevado a cabo en Alemania por Fischer-Appelt y W&V.

Pero, ¿por qué la mitad de la Generación Z reniega de la profesión de influencer? A muchos centennials les carcome la zozobra por estar permanentemente en el foco mediático. Además, los más jóvenes consideran que tener miles de miradas eternamente clavadas en ellos conlleva un responsabilidad enorme. Los influencers deben, al fin y al cabo, elegir cuidadosamente sus palabras y sus acciones, puesto que cualquier traspié se paga potencialmente muy caro.

A algunos jóvenes adscritos a la Generación Z le resulta asimismo inimaginable dar cuenta de manera constante de detalles sobre su vida y fanfarronear además sobre ello.

Otros centennials no tienen, no obstante, prurito alguno en estar continuamente en el ojo del huracán. Al fin y al cabo, muchos asocian el universo de los influencers a la diversión y la inspiración.

Consumir contenido generado por los influencers es uno de los pasatiempos favoritos de la Generación Z

El 66% de la Generación Z dice consumir contenido generado por los influencers con periodicidad diaria, el 7% lo hace solo semanalmente y otro 7% lo hace con regularidad mensual. Solo el 11% de los centennials dice no tener en el punto de mira a ningún prescriptor.

La mayor parte de la Generación Z sigue las andanzas de las estrellas 2.0 en Instagram (76%). YouTube (73%) disfruta asimismo de mucho predicamento y TikTok concita también la atención de cada vez más jóvenes (55%). Mucho menos predispuestos se muestran los centennials a consumir contenido alumbrado por prescriptores en LinkedIn, en Facebook y en blogs.

Entre las chicas triunfan sobre todo y ante todo los influencers que divulgan contenido emparentado con la belleza y el «lifestyle», mientras que entre los chicos los prescriptores más populares están vinculados al universo del «gaming». El humor es asimismo un valor muy importante a la hora de fijar la mirada en un prescriptor en particular. El 34% de los centennials asegura que sus infuencers predilectos se desenvuelven en el ámbito de la comedia y el humor.

Por otra parte, el 40% de la Generación Z afirma que sus prescriptores favoritos publican colaboraciones pagadas y contenidos patrocinados en sus canales 2.0, mientras que el 30% no tiene constancia de semejante proceder. El resto de los centennials, el 28%, no sabe decir a ciencia cierta si los prescriptores a los que sigue la pista en las redes sociales publican o no contenido de naturaleza patrocinada.

El contenido patrocinado no constituye necesariamente una molestia para los centennials

Así y todo, al 74% de los centennials no les importa toparse de bruces con contenido de este tipo en los social media. Es más, al 45% les gustaría que sus influencers favoritos desarrollaran más colaboraciones pagadas para poder beneficiarse así de más códigos de descuento.

El 11% de la Generación Z reconoce haber comprado en más de una ocasión productos promocionados por los influencers. Cuando deciden pulsar el botón «comprar», los centennials lo hacen sobre todo y ante todo para adquirir ropa.

Cuestionados sobre los temas de naturaleza espiritual que más abordan en sus canales 2.0 los influencers, los centennials se descuelgan mayoritariamente con temáticas como la autoestima y la astrología (39%).

Cuando los influencers se aproximan a la política, lo hacen sobre todo y ante todo para hincar el diente a la igualdad (27%), el cambio climático (15%) y el racismo (9%).

El 71% de la Generación Z no pone peros a que los prescriptores que colocan bajo los focos temas más profundos como la política hagan publicidad en sus canales 2.0. El 50% considera importante, no obstante, que la publicidad esté en sintonía con la temática del canal. Y solo el 29% rechaza de manera categórica la publicidad pagada en este tipo de contexto.

Conviene asimismo hacer notar que el 82% de los centennials contemplan como importante o muy importante que los influencers hagan uso de su alcance para dar voz a temas sociales de particular relevancia.

 

Prensa Ibérica lanza Delegación Comercial en Andalucía con Mar VegaAnteriorSigueinte"Innovación y el Ser Humano", la temática de los Premios Genio 2021, que cuentan con un nuevo patrocinador

Contenido patrocinado