Social Media Marketing

Twitter, más vulnerable que nunca tras el primer año bajo el control de Jack Dorsey

Twitter, más vulnerable que nunca tras el primer año bajo el control de Jack Dorsey

Hace exactamente un año Jack Dorsey volvía a ponerse al frente de Twitter. “La herramienta de comunicación más poderosa de nuestros tiempos”, declaraba poco tiempo después en una suerte de justificación.

Desde ese momento, Dorsey ha querido dejar claro que Twitter es un adalid de la libertad de expresión, potencia el diálogo y permite que los poderes tengan que decir la verdad.

Un nuevo camino el iniciado ahora hace 12 meses con la vista puesta en hacer que cualquier persona del mundo pudiese entender la red social sin problemas; y que millones de usuarios pudiesen aprovechar todo su potencial.

Unos objetivos que, en su mayoría, se han quedado en papel mojado ante los obstáculos a los que ha tenido que hacer frente la compañía en los últimos tiempos. Cierto es que bajo el mandato de Dorsey se están realizando cambios mucho más rápido que en el pasado. Pero quizás debería aumentarse la velocidad.

“¿Conoce la expresión ‘más hacer y menos prometer’? Pues es lo que hace Twitter”. Así de duro se mostraba un ex gerente de producto de Twitter que recientemente abandonaba la compañía. Parece que ellos mismos están intentando entender aún la red social y en qué quieren transformarla.

Lo cierto es que en estos momentos, la empresa podría convertirse prácticamente en cualquier cosa. En el aniversario del nombramiento de Jack Dorsey como CEO ,no podemos olvidar el interés que en las últimas semanas han mostrado empresas como Disney, Google o Salesforce en hacerse con la red social del pajarito.

Son numerosos los medios y analistas que se hacen eco de la situación de la plataforma. Pocos son los que creen que pueda avanzar sin ayuda por lo que es muy posible que Dorsey tenga que comenzar a estudiar ofertas.

¿Qué es lo que está pasando?

Cuando Dick Costolo renunció a su puesto como CEO de Twitter en junio de 2015, la compañía creó un grupo de rescate formado por ocho miembros para encontrar rápidamente un sustituto. Finalmente el elegido fue Dorsey, uno de los fundadores de la empresa.

A lo largo de estos meses una cosa sí que ha cambiado: la forma de comercialización de Twitter. Si echamos un vistazo por ejemplo a la App Store, Twitter aparece catalogado como red social. Factor que lo sitúa por debajo de Facebook, Facebook Messenger o WhatsApp.

Ahora la empresa se define como una aplicación de noticias lo que le ayuda a escalar puestos dentro de esta categoría. Pero hay que ver más allá de este movimiento en la clasificación. Es la primera vez que Twitter define su producto claramente.

Punto de partida para otra serie de cambios como la introducción de “Moments”, mayor apuesta por los contenidos en directo o una mejora a la hora de insertar enlaces y fotografías en los tuits sin romper la barrera de los 140 caracteres (tema sobre el que también se ha rumoreado bastante).

La gente ya no se divierte en Twitter

Hacer de Twitter un lugar divertido y que genere sentimientos positivos es fundamental para el crecimiento de su base de usuarios. Son muchas las celebridades y reconocidos personajes de diversos ámbitos que han abandonado la red social; ahora reformulada como aplicación de noticias.

El acoso y las amenazas son por desgracia la tónica para muchos usuarios. Acciones contra las que la red social ya está luchando. Otros simplemente no ven ningún tipo de interés en la oferta.

El problema es que Dorsey mantiene férrea su actitud relativa a Twitter como defensor de la libertad de expresión. Hecho que ha llevado a que algunas voces señalen dentro de la compañía que se está haciendo poco por corregir muchas de las acciones que los usuarios reportan como abusos en Twitter.

Lo cierto es que no podemos obviar que la compañía está haciendo progresos en este sentido. Recordemos el reciente filtro de calidad con la vista puesta en que los usuarios personalicen y tengan un mayor control sobre su experiencia en Twitter.

¿Y ahora qué?

Sin embargo el precio de las acciones de Twitter parecen no recuperarse. Las últimas especulaciones de compra han aumentado su valor y son cada vez más los que afirman que el interés de Disney, Salesforce o Google, ha hecho más por la valoración de Twitter que Dorsey en un año.

No debemos olvidar que Twitter tiene poco o casi ningún futuro como plataforma de publicidad independiente. La compra por algún experto en la materia que explotase su potencial se erige como la mejor opción.

Al pajarito se le acaba el tiempo y la pregunta que surge ahora, ¿puede aún Twitter remontar el vuelo?

Te recomendamos

México

School

Podcast

Podcast

Compartir