líderes en noticias de marketing, publicidad y marcas

Los juegos sociales encajan con algunas marcas, pero no son la solución para todas

Uno de los temas más de moda en el marketing actualmente es el marketing en los juegos sociales. Y es que los anunciantes ven, gracias al aumento de la participación en estos juegos y de la utilización de aplicaciones que ofrecen recompensas, un potencial nunca visto para lograr la participación y la fidelidad de los clientes. Además, el valor de los juegos y sus dinámicas pueden aplicarse en el día a día de cualquier persona y, de hecho, muchos hemos participado en un montón de dinámicas de juego en nuestra vida sin siquiera darnos cuenta.

En los últimos meses se ha vivido un aumento del entusiasmo en torno al valor y la efectividad que ofrecen los juegos, y están siendo adoptados como herramientas de comunicación, educación y marketing desde todo tipo de sectores de la industria. Y es que la primera generación que creció haciendo de los juegos un aspecto esencial de su rutina diaria, es la que está desarrollando el comercio, las comunicaciones y la innovación.

Ahora las plataformas sociales, la tecnología móvil y las consolas que funcionan con le movimiento están al alcance de todos, son parte de nuestra vida, y los anunciantes también quieren aprovechar esa tendencia. La experiencia que ofrece un juego no tiene nada que ver con el consumo pasivo de la televisión o de páginas web, ya que son activos, sociales, retan a nuestra mente y recompensan nuestro ego. Las marcas pueden aprovechar esta participación de una forma increíble.

La aplicación de juegos y de dinámicas de juego ofrecen un potencial increíble a la hora de conseguir que los consumidores lleven una vida más sana, aprendan de forma más efectiva, participen habitualmente en determinadas acciones, se comprometan con ciertas actividades a largo plazo e, incluso, sean más fieles a la hora de comprar. El problema es que los juegos no pueden convertirse en la solución ideal para cada tipo de problema al que se tenga que enfrentar cualquier compañía.

El potencial de los juegos parece estar en ofrecer medallas, puntos o títulos a los usuarios, transformando cualquier página o aplicación en algo más participativo y con más éxito. Pero los juegos son más que eso. No funcionan como una solución genérica, y el diseño es un reto, ya que tiene que adaptarse a cada audiencia y contexto.

Por otro lado, a pesar de que ahora los juegos son la última gran tendencia en la que los anunciantes quieren participar, eso no significa que en cuanto aparezca una nueva tendencia todos querrán estar allí. Aunque habrá compañías que sean capaces de reconocer y aceptar que los juegos son una parte más de nuestra cultura, y que no se pueden separar de nuestro día a día.

 

La publicidad en prensa escrita sigue sirviendo de brújula al consumidor en sus comprasAnteriorSigueinteEl marketing en Facebook sí funciona, pero hay que hacerlo bien

Noticias recomendadas