líderes en noticias de marketing, publicidad y marcas

El triple salto mortal de Facebook con su cacareado (meta)rebranding

Social Media MarketingEl rebranding de Facebook trae bajo el brazo muchos desafíos

Los 3 riesgos que asume Facebook con su rebranding

El triple salto mortal de Facebook con su cacareado (meta)rebranding

Esther Lastra

Escrito por Esther Lastra

Con su rebranding, que está actualmente en boca de todos, Facebook ha hecho un triple salto mortal desde el punto de los riegos que podría acarrear su cambio de nombre.

En agosto de 2015 los cofundadores de Google Larry Page y Sergey Brin anunciaban a bombo y platillo la creación de Alphabet como empresa madre del gigante de internet que «parieron»2 allá por 1998. Su intención era crear una suerte de compañía «anónima» que cobijara a varias empresas dueñas de múltiples enfoques diferentes (desde los coches autónomos a la salud pasando por el marketing online).

Seis años después otro titán de la red de redes, Facebook, se descuelga con una jugada parecida a la de Google para rebautizarse como Meta. Sin embargo, a diferencia de Google, con esta decisión la empresa liderada por Mark Zuckerberg no asume únicamente un riesgo sino tres. Michael Brandtner los disecciona a continuación en un artículo para Horizont:

1. Facebook seguirá acaparando casi todos los flashes

Aun cuando Zuckerberg se haya empeñado en rebautizar su compañía como Meta, Facebook seguirá siendo omnipresente en el día a día de la empresa. Y para eso basta con echar un vistazo a Alphabet. Incluso a día de hoy, seis años después, Alphabet sigue siendo una empresa más bien difusa sin suficiente entidad propia. Y cada vez que Alphabet emerge en el horizonte, sale también a colación el nombre de Google.

Hace poco Boston Consulting Group presentaba, por ejemplo, el ranking de las empresas más innovadoras del mundo y en ese ranking Alphabet figuraba en la segunda posición especificando entre paréntesis (por si alguien tenía aún alguna duda) que esta compañía era la matriz de Google.

En este sentido, Zuckerberg tendrá que asumir que la marca Facebook seguirá robando focos durante aún mucho tiempo a la marca de nueva hornada Meta. Y mientras esto siga siendo así, la compañía continuará siendo percibida como una empresa con el foco puesto en las redes sociales (que es precisamente lo no quiere Zuckerberg).

2. La presión de la que es deudor el éxito del “metaverso” de Facebook es enorme

Mientras que Alphabet vio simplemente la luz para para ser una suerte de holding que cobijara a otras muchas empresas, la marca Meta es portadora de una esperanza mucho más ambiciosa.

A ojos de Mark Zuckerberg, el «metaverso» agazapado en las entrañas de Meta es nada más y nada menos que el futuro de internet. Y ese universo donde se amalgaman mundos físicos y digitales está abocado supuestamente a ser el pan nuestro de cada día en los tiempos venideros.

¿El problema? Que el «metaverso» imaginado por Zuckerberg es sobre todo y ante todo una visión que nadie sabe a ciencia cierta si será posible no solo en el plano técnico sino también desde el punto de vista del mercado (que podría terminar dando calabazas a la nueva criatura del fundador de Facebook).

Es más que evidente, por lo tanto, que Zuckerberg está asumiendo el riesgo (de dimensiones colosales) de que el nombre de su empresa sea asociado (quizás de manera indeleble) a un «metafracaso».

3. Al «metaverso» podrían caerle chuzos de punta (más incluso que a Facebook)

Muchos contemplan el rebranding de Facebook como una maniobra de distracción perpetrada por una empresa que a día de hoy está, al fin y al cabo, en severos apuros por los controvertidos informes internos hechos públicos por la exempleada Frances Haugen.

La crisis de imagen que han provocado las filtraciones de Frances Haugen terminará previsiblemente diluyéndose como un azucarillo.

Sin embargo, el «metaverso» propugnado por Meta podría ser fuente (al menos a largo plazo) de aún mayores quebraderos de cabeza para Zuckerberg. Y es que ese «metaverso» podría estar permanentemente en el ojo del huracán (aún más que Facebook).

Algunos ven el «metaverso» pergeñado por Zuckerberg no solo un mercado potencialmente billonario sino también un peligro de primerísimo orden que podría dar alas a la desinformación y la polarización. La congresista estadounidense Alexandria Ocasio-Cortez ha descrito ya a Meta como «un cáncer para la democracia».

Pero, si el rebranding de Facebook carga sobre los hombros con tantos riesgos, ¿cuál hubiera sido entonces la alternativa para la compañía? Quizás reconstruirse a sí misma desde una posición de fuerza y adjudicando a Facebook el papel de «role model». Al fin y al cabo, cuando Facebook vio la luz en 2004, ya existían otras redes sociales en el mercado. Pero fue Facebook, que nació como un pequeño proyecto al calor de la Universidad de Harvard, la única plataforma capaz de convertirse en la red social por antonomasia (en la estrella más brillante de la galaxia 2.0).

 

"Liveramp Safe Haven es una solución neutral, segura y con privacidad garantizada", I. Jiménez (LiveRamp)AnteriorSigueinteUn cerdito y un hada exploran los manjares de la Navidad en este delicioso spot de Marks & Spencer

Contenido patrocinado