líderes en noticias de marketing, publicidad y marcas

Los youtubers también tienen derechos y les cuestan 50.000 euros al año

youtubersEn tan solo 10 años el mundo digital ha dado un vuelco a nuestras vidas. La aparición de las redes sociales como Faceboook, Twitter o Instagram ha dado grandes oportunidades a celebridades, políticos y marcas para hacerse un hueco en la vida de los consumidores pero también las personas anónimas han sabido aprovechar estas plataformas para labrarse una carrera profesional.

Es el caso de los youtubers, personas que, gracias a sus vídeos acaparan millones de reproducciones despertando pasiones y apatía a partes iguales. Y es que el secreto reside en no dejar indiferente a nadie y en eso, ElRubius o Vegetta777 son expertos.

Sus millones de seguidores les reportan no pocos beneficios y, aunque para muchos se trate más de un hobby que de un trabajo, sus peripecias visuales han atraído a numerosas marcas que los convierten en las gallinas de los huevos de oro del mundo digital. Las cifras, sin duda asustan.

Tal y como publica Expansión, ElRubius ingresa en su cuenta corriente cada año la nada despreciable cifra de 2,5 millones de euros mientras que, Vegetta777 llega a los cerca de 700.000 euros. Ante semejantes montantes, parece lógico que estos youtubers deseen preservar salvaguardar su prolífico negocio y lo hacen a través de la protección de sus derechos como autores.

Porque si creía que su actividad diaria en la plataforma de vídeos no se trata de obras audiovisuales y creaciones únicas equiparables al cine o a la música, se equivoca pues la Ley de Propiedad Intelectual así los reconoce y protege sus derechos.

Pero, ¿cómo se vela por la protección del trabajo de los youtubers? Según, la información de Expansión existen varias vías posibles y es que, en la plataforma de vídeos se reconoce la autoría a tres bandas. Por un lado el director o realizador, el creador del guión y el de la música en el caso de llevarla incorporada.

En el caso de los influencers digitales, todas estas facetas suelen concentrarse en una sola persona por lo que, a nivel legal, les corresponden los derechos morales de la obra, que son inalienables, y los de explotación de la misma.

De la misma manera que se hace con las canciones, los vídeos que diariamente generan los youtubers pueden registrarse en el Registro de la Propiedad Intelectual con tasas desde 13,20 euros; realizar un depósito notarial previo pago de 900 euros o también cuentan con Safe Creative, una plataforma digital de registro de obras con precios más asequibles que varían entre la gratuidad y los 224 euros.

También la propia plataforma de vídeos establece entre sus cláusulas cierta protección a los autores y es que, según la número 8, si detecta que un usuario se ha adueñado de la creación de terceros, los ingresos que genere pasarán de manera inmediata al creador original.

Pero además de creadores de entretenimiento, los youtubers se han convertido en auténticas marcas generadoras de dinero y eso también requiere protección.

Labrarse un nombre en el complicado mundo digital es una ardua tarea y es por eso que, muchos optan por registrar sus nombres o usuarios con los que han saltado a la fama como marcas bien comunitarias, con tarifas de entre 900 y 1.050 euros o bien nacionales por 122.89 euros de precio base.

Pero como los youtubers son especialistas en el video blog y no en cuestiones legales, cuentan con asesores encargados de proteger el abultado patrimonio de las estrellas digitales. Así, ElRubius cuenta con la ayuda de Herrero & Asociados y abona más de 48.000 euros al año por la protección de sus creaciones.

Por su parte, Vegetta777 confía en Sonia del Valle Valiente para tener bien atado su negocio que le supone 50.000 euros al año en cuestiones de propiedad intelectual.

De esta manera, aunque muchos son escépticos en cuanto al trabajo que ejercen estos influencers, no hay duda de que la ley protege sus derechos como creadores y marcas que son y que sustentan la base de un negocio millonario.

Amazon y Microsoft no quieren quedarse fuera de la carrera de los coches autónomosAnteriorSigueinteEl universo digital acaba con el embudo de ventas pero no imagina lo que está por venir

Noticias recomendadas