líderes en noticias de marketing, publicidad y marcas

Italia estrena normas más severas para los influencers tras el escándalo de Chiara Ferragni

Italia ata en corto a los influencers con normas más severas tras el escándalo de Chiara Ferragni

Esther Lastra

Escrito por Esther Lastra

En medio del escándalo que se cierne actualmente sobre Chiara Ferragni Italia ha introducido nuevas reglas encaminadas a impedir malas prácticas como las que se endilgan a la influencer.

Chiara Ferragni, una de las estrellas más refulgentes en el firmamento de los influencers, ha visto opacado su otrora deslumbrante fulgor desde que hace aproximadamente un mes la autoridad italiana de la competencia AGCM le impusiera una multa de más de un millón de euros por comercializar un Pandoro (un dulce navideño similar al Panettone) con falsos fines benéficos. Además, esta misma semana la Fiscalía de Milán decidía abrir una investigación contra la conocida influencer transalpina por un delito de estafa agravada.

En medio del escándalo que se cierne actualmente sobre Chiara Ferragni Italia, la patria chica de la influencer, ha introducido nuevas reglas encaminadas a impedir malas prácticas como las que se endilgan a la prescriptora (que asegura en todo caso que actuó siempre de buena fe).

La autoridad italiana para la garantía en las comunicaciones (AGCOM) ha dado luz verde a normas más severas para mejorar la transparencia en las publicaciones que hacen en las redes sociales los influencers con grandes comunidades de seguidores a su vera.

El nuevo paquete de normas de AGCOM se aplicará inicialmente a aquellos influencers que compartan en las redes sociales posts en lengua italiana, que trabajen con marcas afincadas en el país transalpino y que tengan más de un millón de «followers».

En virtud de la nueva normativa, los contenidos de naturaleza comercial que los influencers publiquen en sus redes sociales deberán ser etiquetados adecuadamente para que la audiencia pueda identificarlos claramente como publicidad y las creadores de contenido deberán velar asimismo por la integridad de los menores (al igual que se exige ya a la televisión y otros medios de comunicación). Si los prescriptores no se atienen a las normas de AGCOM, se arriesgarán a ser sancionados con multas de hasta 600.000 euros.

Si los influencers transgreden las normas publicitarias de AGCOM, podrán ser multados con hasta 258.228 euros y si atentan contra la integridad de los menores, las sanciones podrían elevarse hasta los 600.000.

Debido a su alcance masivo, los influencers pueden a menudo llegar a ejercer más poder que la publicidad tradicional a la hora de dar fuelle a las ventas de determinados productos e incrementar la exposición de las marcas, argumenta AGCOM, que insiste en que el «salvaje Oeste» que imperaba hasta hace poco en Italia en el universo del influencer marketing ha acabado definitivamente.

Francia ha impuesto también normas más severas a los influencers y España trabaja asimismo en una normativa más estricta

Las medidas implementadas por Italia siguen la estela de la legislación introducida el año pasado en Francia, que prohíbe a los influencers promocionar productos como el tabaco y les obliga a enarbolar en todo momento la bandera de la transparencia en el contenido de naturaleza pagada. También España está trabajando en un real decreto para regular la actividad económica de los influencers. En virtud de esa nueva norma, los influencers que operen en nuestro país deberán inscribirse en un registro estatal y adquirirán también determinadas obligaciones (para garantizar la protección de los menores y etiquetar apropiadamente las comunicaciones comerciales).

AGCOM, la autoridad italiana para la garantía en las comunicaciones, forzará además a los influencers a adherirse al código de conducta aplicado a los medios comunicación, por lo que deberán ser imparciales en sus comunicaciones y evitar las «fake news» y las publicaciones discriminatorios o racistas.

Aunque AGCOM ha presentado su nueva batería de normas poco después de que se desencadenara el escándalo protagonizado por Chiara Ferragni a cuenta de su Pandoro con falsos fines benéficos, esta normativa no se dirige específicamente a la influencer, que cuenta en Instagram con casi 30 millones de seguidores. De hecho, AGCOM lleva trabajando más de un año en las nuevas normas, asegura Giacomo Lasorella, responsable de este organismo, en una entrevista concedida recientemente a La Repubblica.

Lasorella puntualiza asimismo que, si bien la normativa ha comenzado fijando la atención en los influencers con más «followers», se aplicará también en el futuro a creadores de contenido con menos seguidores.

El pasado mes de diciembre Chiara Ferragni fue sido multada con más de un millón de euros por hacer creer supuestamente a su amplia comunidad de seguidores que los ingresos emanados del Pandoro «Pink Christmas» (comercializado en colaboración con Balocco) serían destinados parcialmente a los niños con cáncer ingresados en el Hospital Regina Margherita de Turín. Sin embargo, más tarde se descubrió que este centro hospitalario no había recibido un solo céntimo por parte de la influencer, pese a vender más de 360.000 unidades del Pandoro de la discordia. Ferragni, que pidió disculpas en un vídeo publicado en Instagram, insiste en que actuó en todo momento de buena fe y que todo se debió a un error de comunicación, si bien lo cierto es que en el transcurso de las últimas semanas marcas como Coca-Cola han decidido cortar amarras con la influencer.

Newsletter ¡Suscríbete a nuestra newsletter! WhatsApp Sigue a MarketingDirecto.com en WhatsApp

 

El plan con publicidad de Netflix alcanza los 23 millones de usuarios y presenta novedadesAnteriorSigueinteAural Centros Auditivos y Havas PR crean la primera colección de joyas para mujeres con audífonos

Contenido patrocinado