Social Media Marketing

Las marcas deben cobrar conciencia de la cara oculta de las redes sociales

Las marcas deben cobrar conciencia de la cara oculta de las redes socialesEn el mes de diciembre el mundo se conmocionó al conocer la muerte de Amanda Todd, una joven canadiense de 15 años que se suicidó tras ser linchada durante años al publicarse un topless suyo en Facebook. Ese mismo mes, Jessica Laney, una adolescente de 16 años, fue encontrada muerta. Laney creó un perfil en Ask.fm, una red social en la que los usuarios pueden publicar preguntas de forma anónima, y el bullying contra la joven no cesó, hasta el punto de que se llegaron a publicar comentarios como “¿Te puedes suicidar de una vez?”.

Tras la muerte de Laney, el fundador de la página, Mark Terebin publicó unas declaraciones en las que defendía su plataforma. “Ask.fm no es sólo una herramienta que ayuda a la gente a comunicarse con otros, como cualquier otra red social, como un teléfono, como un trozo de papel y un boli. No culpéis a la herramienta, pero intentad hacer cambios”.

Lo que está claro es que el papel y el boli no son una herramienta tan poderosa como las redes sociales, con su instantaneidad y alcance. Y, por desgracia, estas tragedias no son únicas, sino dos de las muchas historias de cyber-bullying que aparecen constantemente en todo el mundo y que reflejan una cultura online cada vez más deshumanizada.

En un momento en que tratan de aprovechar todas las oportunidades que el nuevo entorno de las redes sociales está generando, ¿las marcas son culpables de dar la espalda a la cara más negra de los social media? Cuando no cabe duda de que las redes sociales están haciendo que el debate público sea más agresivo y violento, ¿debería la industria hacer algo más para proteger a los consumidores?

Impulsado por el anonimato, las plataformas sociales se han convertido en un caldo de cultivo del bullying más cruel e insensible. Y los anunciantes, cuyos contenidos aparecen al lado de este tipo de vejaciones, nunca dejarían que su marca se asociara a algún contenido de esta clase en un medio tradicional.

El problema es que la industria parece haber aceptado que este maltrato es algo inevitable e intrínseco en las redes sociales. Es cierto que las redes sociales de hoy se parecen mucho al Salvaje Oeste, pero tiene que salir de las marcas tener la intención de empezar a poner un poco de orden en este entorno.

Por eso, según ha compartido Nicola Kemp en Marketing Magazine, hay tres aspectos de las redes sociales que las marcas no deberían olvidar nunca:

1. La protección del anonimato: el anonimato actual de las redes sociales permite a los consumidores compartir y decir cosas que nunca expresaría de forma abierta. Los propietarios de los medios tienen que ser los responsables de los comentarios en sus plataformas.

2. Nuevas guías morales: los propietarios de los medios tienen que hacer más por proteger a los consumidores en sus plataformas, especialmente a los más vulnerables. Las marcas deben participar con obras sociales y ONGs para desarrollar una estrategia sostenible a largo plazo contra el cyber-bullying.

3. La mayoría silenciosa: las marcas tienen que tener cuidado con pensar que las redes sociales reflejan su base completa de consumidores. La mayoría de los consumidores no publica opiniones ni comentarios online. Si las redes sociales nos son capaces de superar estos retos, los consumidores nunca tendrán la confianza de expresarse online y, por tanto, las redes sociales nunca aprovecharán todo su potencial.

Te recomendamos

Cannes

Regalos Ecology

Experiencias

Atresmedia

Compartir