líderes en noticias de marketing, publicidad y marcas

Descifrando el funcionamiento del algoritmo de TikTok

Un voraz "tragaldabas" de datos: así funciona el enigmático algoritmo de TikTok

TikTok compila alrededor de 60 puntos de datos por cada visualización individual de un vídeo y almacena casi 600 puntos de datos por cada vídeo, según una investigación de Stiftung Neue Verantwortung.

Esther Lastra

Escrito por Esther Lastra

1.600 millones de personas usan TikTok a lo largo y ancho del globo. No obstante, son los más jóvenes los que más atrapados están en las adictivas redes de la red social oriunda de China. En TikTok la Generación Z se nutre indistintamente de entretenimiento y de noticias de actualidad (también aquellas directamente emparentadas con la política). Sin embargo, la red social de ByteDance es mucho más que un fenomenal vehículo para la diversión (más o menos inocua) y en sus profundidades campan también más o menos a sus anchas las «fake news» y el discurso de odio.

Pero, ¿cómo funciona realmente TikTok? ¿Por qué abstrusos mecanismos se rige su algoritmo? Un equipo del «think tank» tecnológico Stiftung Neue Verantwortung, cuyos cuarteles generales están en Dortmund (Alemania), se ha propuesto desentrañar estas y otras preguntas con un sofisticado experimento en el que ha tomado parte cinco viejos smartphones desde los cuales es posible acceder a 40 cuentas diferentes a TikTok que son confrontadas a diario con una media de 150 vídeos.

En las entrañas de estos teléfonos inteligentes hay un sistema operativo bautizado con el nombre de LineageOS que permite a los investigadores de Stiftung Neue Verantwortung llegar hasta donde TikTok no permite habitualmente.

El equipo de investigación liderado por el experto en informática computacional Martin Degeling y su colega Anna-Katharina Meßmer ha podido analizar valiéndose de este método aproximadamente 772.000 vídeos y 3 millones más a través de la versión web de TikTok, según informa Spiegel.

Para evitar que TikTok catalogara de sospechosas las cuentas involucradas en la investigación, Degeling y Meßmer tuvieron que tomar una serie de precauciones como no utilizar la misma red WiFi para abrir varias cuentas en la red social (cuya creación tuviera lugar además en idéntico día).

De acuerdo con Degeling y su colega Anna-Katharina Meßmer, señales que apuntan a que TikTok tiene en la mirilla a una cuenta en particular son, por ejemplo, la imposibilidad de cambiar su nombre de usuario y la escasa publicidad con las que son confrontadas tales cuentas.

El equipo de investigación se las ingenió, no obstante, para burlar las medidas de seguridad de TikTok y logró identificar con éxito qué información transmite la red social a ByteDance (que es mucho más abundante de lo que la famosa aplicaciones se atreve a reconocer oficialmente).

TikTok mide, por ejemplo, hasta el último milisegundo el tiempo que invierte el usuario en los vídeos que se abren paso en su plataforma. Y si al vídeo en cuestión el usuario le dedica al menos un segundo, cuenta como una visualización.

TikTok almacena casi 600 puntos de datos por cada vídeo visualizado por el usuario

Según Degeling, TikTok compila alrededor de 60 puntos de datos por cada visualización individual de un vídeo y almacena casi 600 puntos de datos por vídeo. Sin embargo, la interfaz que TikTok pone a disposición de investigadores externos jura y perjura que solo se almacenan 30 puntos de datos. «Tan pronto como deseas saber cómo funciona el sistema de recomendación de TikTok, esa interfaz deja de funcionar», asegura Meßmer.

De la investigación emprendida por Degeling y Meßmer se desprende, por otra parte, que el «feed» de TikTok está lleno hasta los topes de publicidad. Una quinta parte de todo el contenido que se abre paso en la pestaña «For You» de la red social es publicidad, y el 10% es marketing de naturaleza orgánica (vídeos en los que aparecen marcas y productos). Además, el 16% de todos los creadores de contenido activos en TikTok redirigen desde sus cuentas a tiendas externas y tienen, por ende, intereses comerciales en la red social.

En TikTok llama además la atención la dominancia de marcas procedentes de China como Shein y Temu, cuyo target es, al fin y al cabo, muy similar al público objetivo de la red social de ByDance. Más de 5.000 de los 772.000 vídeos a los que investigadores tuvieron acceso a través de dispositivos móviles contenía uno de los nombres de ambas marcas en su descripción. Y solo 26 de tales vídeos estaban etiquetados como publicidad.

Conviene además hacer notar que el equipo liderado por Degeling y Meßmer ha dado cuenta de los resultados de su investigación en varios posts en un blog creado ad hoc y que tras la publicación de esos posts los investigadores identificaron algunos cambios en la manera de proceder de TikTok. Lo que parece claro que es TikTok no pierde ripio de su investigación, puesto que Degeling y Meßmer han podido determinar que algunos de los accesos a su blog proceden de los sistemas internos de ByteDance. Y no solo eso. TikTok contactó con el «think tank» para solicitar a sus investigadores una lista de puntos de datos que les gustaría que fueran accesibles desde la interfaz de la red social enfocada a la investigación. Parece, por lo tanto, que TikTok no suelta prenda sobre el funcionamiento real de su algoritmo y no quita tampoco ojo a quienes tratan de descifrar ese algoritmo.

Newsletter ¡Suscríbete a nuestra newsletter! WhatsApp Sigue a MarketingDirecto.com en WhatsApp

Temas

TikTok

 

La publicidad de los primeros partidos de la Eurocopa genera debate entre la audienciaAnteriorSigueinteMarketing 6.0: un modelo de marketing que trasciende las fronteras de lo físico y lo digital

Contenido patrocinado