Social Media Marketing

Twitter seguirá con nosotros dentro de 10 años pero, ¿en manos de quién?

twitter¿Se han parado a pensar en lo rápido que pasa el tiempo? Parece que fue ayer cuando Twitter llegaba a nuestras vidas y la red social del pajarito ya ha cumplido sus primeros 10 años. Puede que en términos geológicos una década resulte prácticamente insignificante pero, en el mundo de la tecnología, es todo un mundo.

A pesar de que la compañía dirigida por Jack Dorsey no atraviesa uno de sus mejores momentos en lo que al crecimiento de su base de usuarios se refiere, lo cierto es que la vida sería inconcebible sin poder tuitear lo que sucede a nuestro alrededor.

Precisamente este problema ha hecho que sean muchas las voces que han comenzado a augurar la (precipitada) muerte de la red social pero nada más lejos de la realidad. No podemos negar que Dorsey y compañía tienen ante sí un gran reto pero Twitter va a seguir con nosotros muchos años más. El enigma que se plantea es en manos de quién.

Ventajas vs desventajas

Twitter, después de Facebook, se posiciona como una de las plataformas de social media más importantes. Ha cambiado la forma de informarnos, comunicarnos y entretenernos, convirtiéndose en un elemento indispensable en algunos de nuestros hábitos más cotidianos como el consumo de televisión.

Precisamente, una de sus grandes ventajas es a la vez uno de sus principales inconvenientes. El límite de 140 caracteres sobre el que tanto se ha rumoreado en los últimos meses, es una buena estrategia para la condensación de la información, pero únicamente permite la que ya se conoce como “cultura del titular”. Algo que también es una fortaleza ya que define la forma de interacción de los usuarios apostando por la información concisa en tiempo real.

Pero no podemos negar que la red social también es en la actualidad una plataforma en la que podemos encontrar gran cantidad de contenidos poco relevantes y que se ha producido un aumento de los conocidos como trolls. Eso sí, estamos ante uno de sus menores problemas si tenemos en cuenta que en los últimos tiempos, gobiernos e instituciones han puesto la vista sobre la red social ante su uso por parte de grupos y organizaciones extremistas para captar seguidores y difundir sus ideales.

El problema de los usuarios

Diseccionados los problemas estructurales de la plataforma ha llegado el momento de hablar de lo realmente importante: Twitter ha perdido millones de usuarios y está teniendo serios problemas para conseguir sumar nuevos tuiteros a sus filas. Expertos y analistas señalan que muchos de los que abandonan la red social lo hacen por aburrimiento y acaban por perder su compromiso con el paso del tiempo. Los usuarios inactivos se cuentan por millones lo que, en términos publicitarios, no es una buena noticia.

Twopcharts, empresa centrada en el análisis del tráfico de Twitter, desvelaba en una de sus últimas encuestas que el 44% de todos los usuarios que crearon una cuenta en 2014 acabaron por abandonarla sin apenas utilizar sus perfiles, tal y como recogen desde The Drum. Otro dato preocupante revelado por la firma nos dice que el 43% de los tuiteros enviaron su último tuit hace más de un año.

En cifras, el volumen de seguidores que mueve Twitter es asombroso en comparación con los que pueden reportar Instagram o Pinterest pero no son nada al lado de Facebook o YouTube. El Financial Times hacía público hace unas semanas que sólo el 36% de sus base de usuarios activos se conectaba a diario frente al 70% registrado por Facebook.

Quizás el mayor obstáculo para Twitter es que por cada una de sus ventajas encontramos un inconveniente. Pero no todo es negativo, A diferencia de muchas empresas del escenario digital, no estamos ante un bolsillo roto en materia económica. Los ingresos registrados el pasado año ascendieron a la nada desdeñable cantidad de 2.200 millones de dólares pero queda claro que podría hacer más. Mucho más.

La red social se erige cada vez más atractiva para los anunciantes que ven una oportunidad de aprovechar las oportunidades que blindan las dobles pantallas (recordemos la estrecha relación con la TV de la que hablábamos al inicio de este artículo). En este sentido identificamos dos problemas para las marcas.

Los problemas (y retos) para las marcas

El primero de ellos es que sólo el 24% de sus usuarios son millennials y, por otro lado, la red social no nos obliga a utilizar nuestro nombre real (como si hace Facebook) lo que dificulta a la hora de personalizar la publicidad. Los tuits patrocinados son un buen ejemplo a seguir pero su alcance es limitado ya que tienen que luchar contra la oposición del consumidor ante la publicidad no deseada.

Los acontecimientos en directo que generan una gran relevancia social, como es el caso de los Oscars o la Super Bowl, han dejado patente que el pajarito azul aún tiene mucho que decir. ¿El problema? Volvemos a encontrar dificultades para saber más sobre esos espectadores que ven la TV comentando en Twitter.

Y aquí amigos, llegamos al que pensamos que es el principal enemigo de Twitter: su estrategia de difusión de contenidos. Como ya hemos visto posee millones de usuarios pero su base no crece con nuevas incorporaciones y, muchos de estos seguidores son inactivos o han abandonado sus perfiles. En realidad, el grupo que genera contenido en Twitter es muy pequeño pero todo el mundo quiere consumirlo.

Twitter está dominado por periodistas, medios de comunicación, artistas, marcas y celebridades de todos los ámbitos. El resto de tuiteros tienen una actitud pasiva. Algo que choca con la aspiración de cualquier red social: convertir a todos sus usuarios en curadores o creadores de contenido. Con Twitter, no ha sido así.

La red social va a seguir aquí dentro de 10 años pero la gran cuestión es en manos de quién y bajo qué forma. Puede que el concepto de plataforma de microblogging quede atrás y los analistas dudan de que continúe siendo una compañía independiente. Google, Apple, Facebook e incluso Amazon podrían mostrar su interés aunque no sabemos con qué intenciones. Tendremos que esperar para ver hacia dónde levanta el vuelo el incierto pajarillo al que, no le quepa la menor duda, aún le queda mucho por piar.

Te recomendamos

Eficacia

Atresmedia

ADN by DAN

icemd

Compartir