Social Media Marketing

Un ejecutivo de Facebook se pronuncia sobre la trama rusa y "patina"

La trama rusa vuelve a estallar en la cara a Facebook por culpa de un ejecutivo "bocazas"

facebookQue Facebook no atraviesa su mejor momento no es ningún secreto. Desde que en 2016 se celebraran las elecciones presidenciales al otro lado del charco, la red social más grande se encuentra al ojo de huracán, el provocado por las injerencias rusas que habrían hecho posible la victoria de Donald Trump en las urnas (con Facebook y su plataforma publicidad como cómplices).

Sin embargo, y sin tener en ningún momento en cuenta los vientos huracanados que soplan actualmente contra Facebook, Rob Goldman, vicepresidente de publicidad de la compañía, puso el pasado fin de semana su particular granito de arena para que el vendaval se hiciera aún más fuerte.

Goldman se descolgaba el pasado sábado con el siguiente y controvertido tuit: “He visto todos los anuncios rusos y puedo decir que influir en las elecciones no fue definitivamente su objetivo principal”.

No contento con publicar este mensaje, el bueno de Goldman escribió a continuación otro tuit (rebosante de nuevo de controversia). “La mayor parte de la inversión publicitaria procedente de Rusia tuvo lugar después de los comicios”, apuntó Goldman en un tuit en el que se hacía eco de un post publicado el pasado mes de octubre en el blog corporativo de Facebook (y que la mayor parte de los medios de comunicación ignoró).

El “incendio” provocado por Goldman se hizo aún más virulento cuando Donald Trump posó la mirada en sus mensajes y los retuiteó. Siendo consciente de que las palabras de Robman eran en realidad absolutamente balsámicas para sus propias tesis, el presidente estadounidense publicaba el siguiente tuit: “Los medios de las fake news nunca fallan. Resulta difícil ignorar este hecho después de escuchar al vicepresidente de publicidad de Facebook Rob Goldman”.

Observando de cerca las declaraciones de Goldman éstas resultan inevitablemente dolorosas. Que el máximo responsable de publicidad de Facebook haya decidido echar un capote a Trump y a sus polémicos argumentos sabiendo que su propio jefe, Mark Zuckerberg, no bebe precisamente los vientos por el presidente estadounidense y que hay actualmente una investigación en curso sobre la trama rusa es definitivamente un error garrafal (y probablemente imperdonable).

Que Goldman se equivocó con sus palabras quedó pronto evidenciado con los múltiples dardos que le lanzó, vía Twitter, la élite de Silicon Valley y de los medios “techies”.

Kara Swisher, jefa de Recode, instó, por ejemplo, a Goldman a callar (si no quería salir “chamuscado” con sus palabras).

También el reportero especializado en tecnología Peter Kafka se apresuró a dar un fuerte tirón de orejas al deslenguado vicepresidente de publicidad de Facebook.

“Hay una campaña organizada para desacreditar a la prensa mainstream en este país que está liderada por el presidente. O el vicepresidente de Facebook no es consciente de cómo funciona esta campaña o no le hace ascos a participar en ella”, indicó Jay Rosen, profesor de la Universidad de Nueva York.

Desde el portal tecnológico Axios se valieron de un tono similar (entre hiriente y socarrón) para valorar las palabras de Goldman. “Continúa siendo fascinante observar la manera en que Facebook esgrime sus argumentos: una sofisticada campaña de marketing en nuestra plataforma no influyó en modo alguno en el comportamiento de nuestros usuarios”, escribió Dan Primark, redactor de Axios.

Más tarde The New York Times publicó un artículo a raíz de las declaraciones de Goldman en el que el columnista especializado en tecnología Kevin Roose se sacaba de la chistera este mordaz comentario: “Facebook sigue contemplándose a sí mismo como un banco víctima de un atraco en lugar de como el arquitecto que diseña un banco sin cajas fuertes, sin cerraduras y sin alarmas y que después se sorprende de haber sido atracado”.

Atenazado por las críticas Goldman dio el pasado lunes finalmente su brazo a torcer y envió al personal de Facebook una carta de disculpa de la que se ha hecho eco Wired.

“Deseo disculparme por haber tuiteado mi personal punto de vista sobre la trama rusa sin haberlo verificado antes mi parecer a nivel interno. Los tuits reflejan mi propia opinión y no de la de Facebook”, señala Goldman en su misiva de disculpa.

Goldman se disculpa además de manera indirecta con Robert S. Mueller, el encargado de investigar la trama rusa, cuyos puntos de vista el ejecutivo de Facebook se atrevió a poner en duda. “Mueller tiene más información sobre lo que ha pasado. Atreverme a contradecirle fue un gran error por mi parte”, apostilla Goldman (que parece haber aprendido, de manera extraordinariamente dura, la lección emanada de su traspié).

Te recomendamos

#Highway2Sales

NH

Atresmedia

ADN by DAN

Compartir