líderes en noticias de marketing, publicidad y marcas

Instagram da el pistoletazo de salida a sus nuevas suscripciones de pago

Social Media MarketingInstagram está experimentando ya con las suscripciones de pago

Las suscripciones de pago aterrizan en Twitter

Instagram da el pistoletazo de salida a sus nuevas suscripciones de pago

Esther Lastra

Escrito por Esther Lastra

Las suscripciones de pago acaban de recalar en Instagram a modo de prueba, por lo que están disponibles por ahora solo para un número reducido de creadores.

Los creadores de contenido no quieren ser esclavos única y exclusivamente de la publicidad para llenar sus arcas en las redes sociales. Por esta razón cada vez más plataformas 2.0 están agasajando a los influencers con opciones alternativas de monetización. Una de esas opciones alternativas son las suscripciones de pago, que acaban de recalar precisamente en Instagram a modo de prueba, por lo que están disponibles por ahora solo para un número reducido de creadores.

Adam Mosseri, jefe de Instagram, ha dado cuenta del estreno de esta nueva funcionalidad a través de Twitter. De acuerdo con Mosseri, las suscripciones ayudarán a los influencers a «incrementar sus ingresos mensuales».

Los creadores podrán decantarse por diferentes tarifas para sus suscripciones, que se moverán en una horquilla de precios de entre 0,99 y 99 dólares al mes. Quienes abonen el precio de la suscripción tendrán acceso a contenido de naturaleza exclusiva en Instagram.

Las suscripciones llegan a la red social en tres modalidades distintas: Subscriber Lives, Subscriber Stories y Subscriber Badges. Las dos primeras opciones proporcionarán a los usuarios suscritos acceso exclusivo a «lives» e historias respectivamente. Y el tercer tipo de suscripción permitirá a los usuarios aprovisionarse de insignias para que sus comentarios y mensajes sean más fácilmente reconocibles en los contenidos de los creadores.

Habrá penalizaciones para quienes difundan sin permiso contenido exclusivo de las suscripciones

Instagram, que parece afrontar el año 2022 con un buen número de cambios en cartera (la semana pasada conocíamos, por ejemplo, su intención de cambiar la visualización de las «stories»), es la última red social en hincar el diente a las suscripciones de pago, una funcionalidad que ya aterrizó en Twitter el año pasado con Twitter Blue y Super Follow.

Consciente de que algunos usuarios sacarán a relucir su picaresca para explotar sin permiso los contenidos exclusivos de las suscripciones, la filial de Meta ya ha anunciado que impondrá penalizaciones a todos aquellos que difundan mediante capturas de pantalla y métodos similares tales contenidos. Además, la plataforma anima a todos los creadores que toman parte en el experimento a denunciar a todos aquellos que comparten sin permiso contenidos exclusivos.

Accesibles por ahora solo para un puñado de creadores, las suscripciones llegarán previsiblemente a lo largo de las próximas semanas a más influencers.

 

¿Y si 2022 es el año del meteorito? Taco Bell le pone formaAnteriorSigueinteCannes Lions anuncia los profesionales que presidirán los jurados del festival

Contenido patrocinado