Social Media Marketing

El coronavirus fuerza al influencer marketing a evolucionar

¿Pueden los influencers y su "brilli brilli" seguir siendo relevantes en tiempos de coronavirus?

Aunque entreverado a menudo de frivolidad, el influencer marketing puede ser extraordinariamente útil en tiempos de coronavirus si se toma la molesta de amalgamar dos ingredientes: el entretenimiento y la educación.

influencers

Autor de la imagen: Mathery Studio

El coronavirus confronta a la sociedad y a la economía con desafíos absolutamente imprevisibles (y hasta cierto punto abracadabrantes). En el arena del marketing en particular muchos anunciantes se han apresurado ya a cancelar campañas y a guardar en la hucha (para tiempos mejores) sus presupuestos publicitarios.

Así y todo, y pese es que hasta cierto punto comprensible que los anunciantes saquen la tijera en tiempos de crisis, todo apunta a que la parálisis de la publicidad podría trocarse en contraproducente a largo plazo para las marcas. Se trata no tanto de recortar por recortar como de reconsiderar el gasto en publicidad y realizar ciertos ajustes en la inversión, asegura Mary Keane-Dawson en un artículo para Horizont.

¿Dónde deben volcar entonces los anunciantes sus presupuestos publicitarios a fin de mantener incólume su imagen pública (y no convertirse en invisibles a ojos del consumidor)? En tiempos de coronavirus, que ha forzado a enclaustrarse en casa a medio mundo, la gente posa inevitablemente su mirada en el contenido online, incluyendo por supuesto aquel que es canalizada a través de las redes sociales.

Una de las plataformas 2.0 más relevantes es Instagram, donde priman habitualmente los mensajes impregnados de positivismo, vitales para ayudar a la gente a lidiar con el miedo y el estrés emanados de la pandemia.

Educar y entretener, el principal objetivo del influencer marketing en estos momentos

A fin de educar y entretener simultáneamente a quienes tienen su segundo hogar en las redes sociales, algunos influencers se están involucrando actualmente en campañas sin ánimo de lucro. ¿El objetivo? Concienciar a la gente de la nueva situación a la que nos ha abocado el COVID-19 y diseminar asimismo noticias positivas para procurar soporte a la gente en momentos difíciles.

De esta forma, los influencers tienen la oportunidad de zafarse de la frivolidad que hay solapada habitualmente a su imagen (y que no viene al caso en estos momentos) para compartir información verdaderamente creíble y confiable con sus "followers" y liberarles de alguna manera de las garras del miedo, apunta Dawson-Keane.

No pocos influencers están apoyando de manera muy activa en las últimas semanas la campaña #SafeHands de la OMS. Los prescriptores comparten con sus seguidores vídeos sobre la forma en que deben lavarse adecuadamente las manos para evitar eventuales contagios y promueven así la difusión de un comportamiento que no hace sino desacelerar la curva de infecciones.

Si no visualiza correctamente el vídeo embedded, haga clic aquí

Los influencers alojan una cualidad muy importante en sus entrañas: la capacidad de entretener y hacer algo más fácil y liviana la vida a sus seguidores. Por eso, el hecho de que los prescriptores hinquen el diente al coronavirus (y lo hagan de manera escrupulosamente seria y con el respaldo de los expertos) puede tornarse en una iniciativa extraordinariamente positiva, pues en ella están perfectamente amalgamados el entretenimiento y el bien común.

La que tiene la vitola de ser una de las influencers más poderosas del mundo, la italiana Chiara Ferragni, se está volcando, por ejemplo, en Instagram en batallar contra las copiosas "fake news" que hay aleteando actualmente en torno al coronavirus.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Please people, spread the right message and let’s help each other ?? More on my stories ??

Una publicación compartida de Chiara Ferragni ? (@chiaraferragni) el

Puede que el influencer marketing no atraviese actualmente por su mejor momento (las vacas flacas afectan, al fin y al cabo, a toda la industria publicitaria en general), pero se trata de una disciplina que brinda a las marcas las flexibilidad y la agilidad que tantísimo anhelan en estos momentos.

Las marcas pueden y deberían seguir confiando en el influencer marketing. Deben dar, eso sí, una vuelta de tuerca a sus mensajes para adaptarlos a la situación actual y enarbolar la bandera de la creatividad y la transparencia para que tales mensajes rezumen autenticidad, metamorfoseada más que nunca en condición sine qua non en esta disciplina.

Si se meten los ingredientes adecuados en la coctelera, el influencer marketing (despojado lógicamente en buena parte de su habitual "brilli brilli") puede ser entretenido, informativo y respetuoso a partes iguales, concluye Keane-Dawson.

Te recomendamos

Coronavirus

LiveMD

Outbrain

Podcast

FOA

Compartir