Social Media Marketing

Las redes sociales arman a un Egipto cansado del régimen de Mubarak

Las redes sociales vuelven a ser protagonistas de revueltas en contra de regímenes totalitarios. Después de Irán hace ya algunos años, ahora han sido Túnez y más recientemente Egipto las naciones que han encontrado en la red el mejor medio para luchar por sus derechos. Basta con seguir en Twitter el hashtag #egypt para darse cuenta de la importancia de las nuevas tecnologías en este tipo de acontecimientos, incluso después de que el gobierno egipcio bloquera todo acceso a internet.

Twitter se llenó desde el inicio de las protestas egipcias de mensajes con las etiquetas #Jan25 #Jan28 #Egypt o #ElBaradei, mientras que el Movimiento 6 de Abril, adalid de las protestas egipcias, lanzó varios días antes de las primeras manifestaciones una encuesta en Facebook con la pregunta: ¿Se manifestará usted el 25 de enero? Casi 90.000 personas respondieron que “sí”. En este momento, más de cinco millones de egipcios tienen un perfil en Facebook.

Sin embargo, está claro que el papel de la web social no es más que de mero catalizador, acelerando la velocidad de la reacción. Según Enrique Dans, profesor del IE y experto en nuevas tecnologías, se trata de una aceleración producida por dos vías. Por un lado, "una pérdida total de control de los canales comunicativos internos", y por otro "una visualización del problema en el exterior que dificulta en gran medida el apoyo o el silencio cómplice de posibles aliados".

Según él, "la revolución egipcia proporciona claras evidencias de ambas cuestiones: por un lado, los persistentes intentos del presidente Mubarak por cortar el acceso a los medios alternativos; primero a páginas como Twitter, Facebook, etc., después a toda la red, y finalmente incluso a toda la red de telefonía móvil. Los cables oportunamente liberados por Wikileaks referentes a Egipto hablan de una gran influencia de los bloggers y los medios sociales en la vida sociopolítica del país, que ya se distinguía por intentar ejercer una gran presión sobre estos medios mediante monitorización, persecuciones y encarcelamientos de bloggers especialmente significados. Anteayer, el “día de la ira” que terminó con los tanques en la calle se coordinó en su práctica totalidad a través de Facebook".

Dans explica en su blog que "una difusión del uso de la web social que supone un auténtico bucle de retroalimentación: a medida que más usuarios se incorporan, más visibles se hacen las protestas, y eso, en países en los que los medios tradicionales actúan bajo elevados niveles de control y censura, actúa como un factor de atractivo para más usuarios. Apoyados por una importante porción de la población situada en el exterior que utiliza estos mismos canales para mantenerse en contacto con su país, los habitantes encuentran el medio ideal para llamar la atención sobre su situación, comunicarse y organizarse para llevar a cabo movilizaciones. El acceso a la red puede suspenderse temporalmente para intentar evitar un estallido como está ocurriendo ahora mismo en Siria, pero obviamente no puede evitarse para siempre".

Te recomendamos

A3

ADN

Navidad

Recopilatorio

Enamorando

Compartir