líderes en noticias de marketing, publicidad y marcas

Así es Mastodon, el

Social Media MarketingMuchos usuarios de Twitter han huido a Mastodon en los últimos días

Las ventajas y las desventajas de Mastodon, la red social alternativa a Twitter

Así es Mastodon, el "exilio" de miles de usuarios de Twitter tras la volcánica irrupción de Elon Musk

Esther Lastra

Escrito por Esther Lastra

Mastodon añadió 70.000 nuevos usuarios a sus filas tan solo 24 horas después del anuncio de la compra de Twitter por parte de Elon Musk.

Desde que Elon Musk finiquitara la semana pasada la compra de Twitter, algunos usuarios de la red social del pajarito han estado afanados en la búsqueda de un nuevo hogar 2.0 y no han tardado en darse cuenta de que no hay demasiadas alternativas a la plataforma que se disponen a abandonar tras la cacareada entrada en escena del empresario sudafricano.

Bien es cierto que Jack Dorsey, el cofundador de Twitter, acaba de lanzar en base beta la aplicación Bluesky, pero esta red social no ha recalado aún de manera oficial en el mercado.

Quienes reniegan de Twitter tras su controvertida adquisición por parte de Elon Musk han fijado mayoritariamente la mirada en Mastodon, una red social que vio la luz hace seis años y que desde entonces cuenta con un devoto nicho de seguidores adscritos sobre todo y ante a la izquierda ideológica.

Mastodon, que debe su nombre al animal extinto del mismo nombre, es una plataforma de naturaleza descentralizada, por lo que no está controlada por ninguna gran corporación ni ningún multimillonario al más puro estilo de Elon Musk. Mastodon añadió 70.000 nuevos usuarios a sus filas tan solo 24 horas después del anuncio de la compra de Twitter por parte de Elon Musk.

Esta cifra es meramente una gota en el océano si la comparamos con los 450 millones de usuarios diarios activos de Twitter, pero si el goteo continúa, la red social del pajarito podría sufrir a la larga severas «goteras».

El uso de Mastodon resulta algo complejo para quienes no están familiarizados con esta red social

Mastodon juega además con la desventaja de que su software descentralizado no resulta fácil de utilizar en modo alguno. Lo primero que sorprende de esta red social, donde los tuits son «toots», es que Mastodon no echa anclas en una única web sino en una red de miles de webs bautizadas con el nombre de «instances» o servidores. Tales servidores son «federados», lo que significa que están controlados por diferentes entidades que pueden aun así comunicarse entre sí sin necesidad de pasar por un sistema central. El espacio donde se dan cita todos esos servicios es el denominado «fediverse», conocido por los usuarios más veteranos de Mastodon como «the Fedi».

Cuando el usuario se inscribe por primera vez en Mastodon, tiene que elegir en primer lugar un servidor. Algunos servidores como mastodon.social son de naturaleza genérica, mientras que otros como kpop.social y linuxrocks.online están enfocados a grupos con intereses muy específicos. Y también hay servidores con el foco puesto en las bromas como dolphin.town donde los usuarios pueden publicar única y exclusivamente mensajes con la letra «e».

Cada uno de los servidores de Mastodon se convierte en parte del nombre del usuario (peter@kpop.social, por ejemplo) y los «toots» que el usuario contempla allí son los de quienes forman parte también de ese servidor (y no lo del «fediverse» en su conjunto). Así y todo, es posible dirigir «toots» a usuarios de otros servidores e incluso dar fuelle a sus «toots» de naturaleza pública en su propio «feed».

Así es cómo Mastodon crea una experiencia global unificada sin estar a merced de una entidad única, explica Eugen Rochko, fundador y desarrollador jefe de la red social, en declaraciones a The Guardian. «Los servidores son proveedores de servicio, como Hotmail o Gmail lo son para el correo electrónico. Ello no significa que los diferentes servidores estén aislados los unos de los otros. Teniendo una sola cuenta puedes seguir e interactuar con cualquiera que forme parte de esta red social descentralizada», asegura.

El modelo en el que se basa Mastodon está, no obstante, lastrado por algunos inconvenientes. Si el servidor de que forma parte el usuario desaparece, este se arriesga a perderlo todo (como sucede también cuando un proveedor de correo electrónico es clausurado). A ello se une que el administrador del servidor al que se unen los usuarios de Mastodon tiene control sobre todo lo que hacen los miembros de ese servidor (y puede incluso escudriñar sus «toots» privados o eliminar sus cuentas sin motivo aparente).

Por esta razón Rochko advierte que los usuarios de Mastodon deberían tomarse la molestia de poner bajo la lupa a quienes están al mando del servidor al que se unen en esta red social. Con todo, Mastodon incluye en su «homepage» una lista de servidores recomendados que son 100% confiables y hacen suyos criterios como la moderación de contenidos para poner coto a los mensajes de odio.

¿Puede Mastodon realmente arrebatar el trono a Twitter? Resulta poco probable

Aunque en el plano puramente técnico cualquiera puede ponerse a los mandos de un servidor de Mastodon, la propia red social reconoce que sus usuarios suelen estar escorados hacia la izquierda y están interesados en temáticas como la protección de la comunidad LGBT y la defensa del medio ambiente.

Para ser incluidos en la lista de servidores recomendados de Mastodon, los interesados deben suscribir un convenio en virtud del cual deben promover la moderación activa de contenidos contra el racismo, el sexismo, la homofobia y la transfobia.

Rochko asegura que su trabajo no está orientado ni a la izquierda ni a la derecha y que se limita a hacer cumplir lo que deberían ser a día de hoy normas básicas en las redes sociales (cortar las alas a los comentarios de odio, por ejemplo).

Aunque Mastodon se erige a bote pronto en una plataforma alternativa a Twitter, lo cierto es que la experiencia de uso en una y otra red social es radicalmente diferente. En Mastodon los «toots» con la vitola de virales son compartidos tan solo entre 50 y 100 veces. Pero a cambio el usuario puede desenvolverse en un entorno mucho más seguro sin temor a ser confrontado eventualmente como trols.

Además, y pese a creciente influencia, el diseño descentralizado de Mastodon hace complicado que esta red social puede de verdad destronar a Twitter. «Mastodon es un proyecto de carácter voluntario cuyo desarrollo recae mayoritariamente en una sola persona. Twitter es, en cambio, una red social valorada en 44.000 millones de dólares», recalca Rochko.

Sin embargo, quizás la verdadera razón por la que Mastodon no puede hacer morder el polvo a Twitter es simplemente porque todo el mundo está en la red social del pajarito y muy pocas personas están, por el contrario, presentes en la plataforma que aspira a erigirse en su alternativa.

«Twitter es todavía una red social muy influyente. No hay nada realmente equivalente a ella, por lo que la gente que está interesada en Twitter está de alguna manera atrapada allí», subraya Paris Marx, que desde el podcast «Tech Won’t Save Us»critica ferozmente a las «Big Tech» y sigue utilizando la red social del pájaro azul a su pesar.

 

Llegó el día: Google "dispara y entierra" a Hangouts, su servicio de mensajería instantáneaAnteriorSigueinteInstagram da el susto de sus vidas a los usuarios este Halloween: miles de cuentas fueron suspendidas y esta es la razón

Contenido patrocinado