Social Media Marketing

Trump carga contra las redes sociales (las mismas que le llevaron a la Casa Blanca)

La "pataleta" de Trump contra Twitter se traduce en un decreto para quitar poder a las redes sociales

Trump firmó ayer un decreto que prevé una serie de cambios legales para despojar a las redes sociales de su libertad a la hora de moderar contenidos en sus dominios.

donald trumpHace unos días Twitter tomaba de decisión (histórica) de etiquetar por primera vez como información dudosa algunos de los tuits de Donald Trump, extraordinariamente activo en la red social del pajarito.

Al presidente de Estados Unidos le sentó lógicamente a cuerno quemado semejante afrenta y su venganza contra Twitter ha acabado tomando la forma de un decreto sin precedentes (y con pocas posibilidades de recibir el visto bueno del Congreso) que prevé una serie de cambios legales para despojar a plataformas como Twitter, Facebook, YouTube y Google de su actual inmunidad frente a eventuales litigios por los contenidos que vuelcan allí sus usuarios y también de su libertad a la hora de moderar tales contenidos.

Si bien Trump debe en buena parte a las redes sociales el hecho de ser el actual inquilino de la Casa Blanca, ahora (cuando quedan apenas cinco meses para las elecciones presidenciales) ha decidido arremeter duramente contra ellas y no solo con palabras sino también con hechos.

"¡Este va a ser un gran día para las redes sociales y la imparcialidad!", aseguraba ayer Trump en un tuit. Y poco después el borrador de su controvertido decreto comenzó a difundirse por la red de redes.

La orden firmada ayer por el máximo mandatario de Estados Unidos da una vuelta de tuerca a la sección 230 de la ley de Decencia de las Comunicaciones de 1998, el apartado que regula la responsabilidad de los "players" digitales ante los contenidos publicados en sus dominios, con el último objetivo de limitar la protección federal otorgada a empresas como Twitter y compañía.

El decreto de Trump quiere despojar a las redes sociales de su inmunidad ante posibles litigios y de su libertad a la hora de moderar contenidos

Desde hace algún tiempo los republicanos se lamentan de que Twitter y otras compañías "techies", habitualmente escoradas hacia el Partido Demócrata, censuran el debate político al acallar supuestamente a las voces conservadoras (incluyendo al propio Trump).

Amparadas en su estatus de plataformas (y no de editores de contenidos, el mismo que tienen los medios de comunicación), las redes sociales están eximidas de responsabilidad sobre las publicaciones de sus usuarios. Pero Trump considera que Twitter, al tildar de información dudosa algunos de sus tuits hace unos días, no merece realmente tal estatus.

En virtud de decreto firmado por Trump, cualquier usuario que sienta discriminado por ver eliminados su mensajes y ver suspendida su cuenta podrá, si así lo desea, emprender acciones legales contra las plataformas digitales.

El objetivo de la Casa Blanca es que los reguladores puedan pronunciarse sobre los criterios utilizados por este tipo de plataformas para moderar contenidos. En este sentido, el decreto podrá coordinar la acción de los fiscales generales de los estados para supervisar la situación y actuar contra eventuales abusos y retirar publicidad institucional de plataformas que supuestamente violan la libertad de expresión.

Los expertos en derecho no creen que el decreto pueda prosperar en el Congreso, por lo que la última jugada de Trump sería más una cortina de humo que otra cosa. ¿El objetivo? Desviar la atención de la crisis del coronavirus, que se ha cobrado ya más de 100.000 vidas al otro lado del charco.

Te recomendamos

DMEXCO

Hootsuite

Outbrain

Xandr

Compartir