Social Media Marketing

¿Los 6 segundos de fama más rentables del mundo? Este ex pescadero se embolsa 2.500 euros por segundo en Vine

vineBen Phillips apenas puede asimilar lo que le está pasando. Hasta hace poco este joven de apenas 21 años trabajaba en una empresa dedicada a la pesca en su Gales natal y tenía como pasatiempo subir vídeos a Vine. “Simplemente quería hacer reír a la gente”, explica Phillips. “Era mi único objetivo”, recalca.

Sin embargo, lo que comenzó siendo un simple pasatiempo se convirtió en una auténtica gallina de los huevos de oro para Phillips. En la actualidad este joven ex pescadero puede presumir de tener más de un millón de seguidores en Vine, la famosa plataforma de vídeo de Twitter, y de embolsarse aproximadamente de 2.500 euros (2.000 libras) por segundo en la cada vez más popular “hija” de la red de microblogging.

Phillips es tan popular en Vine que sus “creaciones” reciben entre 2 y 7 millones de visitas procedentes de todos los rincones del planeta en apenas 24 horas. “Es una auténtica locura. Casi no lo puedo creer”, confiesa.

¿El secreto del fulgurante éxito de Phillips en Vine? Ni él mismo atina a explicar su éxito, pero parece que su secreto pasa por la sencillez. “Voy, por ejemplo, a Burger King, empiezo a cantar y observo cómo reacciona la gente”, explica.

Sus cada vez más celebérrimos clips muestran a Philips en cajeros automáticos, en supermercados y en la calle muy a menudo con algún que otro producto haciendo las veces de “estrella invitada”. Empresas como Ford, Coca-Cola, HP y Spotify pagan dinero contante y sonante a este galés para que sus productos tengan el honor de hacer un “cameo” en sus vídeos. Phillips es sólo una de las “estrellas” nacidas al calor de las redes sociales que se ganan la vida gracias a estas plataformas. Durante los últimos años YouTube ha “parido” centenares y centenares de millonarios que no sólo se ganan al pan gracias a sus vídeos sino a los que el dinero les sale literalmente por las orejas.

Comparados con las de YouTube, las cifras de Vine, el hábitat de Phillips, palidecen todavía un poco, pero no le van ni mucho menos a la zaga. Sólo hay que echar un vistazo a los estratosféricos emolumentos de este ex pescadero reconvertido en estrella 2.0.

Otro “viner” al que su afición a la plataforma de vídeo de Twitter le está saliendo muy rentable es Daz Black, de 29 años, que hasta hace sólo unos meses trabajaba como obrero de la construcción. De todos modos, y pese a que su particular hobby le ha permitido abandonar un trabajo en el que no terminaba de sentirse cómodo, Black asegura que en Vine su primera motivación es la creatividad. “El dinero está sólo en un segundo plano para mí en esta plataforma”, afirma. “No quiero agobiar a mis seguidores con publicidad”, dice.

Black se muestra además escéptico con las supuestas 12.000 libras (15.100 euros) que Ben Phillips se embolsa con sus vídeos en Vine. “Esa no es la norma en nuestro sector”, apostilla. A diferencia de Phillips, cuyos vídeos están a su parecer inundados de publicidad, Black sólo produce entre uno y dos vídeos al mes con fines estrictamente comerciales. “No publicitaría nunca un producto en el que no creo”, remacha Black.

“Un exceso de publicidad puede terminar matando a las redes sociales”, advierte Black. Y quizás no le falte razón a este “viner”. Según un reciente estudio de la agencia [email protected] y de la empresa de investigación de mercados Survey Monkey, 6 de cada 10 usuarios de las redes sociales cree que en estas plataformas hay demasiada publicidad.

¿La clave para que la publicidad no termine matando las plataformas a las que a fin y al cabo da de comer? Tanto Black como Phillips lo tienen claro: emplazar esa publicidad en contenido auténtico y de calidad.

Te recomendamos

México

School

Podcast

Podcast

Compartir