líderes en noticias de marketing, publicidad y marcas

¿Son tan fieros como los pintan los superpoderes marketeros de Clubhouse?

Social Media Marketing¿Será capaz Clubhouse de explotar su potencial marketero?

Clubhouse desde el punto de vista de los marketeros

¿Son tan fieros como los pintan los superpoderes marketeros de Clubhouse?

Parece que la euforia que hay revoloteando actualmente en torno a Clubhouse se diluirá como un azucarillo a corto plazo. Y los marketeros deberán seguir teniendo la mirada fuertemente apalancada en esta plataforma.

Desde hace algunos días no se habla se otra cosa en la vibrante escena 2.0, donde Clubhouse está en boca de todos. Mientras algunos contemplan con más escepticismo que otra cosa la red social de moda, otros se han rendido ya incondicionalmente a los encantos de la app de audio que pretende revolucionar el universo del «podcasting».

El «hype» que hay aleteando en estos momentos en torno a Clubhouse está siendo espoleado en buena medida por emprendedores, inversores, periodistas, marketeros y publicitarios que parecen haberse enamorado hasta la médula de la red social más prometedora y rompedora del momento.

Al abrigo de Clubhouse tienen lugar conversaciones de todo tipo, desde el teletrabajo a la educación digital, pasando por el «gaming» y el ocio. El ramillete de temas con el que el usuario se topa de bruces en esta plataforma es tan frondoso como colorido.

Entre quienes rinden ya (apasionada) pleitesía a Clubhouse está Ralf Belusa, chief digital officer de la empresa de transporte Hapag Lloyd. Belusa asegura tener las orejas firmemente pegadas a esta plataforma siempre que su trabajo y su vida privada se lo permiten.

«Clubhouse es como escuchar la radio, pero de manera interactiva, lo único que echo de menos es la música», apunta Belusa en declaraciones a Horizont.

La exclusividad y las numerosas «celebrities» que hay presentes en Clubhouse son acaso los principales «ganchos» de esta plataforma

A Belusa, como a otros muchos usuarios de Clubhouse, le atrajo poderosamente de esta red social que para ingresar en ella hubiera que estar pertrechado de una invitación. La exclusividad es un poderoso imán desde el punto de vista psicológico que hace que todos quienes se precian de ser líderes en su campo (y también quienes no lo son) quieran recalar en Clubhouse.

«Parece realmente el truco más viejo del mundo, pero lo cierto es que funciona. El acceso limitado a un servicio no hace sino hacerlo más atractivo», enfatiza Belusa.

Así y todo, Belusa está convencido de que Clubhouse es mucho más que un puñado de trucos y «realmente azuza tus estímulos en el plano más íntimo». A fin y al cabo, «puedes escuchar las voces de tus amigos en la red de redes, lo cual es definitivamente mucho más personal que limitarte a leer su tuits», apunta.

Otro de los atractivos más irresistibles de Clubhouse son las «celebrities» que por allí pululan. Oprah Winfrey, Drake y Jared Leto figuran entre los usuarios más insignes de esta red social. Y además en esta plataforma famosos y anónimos debaten sobre temas de punzante actualidad como la reciente toma de posesión de Joe Biden. «Clubhouse es este sentido mucho más rápido que los podcasts al uso», enfatiza Belusa.

En cuanto al futuro (más o menos esplendoroso) que podría aguardar a las marcas en esta plataforma, Belusa no puede ocultar su optimismo. «A las marcas no les llevará demasiado tiempo echar raíces en Clubhouse. Y la profesionalización no tardará tampoco demasiado en llegar a esta plataforma», asegura.

¿Tiene futuro el marketing nacido al calor de Clubhouse?

Pero, ¿qué ventajas pone Clubhouse en manos de las marcas? ¿Qué les ofrece esta red social que no pongan a su disposición otras plataformas? Parece que el hecho de que las conversaciones se desarrollen en directo en Clubhouse es un argumento poderosísimo que habla en favor de esta plataforma de nueva hornada. La cuestión es si contenidos de toda clase y condición se beneficiarán del «live broadcasting» que promueve Clubhouse o los auténticos ganadores serán meramente unos cuantos temas específicos (las noticias de actualidad, por ejemplo).

A este respecto Belusa aporta un punto de vista más bien pragmático. A su juicio, Clubhouse pone sobre la mesa oportunidades marketeras que son muy similares a las que ya ofrecen hoy por hoy los podcasts y la radio.

«Las marcas pueden organizar sus propias charlas. Y las charlas pueden además ser presentadas por partners o clientes. En el futuro los clásicos bloques publicitarios dentro de una charla podrían ser también posibles», argumenta.

La webinars patrocinados por marcas, las presentaciones de productos y la distribución de vales y cupones exclusivos durante determinadas sesiones son también escenarios marketeros perfectamente concebibles en Clubhouse. Y que tales escenarios cobren vida (y lo hagan de la manera adecuada) podrían ser decisivo para el éxito de esta plataforma.

Pero para encaramarse a la cúspide del éxito Clubhouse deberá superar también no pocos obstáculos y quizás el principal es el relativo a la laxitud con que esta plataforma aborda los datos personales de sus usuarios.

Así y todo, Belusa no cree que la euforia que hay revoloteando actualmente en torno a Clubhouse se diluya como un azucarillo a corto plazo. «Ahora mismo el ‘hype’ es mucho más fuerte que los problemas que hay solapados a Clubhouse», recalca.

Por lo pronto, lo que toca en estos momentos es «experimentar con Clubhouse y aprender cosas nuevas», señala Belusa. «En los difíciles momentos que corren Clubhouse resulta una de las distracciones más placenteras», apostilla.

MarketingDirecto.com está ya presente en Clubhouse. 

 

ING presenta su nueva filosofía de marca con una gigantesca lona en plena Gran VíaAnteriorSigueinteLas jugadoras y jugadores del RCD Espanyol ya conduce sus nuevos coches de ŠKODA

¡Aviso de Facebook para la UE! ¡Necesitas iniciar sesión para ver y publicar comentarios de FB!
Contenido patrocinado