líderes en noticias de marketing, publicidad y marcas

¿Porno cósmico? Twitter confunde una (lasciva) lluvia de meteoros con pornografía

Social Media MarketingTwitter confundió un vídeo de las Perseidas con pornografía

Twitter clasificó una lluvia de meteoros como contenido pornográfico

¿Porno cósmico? Twitter confunde una (lasciva) lluvia de meteoros con pornografía

Esther Lastra

Escrito por Esther Lastra

La astrónoma amateur Mary McIntyre se quedó compuesta y sin acceso a Twitter por publicar un vídeo de una lluvia de meteoros.

A Twitter le llueven los problemas desde que Elon Musk entrara como un elefante en una cacharrería en la red social. Sin embargo, ya antes de la tumultuosa irrupción del empresario sudafricano en Twitter, la red social del pájaro azul tenía severos problemas moderando contenido potencialmente controvertido en sus dominios. Así lo demuestra al menos el curioso caso protagonizado por Mary McIntyre, una astrónoma amateur radicada en Oxfordshire, en el sur de Inglaterra, que es miembro de la Asociación Británica de Astronomía y otras sociedades astronómicas.

McIntyre está presente en Twitter desde el 2009 y publica allí contenido principalmente enfocado a la astronomía y los fenómenos celestes. Sin embargo, el pasado mes de agosto McIntyre se descolgó en la red social del pajarito con un inofensivo tuit que fue censurado sin motivo aparente.

El tuit en cuestión, que vio la luz el 13 de agosto, contenía un vídeo de 24 segundos de duración que mostraba la lluvia de las Perseidas. En el mensaje McIntyre calificaba la filmación de «épica» y daba cuenta de los ángulos empleados por su cámara para capturar tan mágico momento.

Tras publicar su vídeo, Twitter contactó con ella y decidió bloquear inicialmente su cuenta durante doce horas porque el clip contenía al parecer contenido «íntimo» que había sido compartido sin el consentimiento de una de las partes. La red social instó además a McIntyre a borrar del tuit de la discordia para recuperar el acceso a su cuenta.

McIntyre, sin embargo, se mantuvo firme y se negó a eliminar el contenido, puesto que este nada tenía de íntimo y pornográfico. «Era simplemente un meteoro», se lamenta la astrónoma amateur en declaraciones a The Guardian. McIntyre sentía además que, si borraba el tuit, estaba admitiendo la culpa por un error que simplemente no había cometido.

Twitter no restituyó a McIntyre su cuenta hasta la BBC se hizo eco del caso

Puesto que McIntyre enseña astronomía a los niños en el colegio, su perfil en Twitter llega potencialmente a ojos de mucha gente. Y no quería que su cuenta en esta red social contuviera un mensaje de advertencia sobre la eliminación de uno de sus tuits por violar supuestamente las políticas de Twitter.

La astrónoma amateur intentó ponerse en contacto en Twitter para tratar de hacer ver a la red social que había cometido efectivamente un error censurando su vídeo. Sin embargo, McIntyre no logró contactar con nadie y la plataforma extendió su veto en Twitter de las doce horas iniciales a los tres meses.

Entretanto, otros usuarios compartieron su tuit de las Perseidas, todavía visible en Twitter, sin sufrir consecuencias de ninguna clase para tener acceso a la red social. No fue hasta que la BBC informó del caso que Twitter respondió finalmente a la petición formulada por McIntyre.

De la noche a la mañana la británica recuperó el acceso a su cuenta en Twitter sin ninguna explicación ni disculpa por parte de Twitter. McIntyre cree algún sistema automatizado clasificó su vídeo como pornográfico y que este no fue revisado en ningún momento por un humano de carne y hueso.

Según la BBC, algo similar le ocurrió también al meteorólogo estadounidense Ryan Vaughan, que compartió en Twitter unas imágenes de unas cosechadoras en un paisaje nocturno y la red social censuró su contenido por considerar que era de naturaleza «íntima».

Twitter no se ha pronunciado en ningún momento sobre este asunto, quizás porque la noticia ha emergido en un momento particularmente turbulento para la red social, cuya plantilla ha sido diezmada a la mitad por Elon Musk. En los últimos días el sudafricano ha provocado además la dimisión en cadena de centenares de trabajadores que habían regateado en principio su purga, pero que se han negado a acatar el último y controvertido ultimátum del hombre más rico del mundo.

Temas

Twitter

 

Consumidores más cautos, pero más fieles: así afectará la situación económica a la temporada de comprasAnteriorSigueinteMovistar News: el nuevo informativo del Black Friday de Movistar protagonizado por Ángel Martín

Contenido patrocinado