Social Media Marketing

Los hoteles, hartos de falsos influencers

Los dueños de los hoteles están hartos de pretendidos "influencers"

Los dueños de varios hoteles se quejan de las cientos de peticiones recibidas de autodenominados "influencers" que buscan establecimiento gratuito.

influencersHace unos meses, la influencer Elle Darby se hizo desgraciadamente célebre por haber “exigido” establecimiento gratuito en el hotel The White Moose Café, localizado en Dublín. Después de humillar a la influencer, el hotel decidió vetar la entrada a los creadores digitales, en un movimiento que fue a la par criticado y aplaudido pero que, sin duda, les granjeó incluso más popularidad de la que hubieran conseguido de la mano de los influencers.

Aunque pueda parecer algo anecdótico, lo cierto es más común de lo que parece, como señala FastCompany.com. No es ninguna sorpresa que muchos establecimientos de hostelería utilizan a los influencers para promocionar sus servicios, de la misma forma que hacen miles de marcas de decenas de sectores. Ello no tiene nada de malo.

La cara más gris del asunto es que hay un número creciente de usuarios (especialmente de Instagram) que se posicionan como “influencers” cuando su influencia es cuestionable. Y muchos de ellos están inundando a los hoteles de peticiones de establecimiento gratuito, volviendo a los administradores totalmente locos, según Atlantic.

“Todo el mundo que tiene Facebook a día de hoy es un influencer. La gente dice que quiere ir a Maldivas diez días y a cambio hará dos posts en Instagram para cerca de 2.000 seguidores. Hay gente con 600 amigos en Facebook que dice: ‘Hola, soy un influencer, quiero estar en tu hotel durante siete días‘”, expresa una responsable de marketing y comunicación de un hotel de cinco estrellas en Maldivas.

Otros ni siquiera ofrecen tanto detalle. Simplemente envían un correo electrónico mostrando su deseo de “colaborar” con el hotel, sin más explicaciones. “Estas personas pretenden que se les de una media de cinco o siete noches en todo incluido. Maldivas no es un destino barato“. Según esta gestora, tan solo un 10% de las peticiones merecen ser investigadas.

“Llegan una media de entre cinco y veinte peticiones diarias de personas que se autodenominan influencers“, expresa un PR manager de un hotel y club de Bali. “Se pueden distinguir los amateurs de los profesionales muy fácilmente. La mayoría de peticiones están muy mal escritas. Suenan como cuando escribes a un amigo para invitarte a ti mismo a cenar, muy coloquial. No dan razones ni nada por lo que mereciese la pena tenerles de invitados”, añade.

Te recomendamos

Energy Sistem

School

Podcast

BTMB18

Compartir