Social Media Marketing

Cuando los social media también son educativos

Cuando los social media también son educativosLas redes sociales y los juegos online no son sólo el entretenimiento preferido de muchos niños y adolescentes, sino que también tienen el potencial de mostrar enseñar a los niños capacidades que no forman parte de la programación escolar pero que son muy útiles para moverse en el mundo actual. Características como gestión, liderazgo, trabajo en equipo o solución de problemas son destrezas que aprenden con estas nuevas herramientas y que les serán de gran utilidad en la universidad, pero también en el mundo laboral.

Los profesores dedican mucho tiempo a intentar resolver la brecha que existe entre un entorno muy estructurado como el colegio y un entorno más libre como la universidad, y que representa un reto para muchos adolescentes. Pero la solución no está sólo en los juegos, sino en la psicología asociada a la motivación de los niños para jugar. Para ello, es necesario reparar en algunos puntos clave que Patrick Supanc, presidente de preparación universitaria de Pearson, ha explicado en Mashable.

1. Actualización de estados y check-ins
Si se anima a los adolescentes a publicar sus objetivos en su estado en las redes sociales para su grupo de amigos, se hace más real. Esto se debe a que la gente lo ve, comenta y ofrece un refuerzo positivo. Una estrategia que se puede utilizar con objetivos académicos. Además, las redes cercanas pueden ayudar a los estudiantes a lograr sus objetivos y pedir ayuda para conseguirlo. De la misma forma, los check-ins no tienen por qué ser algo basado en la geolocalización, sino que se pueden utilizar cuando alguien está buscando un objetivo o una recompensa. Se pueden utilizar check-ins para gestionar el tiempo de estudio, ver el progreso de los estudiantes o buscar objetivos concretos.

2. Clasificación
Cualquiera que conozca el mundo de los videojuegos sabe que las clasificaciones y puntuaciones son extremadamente motivadoras, aunque en la educación no se utilizan prácticamente. Los estudiantes pueden verse motivados por una competición amistosa, además de que suelen sentir la necesidad de compararse con otros estudiantes. Con clasificaciones puede animarse a los adolescentes, de una forma sana, a seguir esforzándose con un incentivo que no va más allá del reconocimiento positivo.

3. Subir de nivel
Cuando se explican temas complicados, la mecánica de juego puede ser muy útil para que los estudiantes puedan entenderlos. Cualquier materia que tenga un proceso lógico y que siga unos pasos, como las matemáticas, puede convertirse en un juego fácilmente, creando niveles que aporten un sentido de alcanzar un logro cada vez que se superan. Un proceso que se denomina “dinámica progresiva”. Además, los mejores juegos son aquellos que son lo suficientemente complicados como para hacer que los jugadores sigan interesados pero que, al mismo tiempo, ofrecen un reconocimiento o una recompensa que asegure que los participantes se diviertan.

Te recomendamos

México

2boca2

podcast

A3media

Compartir