Social Media Marketing

¿Deberían las marcas romper con los social media?

Las redes sociales, una "fiesta" en la que las marcas se cuelan sin que nadie las invite

Una tercera parte de los CMOs se declara incapaz de demostrar el impacto de los social media en su negocio, razón de más para que las marcas contemplen una eventual huida de estas plataformas, según Forrester.

redes sociales

Autora de la imagen: Stefanie Berkmann

Para la mayor parte de las marcas su presencia en las redes sociales es un auténtico "must" en clave marketera. Sin embargo, lo cierto es que buena parte de los usuarios contempla de manera crítica las acciones de las marcas en las plataformas 2.0, donde mucha gente les adjudica, de hecho, el atributo de "intrusas". Así se desprende al menos de un reciente estudio de Forrester.

De acuerdo con este informe, solo el 24% de los usuarios de los social media tilda de "cool" el hecho de ser asociados con una marca en los canales 2.0. No en vano, el 68% de los usuarios cree que los marcas comparten fundamentalmente en las redes sociales contenidos no interesantes.

El principal problema radica al parecer en que las marcas pecan de ambiciosas en su aproximación a las redes sociales. En vez de utilizar estas plataformas fundamentalmente para comunicarse con sus clientes, las emplean (de manera quizás excesivamente avasalladora) a todos los niveles: para confrontar a su target con publicidad, con influencer marketing, con social commerce, con atención al cliente y con sus propios contenidos.

¿Tiene sentido que las marcas corten amarras con las redes sociales? En algunos casos sí

En este sentido, las redes sociales son percibidas por muchos usuarios como "intrusas" que se cuelan en la fiesta 2.0 sin que nadie las invite de manera expressa.

La marcas deberían, por lo tanto, adoptar una posición más relajada en los social media y sobre todo y ante todo prestar más atención a las necesidades de su target en estos canales, recomienda Forrester en su estudio. Para lograr este cometido es extraordinariamente útil la monitorización de las plataformas 2.0 a fin de analizar "ratings" y comentarios por parte de la comunidad.

Otra opción (mucho más drástica) sería que las marcas optaran por abstenerse por completo de las redes sociales. Al fin y al cabo, una tercera parte de los CMOs se declara incapaz de demostrar el impacto de los social media en su negocio.

Además, el comportamiento de las redes sociales podría contradecir incluso los propios principios de las marcas. En este caso las marcas no deberían tener miedo de dar la espalda por completo a los social media. "Las empresas deben procurar no caer en las garras del síndrome de Estocolmo en las social media", enfatiza Jessica Liu, analista senior de Forrester.

"Los marketeros que no pueden demostrar el valor añadido de los social media o que sienten que sus decisiones en las redes sociales entran en conflicto con sus propios principios de branding deberían cortar amarras con estas plataformas", subraya Liu.

Te recomendamos

FOA 2020

DMEXCO

Hootsuite

Outbrain

Xandr

Compartir