líderes en noticias de marketing, publicidad y marcas

¿Qué plan (probablemente controvertido) está urdiendo Elon Musk para Twitter?

Social Media MarketingA Elon Musk se le ha metido entre ceja y ceja la adquisición de Twitter

Los planes que Elon Musk tiene en mente para Twitter

¿Qué plan (probablemente controvertido) está urdiendo Elon Musk para Twitter?

Esther Lastra

Escrito por Esther Lastra

No pocos observadores temen que, con Elon Musk al timón, Twitter podría terminar haciendo un flaco favor a la democracia (y deteriorándola severamente).

Elon Musk parece decidido a echar el guante a Twitter, una compañía a la que el pasado jueves puso una oferta de 43.400 millones de dólares sobre la mesa. No está claro si su plan para adquirir la red de microblogging prosperará finalmente, pero no pocos observadores temen que, con Musk al timón, Twitter podría terminar haciendo un flaco favor a la democracia (y deteriorándola de manera severamente).

A muchos les preocupa que la democracia quede a merced de multimillonarios como Elon Musk que, con dinero a espuertas en sus cuentas corrientes, buscan hacerse con el control de plataforma globales de información.

Twitter no parece, no obstante, inclinado a plegarse a los deseos de Musk y la semana pasada aprobaba un plan con el último objetivo de robustecer los derechos de los actuales accionistas de la compañía. El plan orquestado por Twitter prevé que otros accionistas puedan comprar títulos con descuento si el comprador se dispone a echar el lazo a más del 15% de las acciones. Esta táctica es conocida en el universo de los negocios como «píldora envenenada» y es la que esgrimen habitualmente las empresas cuando se ven amenazadas por adquisiciones no deseadas.

La obsesión de los multimillonarios por los medios de comunicación y las plataformas de información

Puede que Twitter logre hacer naufragar eventualmente los planes de Musk, pero lo cierto es que el CEO de Tesla no es el primer multimillonario que se vale de su fortuna para adquirir (o al menos intentarlo) una plataforma global de información. Hace algunos años Jeff Bezos, fundador de Amazon, echaba el lazo al emblemático diario estadounidense The Washington Post por 250 millones de dólares (una auténtica ganga si la comparamos con Twitter).

Pero hay más ejemplos. Marc Benioff, fundador de Salesforce, compró en su día la revista Time por 190 millones de dólares y Sheldon Adelson, un magnate estadounidense de los casinos fallecido el año pasado (y también uno de los mayores donantes de Donald Trump), adquirió un diario local de Las Vegas para utilizarlo a favor de su negocio.

Otros multimillonarios como Richard Murdoch y Mark Zuckerberg deben sus respectivas y abultadísimas fortunas a los medios y a las redes sociales respectivamente. Se da la circunstancia de que en una conferencia TED celebrada recientemente Elon Musk se refirió de manera particularmente crítica a Mark Zuckerberg por aglutinar demasiado poder en sus manos.

«Mark Zuckerberg es propietario de Facebook, Instagram y WhatsApp y su control sobre estas compañías es absolutamente total e indiscutible. No vamos a hacer lo mismo en Twitter», aseveró Musk.

En Meta Zuckerberg tiene una inconmensurable cantidad de control en sus propias manos porque en la compañía hay diferentes tipos de títulos. Y aunque Zuckerberg no tiene en su haber la mayoría de las acciones, sí tiene la mayor parte de los derechos de voto.

De acuerdo con los expertos, Twitter es una adquisición potencialmente muy interesante porque en la red social de pajarito no hay diferentes tipos de títulos que garanticen a propietarios individuales una influencia desproporcionada sobre la compañía.

¿Regresaría Donald Trump a Twitter si Elon Musk comprara la red social?

Todo podría cambiar, no obstante, si Musk logra comprar Twitter y privatiza la compañía en su conjunto. El jefe de Tesla ya ha anunciado que su intención es convertir Twitter es una plataforma de código abierto si logra obtener el control de la red social. Y ha asegurado asimismo que, en caso de duda, Twitter se posicionaría siempre en favor de la libertad de expresión y que la eliminación de posts y el bloqueo de usuarios serían una excepción.

La firme apuesta de Elon Musk por la libertad de expresión podría favorecer el retorno del expresidente Donald Trump a Twitter. Al fin y al cabo, Musk ha demostrado en alguna ocasión estar muy cercano en sus posicionamientos a Trump.

Más allá de la posible resurrección de Trump en Twitter, a algunos les preocupa que en la adquisición de la red social por parte de Musk pudiera estar involucrado un buen amigo del empresario sudafricano: Peter Thiel. Musk y Thiel se conocen de su etapa en PayPal, donde ambos ganaron dinero a espuertas en calidad de cofundadores de la compañía.

El dinero que Musk ganó con PayPal lo invirtió en Tesla y SpaceX, mientras que Thiel fue uno de los primeros inversores de Facebook y ello le reportó ganancias multimillonarias.

Thiel es un personaje controvertido por su particular manera de entender la libertad de expresión. Fue, de hecho, él quien financió la demanda del exluchador Hulk Hogan contra la web estadounidense Gawker, que terminó quebrando como consecuencia de litigio. Gawker se convirtió para Thiel en un enemigo número uno a batir tras airear públicamente su homosexualidad.

Que Thiel pueda estar implicado en la oferta que Musk ha hecho llegar a Twitter es en todo caso más que un mero rumor. Y el propio CEO de Tesla ha dado fuelle a las sospechas asegurando que podría haber otras partes interesadas en adquirir Twitter.

Se especula asimismo con la posibilidad de que la empresa de inversión Apollo Global Management quiera tomar parte en la adquisición de Twitter por parte de Musk. Apollo Global Management es propietaria actualmente de Yahoo!, un gigante digital venido a menos, y con la adquisición de Twitter su porfolio se vería notablemente reforzado.

Pese a que la adquisición de Twitter por parte Musk es potencialmente problemática, lo cierto es que desde el punto de vista legal se los pueden poner pocos peros. Puesto que Musk no está involucrado en más redes sociales y más medios de comunicación, su entrada en escena en Twitter no vulneraría en modo alguno las leyes de la competencia. A Musk se le podría perseguir única y exclusiva si su ideología libertaria extrema en relación con la libertad de expresión (la que aplicaría también a Twitter) pusiera en jaque la ley. El sudafricano ha asegurado, en todo caso, que bajo su batuta la red de microblogging acataría siempre la legislación vigente.

 

Smartbox participa en la próxima edición del Mutua Madrid OpenAnteriorSigueinteCHIC-KLES GUM celebra el fin de las mascarillas en España repartiendo chicles gratis

Contenido patrocinado