líderes en noticias de marketing, publicidad y marcas

Por qué Clubhouse tiene suficiente potencial para no ser flor de un día

Social Media MarketingClubhouse, la red social de moda

¿Sobrevivirá Clubhouse en la galaxia 2.0?

Por qué Clubhouse tiene suficiente potencial para no ser flor de un día

Clubhouse ha salido del cascarón en el momento adecuado, cuando la pandemia del coronavirus se ha erigido en catalizadora de la digitalización y de un formato cada vez más en boga: los podcasts.

En la galaxia 2.0 refulge con inusitada fuerza desde unos días una red social que ambiciona dar la vuelta como a un calcetín al panorama tradicionalmente uniforme de los social media: Clubhouse.

Este nuevo «hype» oriundo de Silicon Valley destaca porque su foco está puesto única y exclusivamente en el formato audio. En Clubhouse el usuario tiene la posibilidad de escuchar conversaciones en directo sobre toda una plétora de temas (a menudo extraordinariamente especializados). Pero lo que quizás llama más la atención de esta red social de nueva hornada es su exclusividad, puesto que parece acceder a ella hay que estar provisto de invitación.

Clubhouse se gestó al otro lado del charco la pasada primavera y en los últimos días ha irrumpido con muchísima fuerza por estos lares.

Al abrigo de esta app tienen lugar discusiones en directo en las que todos los involucrados son convenientemente identificados con sus nombres y sus fotos de perfil.

Las conversaciones (algo así como podcasts en vivo) nacidas al calor de Clubhouse son iniciadas por moderadores en las denominadas «rooms» y cualquiera que así lo desee puede tomar parte en ellas. Levantando la mano (de manera virtual) y con la aquiescencia del moderador, el usuario puede realizar su propia contribución al debate.

Surgen así animadas y a veces acaloradas discusiones sobre todo tipo de temas, desde las redes sociales al emprendimiento pasando por la sostenibilidad.

La exclusividad, una de las razones del inusitada «hype» que ha surgido en torno a Clubhouse

Aunque el concepto en el que echa raíces Clubhouse es ya de por sí suficientemente atractivo, es quizás su exclusividad la que pone la guinda el pastel. Más allá de tener que estar provisto de una invitación para ingresar en esta red social, Clubhouse está por el momento únicamente disponible en la App Store de Apple.

Lo que parece claro es que Clubhouse ha salido del cascarón en el momento adecuado, cuando la pandemia del coronavirus se ha erigido en catalizadora de la digitalización y de un formato cada vez más en boga: los podcasts.

A diferencia de lo que sucede en otras redes sociales (YouTube, por ejemplo), el contenido alumbrado en el seno de Clubhouse puede consumirse casi en cualquier parte y momento del día (haciendo, por ejemplo, la compra semanal).

Otra ventaja competitiva de Clubhouse es que permite a la gente, huérfana actualmente de encuentros cara a cara, intercambiar ideas sobre toto tipo de temas con otras personas y hacerlo de manera 100% digital.

En las «rooms» de Clubhouse los usuarios tienen la oportunidad de codearse con expertos de manera tan exclusiva como gratuita, beneficiarse de sus conocimientos y formularles preguntas de manera directa (algo que de otra manera sería solo posible en conferencias y seminarios). En este sentido, Clubhouse pone muchísimo valor añadido en manos de sus usuarios.

Clubhouse ha recibido muchas loas, pero también no pocas críticas

Sin embargo, no todo es por supuesto de color de rosa en Clubhouse, donde cualquier usuario puede tiene potestad para crear una «room» y no hay, por tanto, filtro para las conversaciones potencialmente discriminatorias o injuriosas que tienen allí lugar. Este aspecto ha sido ya particularmente criticado en Estados Unidos, la patria chica de Clubhouse.

Ante las críticas, los responsables de Clubhouse se han comprometido a monitorizar mejor las actividades de sus usuarios, pero a día de hoy esa monitorización es más bien parca y pocos usuarios son excluidos de la app por su mal comportamiento.

Así y todo, Clubhouse está disponible a día de hoy solo para una pequeña minoría, algo que cambiará previsiblemente en el futuro, puesto que la app está por ahora en base beta. La intención de la red social es recabar el «feedback» de los usuarios y planificar cuidadosamente las actualizaciones pertinentes antes que realizar eventualmente un lanzamiento a gran escala de Clubhouse.

Por lo pronto, la app de marras parece hacer particularmente tilín a quienes se desenvuelven en el ámbito de la tecnología, el emprendimiento y los medios.

A pesar de que Clubhouse tiene aún a todas luces mucho margen de mejora, lo cierto es que quienes ya la han probado hablan a las mil maravillas de esta red social (al parecer increíblemente adictiva).

Es evidente que Clubhouse alberga mucho potencial en sus entrañas. En particular para aquellas personas que tienen algo que decir esta plataforma brinda condiciones casi paradisiacas. No habrá que perder de vista a la red social de moda en 2021.

MarketingDirecto.com tiene ya perfil en Clubhouse.

 

3 estrategias para diferenciarse de la competencia y arrasar en el mundo del e-commerceAnteriorSigueinteUna conejita de peluche busca soluciones para su tos impenitente en este encantador spot animado

Contenido patrocinado