Social Media Marketing

Nestlé despide a JPelirrojo y abre el debate: ¿Cómo deben trabajar marcas e influencers?

jpelirrojo - copiaAlegrarse o reírse de la muerte de alguien nunca está justificado y, por desgracia, esto es lo que llevamos viendo durante toda esta semana tras la trágica muerte el pasado sábado 9 de julio en la plaza de toros de Teruel del torero Víctor Barrio.

Tras conocerse la noticia Twitter comenzó a llenarse no solo de mensajes de apoyo y condolencias a la familia y la viuda sino que los comentarios que únicamente pueden ser calificados como repugnantes, fueron también protagonistas.

Bajo la difusa bandera de la defensa de los derechos de los animales muchos usuarios inundaron la red social con publicaciones en los que mostraban su alegría y regocijo ante la muerte del torero. Muchos fueron un paso más allá y llegaron a responder en el mismo tono a los tuits publicados por a la viuda en los que agradecía las muestras de apoyo recibidas.

Por suerte, la humanidad y la coherencia salieron a relucir y otros tantos usuarios condenaron este tipo de comentarios dejando claro que no representaban a los antituarinos y que estaban totalmente fuera de lugar.

Una situación que se ha extrapolado a otros ámbitos llegando incluso a poner en el centro de la polémica a marcas como Nestlé. La compañía ha sido víctima de un boicot en Twitter por trabajar con el youtuber JPelirrojo que publicó una serie de tuits en los que mostraba su alegría por la muerte del torero.

La red social no tardó en mostrar su rechazo y condena pidiendo bajo el hashtag #BoicotNestlé que la compañía dejase de trabajar con el youtuber, imagen de la marca de helados Maxibon.

“Para Nestlé la vida humana está por encima de cualquier otra consideración. Por tanto, no podemos estar de acuerdo con ninguna opinión que no responda a este principio“, anunciaba a modo de breve comunicado tras las críticas recibidas.

Aunque la marca no ha cesado sus relaciones de forma inmediata (han sido necesarios miles de comentarios en Twitter), ya ha confirmado la rescisión de su contrato con el youtuber.

La relación de las marcas con los influencers

Youtubers e influencers se han convertido en uno de los grandes reclamos para las marcas a la hora de llegar a audiencias muy concretas. Hablamos de unos profesionales que cuentan con miles e incluso millones de seguidores en plataformas como Twitter o YouTube con audiencias fidelizadas que creen en los mensajes que lanzan.

Pero las marcas deben tener cuidado a la hora de trabajar con estos. Recordemos que son personas con sus ideas y valores a los que no van a renunciar por una campaña. No es ni debe ser su estilo o de lo contrario sus audiencias dejarían de seguirles. En su autenticidad reside la clave de su éxito y esto es algo que las marcas deben tener muy presentes.

“Con la decisión de despedir al youtuber, la marca de alimentación se posiciona de manera valiente y toma una decisión responsable y coherente”, manifiesta a través de su blog Pablo Herreros, socio director de Goodwill Comunicación. Una postura que califica como una auténtica apuesta por la responsabilidad social corporativa.

“Recibirán todo tipo de comentarios al respecto, incluyendo los de los tocahuevos de siempre, que acusarán a la multinacional de hacerlo para sacar tajada, para subirse al carro ganador o chorradas similares. Los tontoalastrés no descansan nunca, pues son los mismos que si no, habrían acusado a Nestlé de irresponsables por no despedir a JPelirrojo”, explica Herreros.

Lo cierto es que Nestlé ha sabido atajar la polémica de forma bastante resolutiva. Las redes sociales han sido el origen de las críticas y en ellas han mostrado su postura de forma breve y concisa. Un tuit. Nada de comunicados de prensa porque eso hubiese supuesto echar más leña al fuego. Misma estrategia que han seguido para anunciar el final del contrato con el youtuber como imagen de la marca de helados.

“Al youtuber es muy probable que se le caigan contratos publicitarios de otras marcas, que verán ahora en él un riesgo reputacional y no un joven majete con el que llegar a sus clientes”, señala Herreros. Por el momento sigue en la misma línea que le ha llevado a ser el centro de la polémica aunque es probable que con el tiempo acabe reflexionando a través de alguno de sus vídeos sobre la situación que se ha originado.

Entonces, ¿cuál es la clave para contratar a un influencer?

Todo aquel que piense que Nestlé ha cometido un error contratando los servicios de un profesional como JPelirrojo está tan equivocado como sus comentarios fuera de lugar.

Como ya hemos señalado en este artículo y conviene recalcar, los youtubers e influencers son profesionales, sí, pero también personas con ideas y valores que las marcas ni pueden ni deben cambiar con la vista puesta en echar las garras a sus suculentas y fidelizadas audiencias.

JPelirrojo ha sido una gran elección para Nestlé a la hora de promocionar un producto como Maxibon. El youtuber cuenta con una imagen blanca y desenfadada que conecta con los más jóvenes sin problema. Y ese era precisamente el objetivo de la compañía.

La reflexión que debemos extraer y que resume muy acertadamente Pablo Herreros es que quizás la mejor opción a la hora de escoger un influencer pase por su calidad humana, y no tanto por el número de seguidores.

Nestlé explica la gestión de la crisis

Desde MarketingDirecto.com nos hemos puesto en contacto con Nestlé para conocer cómo se ha producido toda la polémica. En palabras de Amets Uriarte, responsable de redes sociales de Nestlé España, la compañía contrató a JPelirrojo para su campaña de verano de Maxibon, “Maxituber”.

Uriarte señala que contaron con los servicios del youtuber por su “imagen blanca” alejado de cualquier tipo de polémica, así como por su capacidad para llegar a los consumidores jóvenes. El pasado lunes 11 de julio comenzaron a realizar un chequeo en redes sociales cuando encontraron los comentarios vertidos en Twitter por el youtuber así como el hashtag #BoicotNestlé.

De sus palabras se desprende que desde el primer momento que vieron los comentarios del youtuber la compañía tuvo clara la rescisión del contrato, ya que los valores de Nestlé no encajan con este tipo de pensamientos. De esta forma se publicó el primer tuit, dejando claro este pensamiento ganando así tiempo antes de la toma de la decisión final ya que entraban en juego “implicaciones legales y contractuales”.

A esto hay que sumar que Uriarte ha dejado claro que la relación de la marca con el youtuber siempre se ha realizado a través de terceros (agencia) lo que ha hecho que todo el proceso se ralentizase más de lo esperado.

Finalmente conocíamos el tuit en que se informaba del despido. Explica que la campaña sigue en funcionamiento y los resultados están siendo óptimos. No han pensado en contratar los servicios de otro influencer o youtuber para continuar con la acción.

Uriarte recalca que aunque no se hubiese producido el #BoicotNestlé en Twitter la empresa habría tomado igualmente la decisión de poner fin al contrato. Respecto a la gestión de esta crisis expresa que “hay gente que nos ha criticado pero también nos hemos encontrado con halagos y estamos satisfechos”, manifiesta señalando que la marca ha visto dañada su imagen en redes sociales pero “hemos actuado correctamente”.

Las declaraciones finalizan explicando que este asunto no va a suponer un problema para que la marca trabaje en un futuro con estos profesionales.

Te recomendamos

Energy Sistem

School

Podcast

BTMB18

Compartir