Social Media Marketing

Una anciana de 114 años se ve obligada a mentir sobre su edad para poder registrarse en Facebook

Anna StoehrAnna Stoehr vive en Minnesota y nació en 1900. Hace unos días, y poco antes de su 114º cumpleaños, esta anciana quiso registrarse en Facebook y se vio obligada a mentir sobre su edad para poder ser miembro de la red social más grande del mundo. ¿El problema? Que en Facebook hay un mínimo de edad para poder registrarse, 13 años, pero también un máximo de edad, 99 años. A las personas de más de 99 años, como Stoehr, no les queda otra que emular a Pinocho para poder formar parte de la red social de Mark Zuckerberg.

Anna, que puede presumir de ser la persona más anciana de Minnesota, es pese a su avanzada no sólo muy vigorosa sino también sorprendentemente tecnófila. Esta simpática anciana, que no se separa de su iPad, es una fan entusiasta de la aplicación de videollamadas Facetime de Apple. Y hace poco ha aprendido también a enviar emails y a moverse como pez en el agua en Google.

La culpa de que Stoehr sea tan “techie” la tiene en buena parte Joseph Ramireza, un empleado de la operadora de telefonía móvil Verizon. Ramireza vendió un smartphone al hijo de Anna, de 85 años, entabló conversación con él y en la charla salió a colación la madre de su cliente.

Ramireza quedó tan impresionado por la edad de la progenitora de su cliente que quiso conocerla en persona y le inculcó a la anciana su amor a la tecnología. Fue también él quien se encargó de abrir una cuenta en Facebook a Anna para que pudiera recibir felicitaciones a través de esta plataforma por su cumpleaños.

Lo más probable es que Anna no encuentre a antiguos compañeros de colegio en Facebook, pero siempre puede hacer amistad con gente nueva, gente muy joven (o muy vieja) que quizás, como ella, haya tenido también que mentir sobre su edad para poder registrarse en la red social.

Te recomendamos

Eficacia

Atresmedia

ADN by DAN

icemd

Compartir