líderes en noticias de marketing, publicidad y marcas

Tú el dinero, yo el contenido: los influencers toman el control de las marcas (o deberían)

monoEl influencer marketing es una tendencia al alza en las estrategias de las marcas y es que, en un mundo digital saturado, las marcas han perdido su voz y ahora son los influencers los que tienen el control. La autoridad, credibilidad y naturalidad que transmiten a la audiencia les convierten en los mejores vendedores de los productos de los anunciantes.

Por eso, es importante tener en cuenta varios factores a la hora de elaborar una buena estrategia. En primer lugar, es conveniente valorar con qué tipo de influencer se desea colaborar, debe compartir además los valores con la marca, identificarse con ella, ser usuario pues, solo así será capaz de convencer a su audiencia.

Pero si hay algo que moleste a estos influenciadores digitales es el control que ejercen las marcas sobre ellos y es que, en la mayoría de las ocasiones pretenden imponer todas las pautas de la colaboración, incluso el contenido.

«Es muy importante que las marcas permitan al creador crear su propio contenido», asegura Julz Goddard, estrella de Snapchat durante el panel «Who’s Your Ambassador? Part 2» de la Ad Age’s Digital Conference y añade, «hay que tener un diálogo con ellos y preguntarles qué les gustaría hacer con el producto».

Y es que, en el momento en el que un influencer cede ante las demandas de los anunciantes, cambia su esencia y comienzan a perder su base de seguidores. “Si una marca contacta con nosotros esperamos que entiendan de dónde venimos con nuestro propio contenido”, explica Andrés B, influencer en Vine.

Y no solo es importante para las marcas conectar verdaderamente con las personas que les van a representar sino que, los propios influencers tienen claro que no trabajan con marcas con las que no se sientan realmente identificados pues, los abocaría al fracaso más inmediato.

Desde el punto de vista de las agencias, John Young, vicepresidente de comunicaciones de marketing en Comcast asegura que, aunque ceder el control del contenido puede poner nerviosas a las agencias, es necesario «confiar en la decisión tomada y, sobre todo, tener un buen brief».

Young añade, además, que las agencias tampoco deberían confiar en alguien con quien no tengan afinidad. «No querría contratar a alguien que no se sintiese cómodo con los que le pedimos que haga».

Cannes Lions anuncia los jurados de los Lions InnovationAnteriorSigueinteLa complejidad de las agencias de medios, un asunto que interesa poco (o nada) a P&G

Noticias recomendadas