Social Media Marketing

¿Meme o delito? Un médico turco la lía en Twitter al comparar a Erdogan con Gollum

erdogan1Cada vez más a menudo, los políticos protagonizan los mejores memes que se pueden encontrar en la red.

Para muestra un botón. Pruebe a buscar el nombre de cualquiera de nuestros políticos en Twitter y comprobará cómo sus frecuentes intervenciones televisivas son una inagotable fuente de inspiración para todos los genios anónimos que esperan pacientemente su momento de gloria en la red social.

Pero al turco Bilgin Ciftci, médico de profesión, un meme le ha jugado una mala pasada. Tan mala que ya ha perdido su empleo y podría pasar los próximos dos años entre rejas.

Y es que en Turquía, insultar al presidente es un delito penado con hasta cuatro años de prisión. Así lo recoge el artículo 299 del Código Penal, en el que se establece que la figura de presidente es inviolable y casi sagrada, y por tanto, no puede ser objeto de burlas.

Posiblemente esto fue lo último que se le pasó por la cabeza a Ciftci la noche en que decidió tuitear un fotomontaje en el que comparaba al presidente Recep Tayyip Erdogan con el popular Gollum, personaje de la saga "El señor de los anillos".

Según recoge el diario Cumhuriyet, el turco no tendrá otro remedio que esperar la sentencia del tribunal, que ha ordenado un peritaje para definir si el parecido físico entre ambos constituye un delito de insulto al presidente.

La acusación pide dos años de cárcel, pero en su defensa Hicran Danisman, abogada de Ciftci, ha asegurado que “Gollum no era una mala persona”, por lo que no se puede determinar una intención delictiva. Y para demostrarlo, la letrada ha invitado al juez a crear un comité de psicólogos y expertos en cine para valorar si Gollum es (o no) un personaje malvado.

“Primero queríamos considerar el caso bajo el prisma de la libertad de expresión, subrayando que el Tribunal de Derechos Humanos de Estrasburgo ha confirmado el derecho a realizar caricaturas, incluso ofensivas, de políticos, pero los jueces no nos hicieron caso”, explicó la abogada.

“Así, el juicio se ha convertido en una tragicomedia. Nuestra defensa también es cómica. Han empezado a juzgar a Gollum, y en las próximas sesiones no defenderé a mi cliente, sino que defenderé a Gollum”añadió.

erdogan

Este desaguisado ha llegado a oídos de Peter Jackson, director de la película, cuya reacción no se ha hecho esperar. En un comunicado, Jackson asegura que “si las imágenes son, en verdad, las que forman la base de la demanda, afirmamos categóricamente: en ninguna de ellas aparece Gollum. Todas son del personaje llamado Sméagol”.

Y añade leña al fuego afirmando que “Sméagol es un personaje dulce, alegre. Sméagol ni miente, ni engaña, ni trata de manipular a otros. Él no es malvado, conspiranoico o malicioso. Esos son rasgos propios de la personalidad de Gollum, que nunca debe de ser confundido con Sméagol”. Y concluye: “Sméagol nunca soñaría con ostentar el poder sobre aquellos que son más débiles que él. No es un tirano. En realidad es adorable. Por eso es por lo que a todo el mundo le gusta su carácter”.

Veremos qué le depara esta gracieta al doctor pero, en principio, no pinta nada bien. Turquía ocupa el puesto 149 de 180 en el "World Press Freedom Index", elaborado por Reporteros sin Fronteras. Este índice mide el grado de libertad de prensa existente en cada país. Según la ONU, “la libertad de información en Turquía sigue retrocediendo: cibercensura, procesos judiciales, despidos de periodistas críticos, prohibición de hacer publicaciones sobre ciertos temas…”.

Y lo que es más. La Corte Internacional de los Derechos Humanos determinó que Turquía violó la Declaración Universal de los Derechos Humanos al prohibir el acceso a YouTube desde mayo de 2008 a octubre de 2010. El acceso a Twitter también fue bloqueado en marzo del año pasado.

Muchos tuiteros turcos han mostrado su apoyo a Ciftcti al sugerir que sería más acertado comparar a Erdogan con Saruman o Denethor, personajes cegados por su ansias de poder.

Te recomendamos

Eficacia

Atresmedia

ADN by DAN

icemd

Compartir