líderes en noticias de marketing, publicidad y marcas

Las tendencias que marcarán el ritmo de las redes sociales en 2023

En 2023 las redes sociales cabalgarán a lomos de estas 5 tendencias

Esther Lastra

Escrito por Esther Lastra

En las redes sociales los cambios se suceden a la velocidad del rayo, por lo que las marcas están obligadas a estar permanentemente ojo avizor para no quedarse dormidas en los laureles.

En el universo de las redes sociales nada es inmutable y los cambios se suceden a la velocidad del rayo, lo cual obliga a las marcas a estar permanentemente ojo avizor para detectar nuevas tendencias (que reproducen como setas en este ámbito de actividad).

Dormirse en los laureles no es definitivamente una opción en la efervescente galaxia 2.0. Por esta razón, y para ayudar a las marcas a tomar el pulso a los cambios que se suceden al abrigo de las redes sociales, Talkwalker ha diseccionado en un informe las principales tendencias de social media marketing de cara a 2023:

1. Explotar el potencial absolutamente único de cada red social

Las redes sociales se están revistiendo de cada vez más relevancia y están ocupando parcelas otrora reservadas a otras plataformas. TikTok e Instagram se están convirtiendo, no en vano, en los motores de búsqueda de cabecera para cada vez más centennials. El 40% de los jóvenes de entre 18 y 24 años utiliza ya TikTok o Instagram como su buscador de referencia. Y a ello hay que añadir que, mediante el cada vez más ubicuo social commerce, las redes sociales se han metamorfoseado en una suerte de centro comercial de dimensiones colosales.

En las redes sociales los usuarios toman todo tipo de decisiones relativas al lugar donde van a comprar, comer o viajar próximamente. Sin embargo, para sacar el máximo jugo a estas plataformas, es necesario diseñar estrategias adaptadas a las características de las diferentes plataformas en el ecosistema 2.0.

Solo aquellas marcas que conocen al dedillo las peculiaridades de cada medio pueden adaptar adecuadamente sus acciones de marketing y seleccionar aquellas plataformas 2.0 que resultan verdaderamente relevantes para sus propósitos.

2. Prepararse para el óbito inminente de las «cookies»

Si bien Google ha extendido el uso de las «cookies» hasta 2024, esta forma de compilar datos personales está abocada a la extinción. Es urgente, por ende, buscar alternativas que sean compatibles con la legislación vigente para poder seguir confrontando al usuario con contenido personalizado.

Conviene, en todo caso, tener en consideración que la privacidad ha ganado en relevancia a ojos del consumidor, por lo que las marcas deben andar con suma cautela en este ámbito en particular para evitar ver lacerada su propia reputación.

Una alternativa que goza de cada vez más predicamento como reemplazo de las «cookies» es el denominado «social listening», que inaugura una nueva y eficaz fórmula de analizar y monitorizar datos.

Otro aspecto a tener en cuenta es que en el social media marketing las comunidades están desplazando a las personas, por lo que las marcas deben esforzarse para conocer y comprender las peculiaridades de las comunidades en la que están imbricados sus clientes.

3. La atención al cliente gana en importancia en las redes sociales

Los consumidores acostumbran a valerse de las redes sociales para hacerse eco de los halagos (o en su defecto críticas) que tienen a bien dedicar a las marcas. Sin embargo, las marcas fracasan a menudo estrepitosamente a la hora de moderar las discusiones que tienen lugar sobre ellas al calor de las redes sociales.

Es hora de que las empresas se esfuercen de una vez por todas en bregar con este fenómeno de manera realmente profesional. Sacar la goma de borrar para eliminar todo atisbo de crítica en las redes sociales es una práctica tan inútil como nociva para la reputación de las marcas en las redes sociales.

La peor manera posible de abordar las críticas es intentar acallarlas (o en su defecto no tomarse la molestia de escucharlas). Por eso es imperativo desarrollar e implementar una estrategia adecuada de moderación.

4. El metaverso y los creadores serán el perejil de todas las salsas en las redes sociales

Aunque el metaverso es todavía una tecnología muy poco madura que está, de hecho, en su más tierna infancia, merece la pena que las marcas reflexionen son las posibilidades de este fenómeno y la manera en que puede echar acomodarse en sus estrategias 2.0.

Lo que está claro es que cuando el metaverso termine de eclosionar, la interacción entre creadores y usuarios gozará de un papel absolutamente preponderante.

A la hora de forjar relaciones con los creadores, la autenticidad es un «must». Del influencer marketing se benefician particularmente las empresa más modestas y menos conocidas, que pueden aumentar su comunidad de clientes leales con la inestimable ayuda de la autenticidad que rezuman por todos los poros los creadores.

5. Protección del medio ambiente en lugar de «greenwashing»

Las redes sociales son un fenomenal escenario para los debates de naturaleza social. Por esta razón las campañas nacidas del vientre del «greenwashing» son habitualmente masacradas en las plataformas 2.0, donde el consumidor huele a la legua las mentiras de las marcas.

No en vano, el 80% de los consumidores espera que las empresas antepongan la protección del medio ambiente y las personas a la maximización de beneficios. Y aquellas compañías que no se toman la molestia de cuidar el medio ambiente corren el peligro de abrirse paso en la particular «lista negra» del consumidor.

Actuar en base a la sostenibilidad implica no solo proteger el medio ambiente sino también comunicar sus acciones en este ámbito de actividad de manera tan transparente como auténtica.

 

Cannes Lions anuncia la lista de presidentes que estarán al frente de los jurados este 2023AnteriorSigueinteEl mural "sin filtro" de Stella Artois con dos personas desnudas sorprende a Reino Unido

Contenido patrocinado