Social Media Marketing

¿Conseguirán los inversores bajar de los altares a Mark Zuckerberg?

Los inversores de Facebook quieren bajar los humos al "emperador" Mark Zuckerberg

El gravísimo batacazo bursátil sufrido la semana pasada por Facebook podría despojar (por fin) al omnipotente Mark Zuckerberg de su control total sobre la red social.

zuckerbergEncaramado a la cúspide de Facebook ha estado siempre un líder absoluto al más puro estilo de los intocables monarcas nacidos al calor del absolutismo. Con un 60% del poder de voto en sus manos, Mark Zuckerberg ha hecho y deshecho siempre a su antojo en la empresa que fundó allá por el año 2004.

En los últimos tiempos algunos inversores no han podido reprimir algún que otro exabrupto por el inconmensurable poder de Zuckerberg en la red social más grande del mundo (que pese a ser una empresa pública es dirigida como una suerte de “cortijo”). Sin embargo, mientras los títulos de Facebook subieron como la espuma (como lo han hecho hasta hace bien poco), las críticas de los inversores más lenguaraces consiguieron ser siempre aplacadas.

Sin embargo, tras el batacazo bursátil protagonizado el pasado jueves por Facebook, cuyas acciones se desplomaron un 20% (despojando a los inversores de la friolera de 120.000 millones de dólares), el liderazgo absoluto de Zuckerberg está comenzando a ser puesto en entredicho (esta vez muy en serio).

Brian Wieser, analista de Pivotal Research Group, tiene el pleno convencimiento de que un cambio en el liderazgo de Facebook es en realidad totalmente inevitable y que las últimas y decepcionantes cifras de la compañía capitaneada por Mark Zuckerberg no harán sino precipitar el proceso. “Es realmente difícil imaginar que el actual status quo se sostenga durante mucho tiempo”, asegura Wieser en declaraciones a Bloomberg.

Con la fenomenal máquina de generar dinero que ha sido siempre Facebook gravemente “averiada” (como bien reconoció la semana el director financiero David Wehner), los inversores sienten que ha llegado el momento de escamotear a Zuckerberg parte de su poder de voto y de colocar al frente del consejo de administración de la compañía a una figura más independiente.

“Zuckerberg responde única y exclusivamente ante sí mismo”, subraya Jonas Kron, director de Trillium Asset Management, la misma compañía que hace un año apoyó la propuesta de algunos accionistas de buscar reemplazo a Zuckerberg como presidente del consejo de administración de Facebook.

Kron asegura que muchos de los problemas que se han cernido como mala sombra en los últimos meses sobre Facebook podrían haber sido evitados (o al menos minimizados) si el poder de Zuckerberg hubiera sido supervisado por un presidente independiente.

Otros titanes de la tecnología como Microsoft, Apple y Alphabet adjudican los cargos de CEO y presidente a personas diferentes. Y muchos (sobre todo después de la aciaga jornada padecida por Facebook en los mercados bursátiles la semana pasada) creen que ha llegado el momento de que la célebre red social baje a su “emperador” del pedestal.

Zuckerberg aglutina sobre su persona demasiado poder, coincide en señalar John Streur, CEO de Calvert Research and Management. “La estructura de gobernanza de Facebook está claramente por debajo de los estándares marcados por la industria, puesto que una inconmensurable cantidad de autoridad está concentrada en su CEO y fundador”, recalca.

Cuando Zuckerberg compareció el pasado mes de abril ante del Congreso de Estados Unidos para dar cuenta del caso Cambridge Analytica, el CEO de Facebook admitió que su empresa no había sido capaz de dilucidar su verdadera responsabilidad sobre la problemática de la privacidad en su plataforma.

A juicio de Tron, es el propio Zuckerberg quien con sus propias palabras admite la necesidad (urgentísima) de que el consejo de administración de Facebook esté liderado por una persona independiente (con más visión más amplia de los problemas que acosan a la compañía).

“Es difícil escapar a la conclusión de que hay efectivamente problemas sistémicos en la manera en que Facebook ha sido dirigido en los últimos tiempos”, sostiene Wieser.

Parece que Facebook anda necesitado de un presidente independiente, pero ¿qué cualidades debe reunir la persona que asuma eventualmente ese cargo? “Debe ser alguien provisto de seriedad y de visión y con experiencia en el mundo de los negocios y la tecnología”, responde Kron.

Que a Facebook le podría efectivamente venir de perlas pertrecharse de un presidente independiente lo demuestra el ejemplo (edificante) puesto sobre la mesa por Microsoft, que acosado por los problemas comenzó a ver la luz al final de túnel precisamente cuando el todopoderoso Bill Gates renunció a la presidencia de su “criatura”.

¿Está Zuckerberg realmente dispuesto a verse desposeído de su total control sobre Facebook? Puede que no, pero si no lo está puede que sean otros los que lo bajen (a la fuerza) del altar al que él mismo se encaramó.

Te recomendamos

México

School

Podcast

Podcast

Compartir