líderes en noticias de marketing, publicidad y marcas

Threads, ¿un tiro en la nuca para Twitter y un tiro en el pie para Facebook?

Por qué Threads pone en un brete a Twitter (y posiblemente también a Facebook)

Esther Lastra

Escrito por Esther Lastra

Es todavía pronto para que Threads cante victoria y firme el certificado de defunción de Twitter, que es lo que le gustaría a Mark Zuckerberg.

Threads, el clon de Twitter que Meta se ha sacado de la chistera, ha rebasado la barrera de los 100 millones de usuarios en apenas cinco días y ha añadido aún más presión a la red social del pajarito, cuyo plumaje, otrora abundante y rutilante, luce ahora mucho menos esplendoroso.

El debut estelar de Threads tuerce inevitablemente la sonrisa a Elon Musk, que hoy por hoy lo tiene definitivamente más difícil (aún más que antes) para rentabilizar la carísima adquisición de Twitter por 44.000 millones de dólares en octubre del año pasado.

Twitter es una red social en horas bajas desde que el empresario sudafricano irrumpiera en ella como un elefante en la una cacharrería a finales de 2022. Meta lo sabe y ha sacado del horno Threads en el momento más oportuno, cuando el rival a batir está más débil.

Así y todo, es todavía pronto para que Threads cante victoria y firme el certificado de defunción de Twitter (que es a todas luces lo que le gustaría a Mark Zuckerberg). Puede que Threads esté creciendo como la espuma, pero es prematuro asegurar que estemos realmente ante el nacimiento de un «player» permanente en la fluctuante galaxia 2.0.

Conviene no perder de vista que los millones de nuevos usuarios que Threads ha sumado en los últimos días echan anclas en la amplia comunidad de usuarios de Instagram. Cuesta apenas unos segundos abrir una cuenta en Threads teniendo previamente un perfil en Instagram (aunque si queremos cancelar nuestra cuenta en Threads deberemos también proceder a eliminar nuestro perfil en Instagram).

La verdadera envergadura de la comunidad nacida al calor de Threads (que está verdaderamente activa en esta plataforma) solo se conocerá transcurridos unos cuantos meses.

Queda asimismo abierta la cuestión de si Threads puede erigirse realmente en una plataforma global para la discusión de temas enjundiosos (como lo es a día de hoy Twitter). La configuración de esta red social de nueva hornada es por lo pronto incompatible con las regulaciones de protección de datos imperantes en la UE, donde lo nuevo de Meta no está aún disponible.

Además, Threads es huérfana aún de toda una plétora de funcionalidades que sí tiene Twitter (y que podría en todo caso agregar más pronto que tarde).

Entretanto, y mientras Threads toma forma y da cuenta de su verdadero poderío, las espadas están en alto entre Elon Musk y Mark Zuckerberg, cuyo encono se recrudece por momentos. «Es infinitamente mejor ser atacado por extraños en Twitter que ser seducido por la falsa felicidad de Instagram», aseguró Elon Musk tras el lanzamiento de Threads la semana pasada. Zuckerberg tiene, en cambio, el firme convencimiento de que aquello que le echa en cara Musk apuntalará precisamente el éxito de Threads. «El objetivo es que Threads sea una red social amigable incluso en su etapa de crecimiento. Esta es una de las razones por las que Twitter no ha tenido nunca tanto éxito como quizás debería haber tenido. Nosotros haremos las cosas de manera diferente», subrayó, por su parte, el CEO de Meta.

Threads no ha demostrado aún nada en el competitivo universo de las redes sociales

Si no quiere morir de éxito, Threads deberá inspirar a largo plazo a quienes movidos principalmente por la curiosidad han incursionado por primera vez en su plataforma en el transcurso de los últimos días. También la extinta red social Google Plus prometía mucho en sus inicios (y logró, de hecho, 90 millones de usuarios en un lapso de apenas un año), pero ocho años después de su nacimiento tuvo que bajar definitivamente la persiana por la inactividad de sus usuarios.

Por su parte, Elon Musk debería quizás echar la vista atrás para fijar la mirada en otra red social extinta: MySpace. El magnate australiano de los medios de comunicación Rupert Murdoch compró MySpace en 2008 por 580 millones de dólares. Y seis años después Murdoch tuvo que desprenderse de la red social por apenas 35 millones de dólares. Por aquel entonces Facebook había robado ya todos los focos a MySpace.

Elon Musk no es, no obstante, el único que está estos momentos bajo la presión de Threads. Los medios de comunicación deberán bregar con una plataforma que nace con la vocación de ignorar deliberadamente el debate político y enfocarse sobre todo y ante todo al entretenimiento puro y duro.

También Mark Zuckerberg tiene toda una plétora de preguntas (sin respuesta) sobre la mesa. Está, por ejemplo, por ver si los posts que los influencers publican en Threads terminan canibalizando o no sus posts en Instagram. Y con la entrada en escena de Threads podría sufrir también Facebook, cuya única ventaja competitiva sobre Instagram (que eclipsó hace ya tiempo a su «madre») es que allí siguen teniendo hoy por hoy apasionados debates (y se comparten asimismo textos).

Si la que es actualmente la «unique selling point» (USP) de Facebook termina migrando a Threads, la columna vertebral del emporio de Zuckerberg se resquebrajaría (y la nueva criatura de Meta no podría evitar un eventual apocalipsis).

Newsletter ¡Suscríbete a nuestra newsletter! WhatsApp Sigue a MarketingDirecto.com en WhatsApp

 

"Eliminamos pelos y prejuicios": La reivindicativa campaña de Láserum para el Orgullo 2023AnteriorSigueinte"El Nuevo conZumer Journey": así es el "viaje del consumidor" de la Generación Z

Contenido patrocinado