Social Media Marketing

La debacle de MySpace: 4 maneras de perder todos los amigos

Los usuarios huyen en estampida, el relanzamiento de la web fracasa y al final no queda otra opción que la venta. Éste es el resumen de la debacle protagonizada en los últimos años por MySpace. ¿Correrá Facebook la misma suerte que esta red social o aprenderá de los errores de su competidora?

Desde hace años se viene pronosticando la “muerte” de MySpace. Las primeras señales de alarma se produjeron 2008, cuando MySpace perdió el liderazgo frente a Facebook. La siguiente mala noticia para MySpace fue el relanzamiento y posterior fracaso de su web en 2010. Ya en 2011, News Corporation, propietaria de la red social, anunció públicamente su intención de desprenderse de la “moribunda” MySpace. Y el pasado miércoles saltaba a los titulares la noticia de que MySpace había sido por fin vendida por la “irrisoria” cantidad de 35 millones de euros.

La crisis de MySpace encierra varias lecciones de las que pueden aprender otras redes sociales, incluida la todopoderosa Facebook. Spiegel las disecciona a continuación:

Lección 1: ¡explota a tus usuarios!
“MySpace no es un lugar en el que la gente habla sobre lo que tiene previsto”, decía Jason Hirschhorn, presidente de MySpace, en 2010. “Es un lugar en el que la gente habla sobre lo que le gusta”. Esta cita resume el error en el que MySpace cimentaba su estrategia de negocio. Al fin y al cabo, el arrollador éxito de Facebook ha demostrado que no hay nada que guste más a la gente que hacer planes y compartirlos con sus amigos y conocidos en esta red social.

En la era 2.0 cobra sentido el concepto acuñado en 1977 por el sociólogo Richard Sennet: la “tiranía de la intimidad”. En la actualidad, las relaciones personales se basan cada vez más en el “striptease” del alma. Si yo revelo algo íntimo sobre mí, estoy también de alguna manera obligando a los demás a desnudar su privacidad.

Además de la exhibición personal que promueven las redes sociales, estas plataformas también son lugares apropiados para hacer públicos los gustos del usuario. En este sentido, Hirschhorn no iba desencaminado al definir MySpace como un lugar para compartir gustos. Aun así, ¿qué resulta aún más atractivo que confesar públicamente los gustos personales? Poderlo hace con un simple clic, que es precisamente el cometido del botón “me gusta” de Facebook.

Lección 2: ¡no exijas demasiado a tus usuarios!
¿Quiénes son mis ocho mejores amigos y quién de ellos ocupa el primer puesto? ¿Qué imagen de fondo elijo para mi perfil? ¿Qué tipo de música descargo? A los usuarios de la primitiva MySpace, esta red social debía parecerles un auténtico paraíso digital.

Sin embargo, con el tiempo, los usuarios de MySpace constataron que tener un perfil atractivo en MySpace les exigía demasiado tiempo y dedicación. Los perfiles personales en Facebook resultaban, sin embargo, mucho más sencillos. Su interfaz limpia y minimalista acabó conquistando a los usuarios, que terminaron huyendo de la más barroca MySpace. Y es que los usuarios de las redes sociales son en realidad más conservadores de lo que en principio se atreverían a confesar.

Lección 3: ¡no tengas miedo de los usuarios fieles a sus principios!
Cuando en 2005 MySpace fue comprada por el magnate australiano de la comunicación Rupert Murdoch, saltó el escándalo. MySpace comenzó a borrar perfiles de usuarios que mostraban abiertamente su condición homosexual en esta red social. Seis años después, las redes sociales no parecen haber ganado mucho en apertura de miras. Facebook saltó recientemente a los titulares por censurar una fotografía de dos hombres dándose un beso, pero ello no le ha impedido seguir creciendo. MySpace fue la primera en cometer un error imperdonable y se ganó por ello la enemistad de sus fans. Facebook no hizo sino repetir algo que ya no era novedad y por eso se la dejó en paz. Por este motivo, en la redes sociales hay que tener cuidado de no ser pionero a la hora de cometer errores. Un error “pionero” se paga casi siempre con la muerte.

Lección 4: ¡olvídate de un relanzamiento!
A la pregunta de qué fallado en MySpace, Sean Parker, ex presidente de Facebook y fundador de Napspter, se muestra tajante: “Han fracasado en el desarrollo del producto. No han logrado cuidar su producto y seguir desarrollándolo. Parte de la culpa la tiene el mal diseño de la web, que no han conseguido mejorar”. Aunque es fácil atacar a un competir que en el fondo ya no es tal, Parker tiene razón. MySpace se ha resistido durante mucho tiempo a seguir desarrollando su plataforma y revitalizar a comunidad de usuarios con novedades e innovaciones técnicas.

El relanzamiento de MySpace en el otoño de 2010 vino demasiado tarde y además demostró ser equivocado. El resideño del portal no hizo sino subrayar aún más sus deficiencias y la consecuencia fue el éxodo de 10 millones de usuarios. La siguiente lección que MySpace debe aprender de su debacle es que después un alto en el camino, sólo queda esperar la muerte.

Te recomendamos

A3

ADN

Navidad

Recopilatorio

Enamorando

Compartir