Social Media Marketing

El perfil en Facebook de un usuario estadounidense vale el doble que el de un español

futuramaPuede que alguna vez se haya planteado alguno de estos interrogantes: ¿Cuánto valen mis perfiles en redes sociales? ¿Qué perdería Facebook si borrase mi cuenta? ¿Qué precio pagan las marcas para conectar conmigo? Resulta complicado dar respuestas a estas preguntas, pero aunque suene frío, nuestra presencia online tiene un precio.

Y lo que es más, nuestro valor online puede depender de numerosos factores, entre ellos, nuestra nacionalidad. Por desgracia, no es lo mismo ser español, que sudamericano o estadounidense. Así lo demuestra una investigación realizada por un equipo de la Universidad Carlos III de Madrid. El un usuario español en Facebook vale la mitad que un estadounidense. A su vez, la cuenta del español vale el doble que el perfil de un usuario de Bangladesh.

Los hermanos e investigadores Ángel y Rubén Cuevas Rumín han desarrollado una herramienta que informará a los usuarios del valor que generan sus conexiones a la red. Su nombre es Personal Data Valuation Tool y su objetivo es meramente divulgativo.

facebook

Según concluye la investigación, los cada vez más populares millennials forman parte de la audiencia publicitaria más codiciada (y por ende, más cara) dentro de Facebook, si bien es cierto que las tarifas varían en función de la región, siendo una audiencia muy cotizada en Reino Unido y algo más asequible en Francia.

El perfil más codiciado corresponde al de una mujer estadounidense, de mediana edad y aficionada al fitness. En definitiva, el perfil de un usuario occidental tiene un mayor valor que el de un latinoamericano o asiático.

Tal y como recoge hoy el diario El País, la exhaustiva investigación va mucho más allá y arroja datos muy interesantes en lo que a publicidad online se refiere. Por ejemplo, el CPC (coste por clic) es más caro en los hombres, mientras que en las mujeres ocurre lo mismo en el CPM (coste por soporte). Tal y como Google hace con AdWords, Facebook aplica diferentes tarifas publicitarias dependiendo de las visualizaciones y los clics en los diferentes anuncios.

facebook2

La herramienta desarrollada realiza un seguimiento simultáneo de más de 30.000 perfiles. Por el momento, no han recibido ninguna llamada de atención por parte de los responsables de la red social, aunque los investigadores no descartan que Facebook pronto les deniegue el acceso a tal cantidad de datos. “Nos preguntamos cuándo será cada cierto tiempo, pero pensamos que es difícil bloquear el acceso a toda la universidad. Sería muy agresivo por su parte” afirman.

Pese a que el proceso de seguimiento de las cuestas intenta respetar la privacidad de cada perfil, existen dudas respecto a los límites que pueden sobrepasar. En este sentido, Ángel Cuevas subraya que “no podemos saber que eres tú exactamente. No con nombres apellidos, pero sí que eres una española que vive en San Francisco y tiene cierta afinidad política y cultural”.

En un futuro, la investigación podría extenderse a otras plataformas, como Twitter y Google. El objetivo de los investigadores es conocer mejor a los electores de cara a las próximas elecciones generales en España. “El afín al PSOE es el más común ahora mismo, quizá porque llevan más tiempo dentro de Facebook”.

A día de hoy, los hermanos no cuentan con un modelo de negocio asociado a su herramienta, pero se plantean crear una start-up para comercializar su idea y permitir que otros puedan utilizarla. Por el momento, su mayor preocupación es “sacar una plaza en la universidad” confiesan.

El equilibrio entre publicidad online y privacidad de los usuarios ha sido uno de los temas más debatidos por el MIT, el centro de investigación científico de la costa Este de Estados Unidos. Las redes sociales saben mucho más de lo que sus usuarios creen. Heather West, responsable de políticas públicas del navegador Mozilla Firefox puso un claro ejemplo de ello: “Me fío de Fitbit y lo llevo siempre puesto. Soy consciente de que sabe mucho de mí, cómo duermo, cuánto y cuándo me muevo, pero confío porque sé, y así lo han demostrado, que no trafican con mis datos. Los usan para adaptar mejor el producto, pero no los venden a terceros con mi nombre. Los investigan de forma impersonal, anónima”.

Sin embargo, no todas las compañías gestionan de forma lícita los datos de sus usuarios. David Choffness, de la Notheastern University en Boston, denunció cómo muchas de sus aplicaciones recopilan datos innecesarios para después comercializarlos. “Hemos llegado a ver una aplicación de recetas que toma tu localización. ¿Para qué quieren ese dato si se supone que es para cocinar?” se cuestiona.

Te recomendamos

Eficacia

Atresmedia

ADN by DAN

icemd

Compartir