líderes en noticias de marketing, publicidad y marcas

Por qué en las redes sociales somos chimpancés con ansia voraz de atención

Social Media MarketingLas redes sociales trocan a los humanos en meros chimpancés, según Tristan Harris

Así explotan las redes sociales las debilidades humanas

Por qué en las redes sociales somos chimpancés con ansia voraz de atención

Esther Lastra

Escrito por Esther Lastra

Gran parte del problema de la tecnología, enfatiza Tristan Harris, es que explota en buena medida las debilidades humanas. En las redes sociales se explota, por ejemplo, hasta el infinito y más allá nuestra necesidad de validación social por parte del prójimo.

Las plataformas tecnológicas se ha trocado en muchos sentido en la materia prima de nuestros pensamientos. Pero en tales plataformas se observa a menudo una asombrosa carencia de humanidad. Por eso no pocos en la arena de la tecnología claman por un viraje hacia una tecnología más entreverada de humanidad que redunde en último término en beneficio del bien común.

Abanderado de la tecnología en su vertiente más humana es Tristan Harris, presidente y confundador del Center for Humane Technology, que ayer tomó parte en la conferencia online DLD All Stars para dar cuenta de su particular visión del universo «techie» (ese que muchos tildan, quizás con razón, de perverso).

Célebre por su participación en el aclamado documental de Netflix El dilema de las redes, Harris enfatiza que este filme coloca bajo los focos una verdad absolutamente incómoda para la industria tecnológica. «De manera similar a lo que ocurre con el debate sobre el cambio climático, no hay aún una visión unificada sobre el verdadero problema de los nuevos medios, que es a todas luces la distracción«, apunta.

Desde el punto de vista de Harris, «necesitamos con urgencia aprovisionarnos de nueva filosofía para la tecnología humana. Y para ello debemos mirarnos en el espejo y preguntarnos si somos meros chimpancés en busca de atención o más bien personas con la capacidad de volar a la Luna».

El camino (plagado de obstáculos) hacia una tecnología más humana

Gran parte del problema de la tecnología, enfatiza Harris, es que explota en buena medida las grandes debilidades humanas. En las redes sociales se explota, por ejemplo, hasta el infinito y más allá nuestra necesidad de validación social por parte del prójimo.

La tecnología necesita urgentemente revestirse de humanidad no para explotar nuestras adicciones sino para «ayudarnos a ser inmunes a tales adicciones», dice Harris.

«Debemos ser conscientes de una vez por todas de que la cognición es un recurso tan precioso como limitado y que debemos preservar la sabiduría humana», subraya Harris. Y para ello, recalca, debemos cortar las alas a la distracción en el economía de la atención que propugnan las redes sociales.

«Cuanto más utilizamos las redes sociales, peores son los estereotipos que pervierten nuestro pensamiento», denuncia Harris.

«La tecnología humana consiste en comprender la diferencia entre la vulnerabilidad humana y la cognición humana. Su objetivo es ayudarnos a ser conscientes de los progresos en positivo que la humanidad es capaz de emprender y dejar de lado la distracción que propugna la economía de la atención nacida del vientre de la redes sociales», apostilla.

Temas

DLD

 

Una niña de 8 años se la da con queso a Zoom y se salta tres semanas de clases onlineAnteriorSigueinteSeedtag lanza DPO, un proceso en tiempo real que potencia los resultados de la publicidad contextual

Contenido patrocinado