Social Media Marketing

Los mensajes que se autodestruyen, ¿nueva tendencia para el marketing?

snapchatEl caso de Snapchat resulta interesante para los marketeros. Resulta curioso cómo los millones de mensajes que cada día se envían y reciben vía Snapchat desaparecen, se esfuman. No dejan ni rastro, lo que hace imposible que se puedan monitorizar o analizar. Y los datos revelan que si esto fuera así, esto es, que se pudieran analizar los mensajes, la gente huiría de la aplicación.

La ventaja que los usuarios ven en Snapchat es la inmediatez y la posibilidad de que los mensajes compartidos desaparezcan. Y esto es lo que engancha a la gente. Porque Snapchat no deja de ser otra aplicación de mensajería instantánea. Sus precedentes, los mensajes de texto que podían ser borrados, pero dejaban un rastro. También la publicidad. Muchos anuncios de televisión, canales online o radio desaparecen. La fugacidad de estos mensajes hace que su exposición a ellos tenga que ser reiterada para ser recordada.

Para los marketeros esta visión de la inmediatez y fugacidad es muy importante. Incluso aunque al consumidor no le importara una determinada publicidad, necesitarían prestar atención por si acaso estuvieran interesados. Y de ahí les surge otra cuestión, cómo actuar para llamar la atención del consumidor y cómo compartirlo para hacer llegar su mensaje a más gente.

En concreto, los marketeros tendrán que actuar de acuerdo a tres criterios. El primero, si sus anuncios son fáciles de recordar, fundamental para captar la atención del consumidor. El siguiente punto, también fundamental, si es capaz de captar la atención del posible consumidor. Y por último, si se puede compartir. Las tres premisas se convierten en indispensables para los anunciantes y marketeros, que tienen que tener cada vez más en cuenta que sus mensajes deben ser recordados por los consumidores y no sólo eso, que quieran compartirlos con su círculo.

Te recomendamos

Eficacia

Atresmedia

ADN by DAN

icemd

Compartir