Social Media Marketing

Por qué Facebook no funciona como canal de venta

Por qué Facebook no funciona como canal de venta La utilización de Facebook como canal de venta presenta tantas ventajas como inconvenientes. Sus defensores están continuamente presentando ejemplos de f-commerce (eCommerce en Facebook), argumentando que es rentable. Pero realmente no se trata de comercio electrónico, dado que no tiene beneficio, sino que es una extensión más de todo su plan de marketing en un canal llamado ‘Facebook’.

Esto lo explica Juan Macias en su blog, dando las diez razones principales por las que la red social más popular no funciona ni resulta útil como modelo de negocio.

1. No estamos aquí para comprar. La gente usa Facebook para hablar con los amigos, leer cosas curiosas, cotillear… pero no para comprar. De hecho, dos informes realizados por Webrends y Wordstream indican que el CTR medio de Facebook es del 0,05%, comparado con el 0,4% de Google.

2. Interfaz cambiante. El diseño de Facebook cambia de forma regular cada cierto tiempo, teniendo en cuenta además que cada aplicación de ecommerce dentro de la red está diseñada de forma diferente. No hay una coherencia ni un modelo que se mantenga en el tiempo, a diferencia de Apple, que siempre ha tenido una guía de diseño de interfaz, para ofrecer coherencia y sentido en todas sus aplicaciones.

3. Mala usabilidad. La utilización de Facebook no es sencilla ni intuitiva, sino que es compleja y tiene una curva de aprendizaje alta. Esto se puede comprobar fácilmente cuando se ve el tiempo de aprendizaje que tiene que invertir un recién llegado a la plataforma.

4. Anti – conversación. La interfaz de Facebook ni convierte al usuario ni llama la atención. La mala usabilidad mencionada anteriormente vuelve a hacerse patente cuando se intenta establecer una conversación entre seguidores y marcas.

5. No funciona en móviles. Desde el origen, Facebook se ha mantenido alejado del móvil, principalmente por la publicidad, ya que no sabían ni entendían como trasladar su sistema publicitario al iPhone. Además, la mayoría de aplicaciones están hechas en formato Flash, por lo que presentan aún más problemas de funcionamiento. Lo peor de todo es que parece que actualmente no están buscando ninguna solución a este problema, a pesar de la evidente tendencia cada vez mayor de usuario móvil.

6. La mala calidad del buscador. Con una palabra clave puede ofrecerte cientos de resultados, sin distinguir si se trata de páginas, aplicaciones o usuarios. Además, no suele presentar en ninguna de las entradas ofrecidas una llamada a la acción ni una presentación clara sobre si esa entrada contiene la información que realmente se está buscando.

7. Las empresas no entienden en qué consiste. Ni marcas ni agencias de marketing han captado aún la verdadera esencia de Facebook. Las enormes cifras de usuarios registrados es la única base que se tiene para vender la red social, pero no se comprueba su eficacia real. De esos miles de usuarios, ¿sabe en realidad cuantos visitan su página?

8. Ignoramos la publicidad. Es un hecho, los anuncios en Facebook son totalmente ignorados por el público. Si no, piense ¿recuerda alguna publicidad que haya visto durante esta última semana en la red? Además, la segmentación del público es bastante mala, mostrando anuncios que poco o nada tienen que ver con el usuario o con sus búsquedas.

9. No hay un botón de compra. Esto es un hecho más de la falta de llamada a la acción, la falta de persuasión hacia el usuario. La única opción posible que presenta Facebook ante las compras es enviarle fuera de la red social u obligarle a instalar una aplicación, con las decenas de permisos que el usuario debe conceder, entre ellos la posibilidad de publicar bajo su nombre. Se necesita algo más sencillo, más rápido y más útil, algo tan sencillo como ‘comprar’.

10. En realidad, es caro. La publicidad en Facebook es cara, además que el impacto es mínimo y el esfuerzo necesario es bastante alto. Salvo casos excepcionales, no hay casos de éxito real de un retorno de inversión razonable desde Facebook.

Así, Facebook debe ser tratado por las empresas como lo que es, un canal de comunicación más con los clientes, pero sabiendo que es caro y presenta un bajo retorno de la inversión para la mayoría de las empresas. Esto no significa que para ciertas marcas no esté funcionando, pero suelen ser grandes compañías que por cuestión de nombre y volumen consiguen que sus acciones funcionen.

Te recomendamos

Energy Sistem

School

Podcast

BTMB18

Compartir