Social Media Marketing

Las grandes empresas bloquean Facebook por temor al espionaje industrial

Las grandes empresas bloquean Facebook por temor al espionaje industrialFacebook va camino de convertirse en la página web más famosa del planeta. Los “enamorados” de la famosa red social se multiplican cada día, pero hay quienes se resisten aún a los “encantos” del invento de Mark Zuckerberg.

Las más recelosas con Facebook parecen ser las grandes corporaciones. Tal y como publica el diario alemán Die Zeit, muchas grandes empresas de Alemania han bloqueado ya el acceso de sus empleados a Facebook, Twitter y YouTube. “La mayoría de nuestros trabajadores no tiene acceso a redes sociales externas por motivos de seguridad”, explica un portavoz del banco Commerzbank.

También la marca alemana de automoción Porsche ha prohibido recientemente el acceso de sus empleados a Facebook por temor al espionaje industrial. Igualmente, en Volkswagen ya han sido bloqueadas “distintas redes sociales”. La compañía eléctrica E.ON se ha decantado, por su parte, por una solución intermedia. El veto a las redes sociales no es total, pero sólo es posible acceder a ellas desde determinados lugares dentro de la empresa.

Inseguridad de Facebook

No todas las empresas bloquean el acceso a Facebook y redes sociales similares por temor al espionaje industrial. Otras lo hacen por temor a que sus empleados pierdan demasiado el tiempo en estas plataformas y a que colapsen la red interna de la compañía subiendo vídeos muy pesados a YouTube, por ejemplo. “Por motivos de productividad”, las compañías alemanas Daimler y Linde sólo permiten el acceso de sus empleados a redes sociales desde determinados espacios.

Según un estudio de la compañía de seguridad informática Clearswift, alrededor del 30% de las empresas alemanas teme que las redes sociales tengan un impacto negativo en la productividad. La mayoría (el 56%) bloquea el acceso a estos canales online por razones de seguridad. En un informe del Instituto Fraunhofer, el 76% de las compañías consultadas aduce la inseguridad como principal obstáculo para el uso generalizado de Facebook y compañía a nivel corporativo.

“Antes era el correo electrónico la principal puerta de entrada a virus informáticos, ahora lo son las redes sociales”, explica Christian Fuchs, especialista de seguridad de Kapersky.

Criminalidad en las redes sociales

Un ejemplo de lo sencillo que resulta para los impostores utilizar Facebook en su propio beneficio es el incidente protagonizado recientemente por Michael Arrington. El famoso bloguero estadounidense publicó en Facebook un perfil falso de Eric Schmidt, consejero delegado de Google. Y triunfó, pues consiguió atrapar en la mentira a grandes de la red de redes como Chad Hurley, fundador de YouTube, o Elliot Schrage, ex director de comunicación de Google.

Puesto que Arrington utilizó para la creación del perfil de Schmidt una dirección del correo electrónico del propio consejero delegado de Google, se ganó enseguida la confianza de multitud de usuarios de Facebook. “Una persona me envió un incluso un mensaje privado”, confiesa Arrington. En principio, cualquiera puede crear un perfil en Facebook con el mail de otra persona, siempre y cuenta no exista ya una cuenta con dicho correo electrónico.

Las redes sociales son, por lo tanto, un terreno repleto de posibilidades para las actividades criminales y delictivas. Así lo aseguró Ronald K. Noble, director de Interpol, el pasado mes de septiembre durante una conferencia sobre seguridad celebrada en Hong Kong. Noble explicó que varios impostores habían creado un perfil falso de él en Facebook para intentar recabar información sobre la operación de Interpol “Infra-Red”.

¿Bloqueo a Facebook? No, gracias

Pese a los enormes agujeros de seguridad que parece haber en las redes sociales, los expertos en seguridad desaconsejan el bloqueo a este tipo de plataformas. “El bloqueo no sirve de mucho”, asegura Candid Wüst, especialista en seguridad informática de Symantec. Y es que el riesgo de una mala utilización de datos informáticos existe también cuando el empleado utiliza el portátil de la empresa fuera de su espacio de trabajo, añade Wüst.

“Es más efectivo sensibilizar a los trabajadores”, afirma el experto en seguridad de Kapersky Christian Fuchs. Antes de hacer clic o contestar a una información enviada a través de Facebook, el usuario debe verificarla. Además, los ordenadores deben estar protegidos para impedir la descarga de software malicioso desde webs sospechosas.

A pesar la inseguridad inherente a estas plataformas, cada vez más empresas confían en Facebook y redes sociales similares como canal de comunicación con sus clientes y sus empleados. Para un mejor manejo de estos canales, son muchas las compañías que cuentan con directrices corporativas para la utilización de Facebook o Twitter.

Aun así, más de dos tercios de las 30 empresas que integran el índice bursátil alemán Dax han echado ya el cerrojo a Facebook.

Te recomendamos

Cannes

Regalos Ecology

Experiencias

Atresmedia

Compartir