líderes en noticias de marketing, publicidad y marcas

Al metaverso de Meta le crecen los enanos dentro y fuera de la compañía

Social Media MarketingAvatar de Mark Zuckerberg en el metaverso

El metaverso de Meta tiene feroces críticos dentro y fuera de la compañía

Al metaverso de Meta le crecen los enanos dentro y fuera de la compañía

Esther Lastra

Escrito por Esther Lastra

Un buen número de empleados de Meta no oculta su malestar con la (carísima) obsesión de la compañía por el metaverso.

Mark Zuckerberg ha fiado al metaverso el propio futuro de su empresa. Pero tan arriesgada apuesta podría salirle muy cara al CEO de Meta, que hace casi un año dejó de ser Facebook para pasar de nuevo por la pila bautismal haciendo un guiño al metaverso, la tecnología que supuestamente pondrá patas arriba la red de redes tal y como hoy la conocemos.

Casi doce meses después de que Facebook se metamorfoseara en Meta el cacareado metaverso sigue sin convencer a muchos dentro y fuera la compañía, que aloja en sus entrañas a feroces críticos de esta tecnología.

De acuerdo con reportaje recientemente publicado por The New York Times, un buen número de empleados de Meta no oculta su malestar con la obsesión de la compañía por el metaverso, a la cual se refieren como un (carísimo) capricho personal de Mark Zuckerberg.

El CEO y fundador de Facebook ha desembolsado la friolera de 10.000 millones de dólares en el metaverso, un concepto emborronado aún por la densa neblina de la incertidumbre que no ha sido capaz de concitar demasiado apoyo hasta la fecha. No en vano, en el último año los títulos de Meta han sufrido un prolapso del 60%.

Los trabajadores de Meta se lamentan de los continuos cambios de estrategia de la compañía y se refieren, de hecho, al metaverso con el nombre de MMH, un acrónimo de «Make Mark Happy» (hacer feliz a Mark).

Meta está aumentando la presión sobre su plantilla para ganar así apoyos para el metaverso

En mayo de este año Blind, la red social profesional anónima, entrevistó a 1.000 trabajadores de Meta y solo el 58% dijo entender la apuesta por el metaverso de la compañía.

Además, altos ejecutivos de Meta como Vishal Shah, vicepresidente de la división de la compañía consagrada al metaverso, han criticado en «petit comité» el escaso número de empleados que utilizan hoy por hoy la plataforma de realidad virtual Horizon Worlds.

Shah no es el único que ha dado un tirón de orejas a los empleados de Facebook. En junio Zuckerberg admitió públicamente que «probablemente hay un montón de personas en la empresa que no deberían estar aquí». Quizás por ello, y de acuerdo con los trabajadores consultados por The New York Times, Meta estaría efectivamente aumentando la presión sobre su plantilla a fin de desembarazarse de los empleados con menos rendimiento.

La galopante presión a la que Meta somete a su plantilla se ha traducido en un aumento del interés (forzoso) de los empleados en el metaverso y también en un incremento del uso de gafas de realidad virtual entre los trabajadores (muchos de los cuales aún no tienen este «gadget», esencial para incursionar en mundos virtuales).

Quizás la estrategia de Meta de apostar por el metaverso no sea en modo alguno errada. Hablamos, al fin y al cabo, de un proyecto a largo plazo que tardará inevitablemente en echar brotes verdes y hasta entonces el nerviosismo echará anclas casi ineludiblemente en los empleados y los inversores de Facebook. Habrá que esperar para comprobar si la paciencia logra ganar o no la partida al nerviosismo.

 

La televisión a la carta y las redes sociales han desplazado a la televisión tradicionalAnteriorSigueinteMeta robustece su metaverso (aún endeble) mediante una alianza con Microsoft

Contenido patrocinado