Social Media Marketing

Por qué Snapchat podría convertirse (si Facebook le deja) en el nuevo Apple

Por qué Snapchat podría convertirse (si Facebook le deja) en el nuevo AppleLa semana pasada Snap Inc., la matriz de Snapchat, salía a bolsa entre grandes alharacas. Y con razón, porque desde que Facebook debutara hace ya cinco años en los mercados bursátiles, estos han estado algo faltos de emociones fuertes (justo las que les va procurar ahora la empresa de Evan Spiegel).

Aunque el estreno de Snap Inc. en el New York Stock Exchange fue absolutamente deslumbrante, muchos fueron los expertos que se permitieron dudar del “hype” (quizás exagerado) generado en torno a la madre de Snapchat. Al fin y al cabo, aunque Snap Inc. multiplicó por siete sus ingresos en el transcurso del último año, generó también pérdidas por valor de más de 500 millones de dólares.

De todos modos, y pese a las dudas, reflejadas ayer mismo en la bolsa, donde los títulos de Snap Inc. se desplomaron un 12%, lo cierto es para muchos inversores la compañía de Evan Spiegel rezuma “sex appeal”. ¿Cómo no iba ser sexy Snapchat si Facebook, la red social más grande del mundo, se mira permanentemente en su espejo para copiar sus funcionalidades más rompedoras?

Snap Inc. es, no obstante, consciente de que, pese la sensualidad innovadora que desprende por todos sus poros, Snapchat (su columna vertebral) necesita algo más para ser tomada en serio (por los usuarios y por los inversores). Y por eso precisamente la compañía se tiró hace unos meses a la piscina del hardware con “Spectacles”, unas gafas de sol equipadas con cámara.

En Snap Inc. se dan cita hoy por hoy el software y el hardware, al igual (quizás no por casualidad) que en una de las empresas “techies” más admiradas (y envidiadas) de todos los tiempos: Apple.

Y es que, aunque no lo parece a simple vista, entre Snap Inc. y Apple hay un buen puñado de paralelismos, afirma Philipp Steuer en un artículo para Basic Thinking.

Apple se llamaba en su día Apple Computer Inc. y decidió cambiar su nombre a Apple Inc. porque quería hacer algo más que ordenadores. Siguiendo la misma motivación que la empresa de la manzana, Snapchat decidía rebautizarse hace unos meses como Snap Inc. (para dejar claro al mundo que quería ser mucho más que una aplicación de mensajería).

Pero, ¿está de verdad Snap Inc. decidido a hincar el diente al hardware? Parece que sí. La compañía cuenta actualmente con varios miles de empleados y muchos de ellos trabajan en proyectos de hardware (que van, al parecer, mucho más allá de las gafas “Spectacles”). Y de los que poco, sin embargo, se sabe porque Evan Spiegel guarda con tanto o más celo los proyectos de su empresa que el siempre discretísimo Steve Jobs, apunta Steuer.

Otro paralelismo entre Snapchat y Apple es que la empresa de Evan Spiegel no quiere ser simplemente una marca, quiere ser sobre todo y ante todo un estilo de vida (como la compañía liderada actualmente por Tim Cook).

Que Snapchat está felizmente conchabado con el estilo se refleja no sólo en sus productos arrebatadoramente “cool” sino también en la vida personal de su cofundador Evan Spiegel, que mantiene una relación sentimental con la supermodelo australiana Miranda Kerr (pertrechada, por cierto, de muchísimo contactos en el mundo de la moda y el “lifestyle”).

Apple saboreó en su día las mieles del éxito porque, como bien decía en una icónica campaña publicitaria (“Think Different”), se atrevió a pensar diferente. Y lo cierto es que Snapchat también piensa diferene. Dio buena prueba de ello en el lanzamiento de las gafas “Spectacles”, disponibles en un principio única y exclusivamente en unas curiosas máquinas de “vending”. Estas máquinas, aunque deliberadamente estrafalarias, conectan a la perfección con el “lifestyle” (rompedor y diferente) que Snap Inc. se jacta de poner en manos de sus usuarios, recalca Steuer.

Que Snapchat está decidido a tomar la misma senda que tomó en su día Apple lo atestiguan también otros datos. En los últimos tiempos Snapchat le ha echado el guante a unas cuantas empresas que se desenvuelven en el universo de la realidad aumentada. Es el caso, por ejemplo, de Cinagine, una startup israelí de realidad aumentada con el foco puesto en el “shopping”, que Snap Inc. compró por una cifra estimada de entre 30 y 40 millones de dólares.

A todo ello hay que añadir otro dato. Desde septiembre de 2016 Snap Inc. está adscrito a la asociación Bluetooth Special Interest Group (SIG), que presta a sus asociados conocimientos sobre la tecnología Bluetooth. Y no sólo eso. En el último año Snap Inc. ha contratado a un buen número de expertos en el universo de los wearables, señal más que evidente de que se guarda (quizás) algo muy grande sobre la manga.

Y quizás por eso, porque su ambición no conoce límites y le queda aún mucho por explorar (al igual que Apple), Snap Inc. se ha zambullido en la bolsa a la caza de dinero fresco. Si ese dinero fresco se convierte o no innovación tecnológica a la altura de Apple es todavía una incógnita. Pero el caso es que Snap Inc. quiere intentarlo, concluye Steuer.

Te recomendamos

México

School

Podcast

Podcast

Compartir