Social Media Marketing

5 claves por las que Operación Triunfo ha pasado de viejo recuerdo a nuevo fenómeno social

Operación Triunfo o 5 claves para hablar a los millennials de tú a tú

Operación Triunfo o 5 claves para hablar a los millennials de tú a túHace 16 años España se encontraba viviendo un auténtico fenómeno de masas. Operación Triunfo, el primer reality musical llegaba a nuestro país para dejar huella y causar furor en el público gracias a un grupo de jóvenes soñadores que aspiraban a hacer de su pasión su forma de vida.

Tal fue el éxito del formato que la mayoría de los participantes de aquella primera edición pueden presumir de formar parte a día de hoy de la industria musical.

Los años siguientes, a pesar de los sucesivos intentos, incluso cambiando de cadena y de presentadores, el programa fue cayendo en el olvido hasta desaparecer por completo de la pequeña pantalla y pasar a formar parte de la historia de la televisión en nuestro país y, por supuesto, de la memoria de los espectadores.

Hasta que, en 2017, y al hilo del exitoso concierto reencuentro de los participantes de la primera edición, Operación Triunfo volvió a la cadena que le vio nacer en una arriesgada apuesta que ha resultado ser una de las mejores inversiones no solo de TVE sino de la televisión en general de los últimos años.

Pero, ¿cuáles han sido las verdaderas claves de la buena acogida de esta nueva edición? Analizamos 5 aspectos clave que han hecho de OT el hit televisivo del año.

1. Sumarse a la moda del remake en el momento adecuado
El 2017 ha sido el año de los “remakes”. Han sido muchos los ámbitos en los que hemos visto renacer productos como el Nokia 3310 o la mítica Game Boy y la televisión también ha querido sumarse a esta tendencia.

Pero a diferencia del teléfono de la compañía finlandesa, TVE supo aprovechar el momento. A raíz de los exitosos conciertos de “El reencuentro” de los concursantes de la primera edición y las excelentes cifras de los programas especiales emitidos por la cadena pública, la apuesta parecía ganadora.

Se había vuelto a hablar de Operación Triunfo. La conversación en redes sociales estaba más viva que nunca y los sentimientos del público que vivió el nacimiento del programa en su adolescencia volvieron a aflorar.

Las piezas encajaban y el puzle estaba prácticamente hecho.

2. Inmediatez y transparencia
No obstante, dar vida a un formato que llevaba muerto mucho tiempo suponía una apuesta a vida o muerte.

Si, por un lado, todo el ruido generado en redes sociales parecía el caldo de cultivo perfecto para germinar un nuevo fenómeno, por otro también se corría el riesgo de que el público le diese la espalda. Es por ello que todo debía estar muy bien atado. Y así lo hicieron.

En un momento en el que el público objetivo del programa, el millennial y centennial, ve cada vez menos la televisión en directo y las segundas y terceras pantallas cobran una especial relevancia, la renovada versión de OT no podía quedarse al margen de todo ello.

Los responsables de TVE supieron entender el contexto en el que se consumen contenidos y apostaron hacer de la inmediatez y la transparencia su bandera. Twitter y, sobre todo, YouTube han sido claves en este sentido.

Dar la posibilidad al público de ver todo lo que sucede, sin ediciones de ningún tipo, al minuto y de forma gratuita, dentro de la academia ha satisfecho la demanda de contenido a la carta y la flexibilidad de visionado ayudándoles a estar permanentemente en contacto y favoreciendo la creación de un sentimiento de comunidad.

3. Las redes sociales, el verdadero “triunfito” de OT

A pesar de que las galas en directo emitidas los lunes han ido aumentando las cifras de audiencia semana tras semana, buena parte del éxito de OT se debe a las redes sociales.

A través de estas plataformas, los usuarios comentan, opinan, hacen campaña e interactúan con otros usuarios y con el propio programa generando un gran número de contenidos, conversación, trending topics a diario y, por supuesto, un fenómeno fan como hace mucho tiempo no se veía.

Los usuarios se convierten no solo en espectadores pasivos, sino también en informadores activos que se encargan de hacer llegar lo más destacado de los concursantes al resto de la comunidad.

Junto a ello, en esta edición, a pesar de mantener el aislamiento de los participantes, sí les han proporcionado móviles con los que los propios “triunfitos” crean contenido exclusivo desde dentro de la academia.

Selfies, stories y fotos de todo tipo inundan los perfiles de los concursantes de la misma manera que ocupan buena parte de los feeds de los millennials y centennials españoles.

4. Hablar de millennial a millennial
Es, precisamente, esta similitud entre los jóvenes concursantes y los seguidores lo que ha contribuido al éxito del programa y es que, el público puede verse reflejado en sus virtudes, sus sueños, aspiraciones, su trabajo diario y formas de pensar.

Pero también en sus defectos, en sus miedos e inseguridades o en su compromiso por normalizar temas como la libertad sexual o las enfermedades mentales.

El hecho de que no exista ni trampa ni cartón, de que se le hable al público en su propio idioma conectando con lo que siente, con lo que piensa y con lo que defiende, ha sido decisivo para dar forma a esta gran burbuja.

5. Cambiar la forma pero no el fondo
Una de las decisiones más complicadas cuando se da una segunda oportunidad a un formato es qué cambiar y qué mantener.

Adaptar el programa a la nueva forma en la que el público consume contenidos audiovisuales y se comunica es esencial si lo que se pretende es obtener al menos la atención inicial.

Pero lo que nunca debe ser transformado es la esencia que ha llevado a un programa a ser, en algún momento, el más visto de nuestro país.

Quizá eso haya sido la mejor decisión de TVE y la mayor alegría de los espectadores que disfrutan reviviendo recuerdos y sentimientos de un programa que conecta con los jóvenes de ahora por su estrategia multicanal y con los de antes por su esencia que permanece intacta.

La autenticidad en su estado más puro ha vuelto a la televisión y, después de tanto reclamarla, los espectadores la aplauden.

Te recomendamos

#Highway2Sales

Eficacia

Atresmedia

ADN by DAN

Compartir